¿Nacerán más niños en Suiza tras la crisis del coronavirus?

Una sala de espera en una sección de maternidad en Bellinzona (cantón Tesino), en enero de 2019. © Keystone / Alessandro Crinari
Este contenido fue publicado el 21 julio 2020 - 11:16
Sonntagsblick/swissinfo/sb

Con el país confinado durante los meses de primavera para frenar la propagación de la COVID-19, algunas personas predicen que aumentará la tasa de natalidad y habrá un nuevo baby boom. Un periódico suizo señala que han aumentado las pruebas de embarazo.

Según el dominical SonntagsBlick, hay claros indicios de que puede dispararse el número de nacimientos como consecuencia del coronavirus.

“Hemos observado una avalancha de pruebas de embarazo desde febrero”, señala Frank Marent, director de la farmacia online McDrogerie.ch al periódico.

Desde el inicio del confinamiento, el sitio web microspot.ch ha vendido el triple de pruebas de embarazo respecto al mismo periodo del año pasado.

En abril y junio, la cadena de supermercados Coop también registró un aumento de los test de embarazo en sus establecimientos y en la farmacia Coop Vitalita. Entre mediados de marzo y mediados de julio, la cadena de farmacias Pura Vita vendió el doble de pruebas de embarazo que en 2019.

Según el SonntagsBlick, el hospital Zollikerberg de Zúrich señala que puede haber un incremento del número de embarazos.

“En nuestros horarios de consulta hemos notado un claro aumento, con más del 30% de casos de seguimiento de gestación”, señaló la médico responsable, Nadja Pauli, al periódico.

La Sociedad Suiza de Ginecología y Obstetricia se muestra más cautelosa. Su secretario general, Thomas Eggimann, recala que “solo se podrá determinar si hay un baby boom o no con base en las estadísticas de nacimientos a nivel nacional”.

“Estresados y preocupados”

Sin embargo, algunos estudios preliminares sustentan la posibilidad de un baby boom durante el confinamiento.

El análisis de los datos de una encuesta llevada a cabo entre personas de entre 18 y 34 años en Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido ha descubierto que el efecto de la pandemia sobre las intenciones de fertilidad era negativo.

Y otro estudio sobre los hábitos sexuales que llevó a cabo el instituto Kinsey entre mediados de marzo y mediados de mayo ha constatado que casi la mitad de las personas encuestadas aseguró haber mantenido relaciones sexuales con menor frecuencia durante la pandemia y haberlas disfrutado menos que de costumbre.

Justin García, investigador del instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, declaró al Financial Times que no consideraba que haya un baby boom como resultado de esos dos meses de confinamiento.

“La gente presenta tasas bastante altas de estrés y preocupación, y estos estados psicológicos no son propicios para la sexualidad”, explicó.

Compartir este artículo