Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

60 años de las figuras de la solidaridad de Swissaid

Las figuras de la solidaridad festejan 60 años. Estas son las de la edición 2009.

Desde su creación, la organización civil Swissaid vende cada año figuras en madera y muñecos de tela para financiar sus proyectos desde Suiza. Originalmente fabricados en territorio helvético, estas insignias -símbolo de la solidaridad-, ahora provienen de India.

Con las ventas se financian parte de los proyectos que se realizan en Latinoamérica, Asia y África.

En 2008, pequeños animales de tela rellenos de arena transmitieron los colores de la esperanza que representan a Swissaid. Cocidos a mano en India, ilustraron, como desde hace 60 años, la manera pragmática con la que esta ONG suiza concibe la solidaridad desde su creación.

Fundada en la Europa de la postguerra para asistir a las poblaciones refugiadas, la organización helvética desde sus inicios optó por la venta de estas figuras para reunir fondos.

Primero su logotipo –cuatro corazones superpuestos con la forma de la cruz suiza- sirvió de modelo para la insignia metálica vendida por todo el país a nombre de la solidaridad con las víctimas de la guerra.

Pero a mediados de los años 60, Swissaid reorientó su acción hacia los países al Sur. Del tal modo que sus insignias tomaron de pronto otro colorido: Los broches, sombreros, cestas miniatura y muñecas tienen su origen en los países donde esta ONG emprende proyectos de desarrollo.

Salarios justos

La venta de productos permite recolectar alrededor del 15% de los ingresos anuales de Swissaid, es decir, cerca de 1,2 millones el año pasado, según explica Theres Berner, encargada de esa gestión en Swissaid.

Cada pieza es un producto artesanal que se vende a cinco francos, lo que implica todo un desafío cuando se trata de fabricar unas 300.000 a 350.000 piezas que son enviadas a Suiza.

Los animalitos rellenos de arena que este 2008 circulan en Suiza, y que celebran el sexagésimo aniversario de la organización, provienen de la India.

Las mujeres que pertenecen a una asociación situada cerca de Nueva Delhi los cosen, lo que permite ingresos para cerca de 200 familias durante un año.

"Swissaid paga salarios justos, es decir, 300 rupias por semana para alguien que no ha aprendido ningún oficio y el doble para aquel que lo tenga. In situ hay un artesano que muestra a los empleados cómo fabricar las piezas", explica Theres Berner.

Al frente de sus oficinas de coordinación se encuentran personas autóctonas que actualmente se encuentran en Suiza, en ocasión de los 60 años de Swissaid. Su visita se ha realizado del 7 al 17 de octubre y concluye con una celebración este viernes en Berna.

Dimensión ecológica

Para sus insignias 2009, la ONG ya seleccionó de nuevo a la India como centro de fabricación. Una decisión que beneficia a 200 artesanos.

Los animalitos tallados en madera y pintados a mano, provienen de bosques cultivados según los principios del desarrollo sostenible. Un aspecto importante para Swissaid, que se muestra atenta a la dimensión ecológica de sus proyectos.

Por cierto, cabe decir que la ONG, comprometida por una agricultura sostenible y respetuosa de la biodiversidad, recientemente ha reclamado una moratoria internacional contra los biocarburantes.

Aspecto pedagógico

Otra prioridad de Swissaid es poner el acento en la acción individual, dentro o fuera de Suiza. En ese marco se inscribe el concepto de comercialización de las figuritas. Son niños de primaria los encargados de venderlas, una forma de responder a la filosofía de Swissaid.

Unos 30.000 niños helvéticos aseguran la venta de las figuras, lo que cubre también un aspecto pedagógico: para ellos, esta labor constituye con frecuencia su primer contacto con la problemática de la pobreza y del desarrollo.

Las figuras se entregan con un video sobre las condiciones de vida en India, la precaria situación laboral allá, y se explica un proyecto de Swissaid en ese país.

No obstante, Theres Berner lamenta que en los últimos años el número de clases escolares que participan en la venta ha descendido. Y no por la falta de interés de los maestros, quienes se muestran siempre dispuestos, sino porque el número de alumnos desciende en Suiza.

swissinfo, Carole Wälti
(Traducido del francés por Patricia Islas Züttel)

Contexto

Swissaid fue creada el 1° de julio de 1948, bajo el nombre de Ayuda Suiza a Europa.

Su objetivo fue acudir a la ayuda de las personas afectadas por la guerra (provenientes de Alemania, Austria e Italia) que encontraron refugio en Suiza.

En 1956, la organización decide ampliar sus acciones fuera de Europa.

En 1968 se renombró Swissaid.

En 1983 se convirtió en una fundación.

Fin del recuadro

Ayuda en 9 países

En el sector de la cooperación y el desarrollo, Swissaid se distingue por su modo de trabajar: no envía desde suiza delegados a los proyectos que emprende, sino que privilegia la fuerza laboral disponible en el lugar.

Alrededor de 78 personas trabajan para Swissaid en el mundo, de las cuales, 29 en Berna y Lausana.

En 2007, Swissaid invirtió 11,6 millones de francos en sus programas, de un gasto total de 18,3 millones.

Swissaid concentra su acción en un número limitado de países:

En Latinoamérica:

Colombia

Ecuador

Nicaragua

En África:

Chad

Guinea Bissau

Tanzania

Níger

En Asia:

India

Birmania

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×