Navigation

¿Cómo funcionan los “buzones para bebés” en Suiza?

En Suiza hay ocho buzones para bebés instalados en hospitales. Keystone / Peter Schneider

El abandono de una recién nacida a principios de año en un basurero conmovió a la población. Un transeúnte descubrió a la criatura en estado de hipotermia. La progenitora dijo a la policía que había dejado allí a su hija para que pudiera ser hallada rápidamente. Sin embargo, en Suiza hay “buzones para bebés” donde las madres desesperadas pueden abandonar a sus hijos sin ponerlos en peligro.

Este contenido fue publicado el 16 enero 2020 - 15:00

¿Qué es un buzón para bebés?

End of insertion

Es un dispositivoEnlace externo que permite a una mujer abandonar a su bebé recién nacido de forma anónima y sin ponerlo en peligro. Algunos hospitales instalan una especie de ventanilla en un área discreta de sus instalaciones. Las madres pueden abrir una compuerta y colocar a su bebé en un lecho caliente. Después de unos minutos, suena una alarma y el personal acude a ocuparse del pequeño. En la ventanilla la madre encuentra una carta con consejos y una lista de contactos de ayuda. Tiene un año para cambiar de opinión, presentarse a las autoridades y reclamar a su bebé.

Los recién nacidos colocados en un buzón para bebés son considerados como expósitos. La oficina de tutela se encarga de ellos, y luego inicia un procedimiento de adopción.

¿Cuántos “buzones para bebés” hay en Suiza?

End of insertion

El primer buzón para bebés fue instalado en 2001 en el hospital de EinsiedelnEnlace externo, en el cantón de Schwyz. Se creó por iniciativa de una fundación benéfica cristiana antiabortista, la Ayuda Suiza a la Madre y al NiñoEnlace externo, tras el hallazgo del cadáver de un bebé recién nacido en el lago Sihl en 1999.

Hoy en día hay ocho buzones en Suiza, en hospitales de Einsiedeln, DavosEnlace externo (Grisones), OltenEnlace externo (Solothurn), Berna,Enlace externo Zollikerberg (Zúrich), BellinzonaEnlace externo (Tesino), BasileaEnlace externo y Sion (Valais). Seis son gestionados como un proyecto conjunto de cada uno de los hospitales y de la Ayuda Suiza a la Madre y al Niño, el de ZollikerbergEnlace externo es responsabilidad de la fundación Diakoniewerk NeumünsterEnlace externo y el de SionEnlace externo fue creada por encargo de las autoridades cantonales.

Alemania y Austria fueron los primeros países de Europa en reintroducir los buzones para bebés en el año 2000. El sistema estaba muy extendido en la Edad MediaEnlace externo, pero casi había desaparecido durante más de un siglo. Hoy en día, una multitud de países en todo el mundo ofrecen esta solución a las madres desesperadas.

¿Con qué frecuencia se utilizan estos buzones en Suiza?

End of insertion

Desde la instalación del primer buzón para bebés en 2001, 24 recién nacidos han sido abandonados en ellos, según las cifras de la Ayuda Suiza a la Madre y al NiñoEnlace externo y del GobiernoEnlace externo.

¿Ha generado polémica esta posibilidad de abandonar al bebé?

End of insertion

El Comité de los Derechos del Niño de las Naciones Unidas recomienda la prohibición de los buzones para bebés, ya que esta práctica es contraria al derecho del niño a conocer su identidad y a ser criado por sus padres.

En Suiza, los buzones para bebés han sido objeto de diversas intervenciones parlamentariasEnlace externo que piden su cierre. Algunos legisladores consideran que esta práctica no respeta los derechos del niño, contraviene la obligación de anunciar el nacimiento y conlleva el riesgo de que un recién nacido sea retirado a su madre sin el consentimiento de esta última.

Sin embargo, la mayoría del Parlamento y del Gobierno no desean prohibirlos. En un informeEnlace externo de 2016, el Consejo Federal hace un balance de las diferentes medidas de ayuda a las mujeres embarazadas en Suiza. Concluye que es prioritario alentar a las instituciones que ayudan a estas personas mediante el asesoramiento y el apoyo. Sin embargo, añade que una prohibición de los buzones para bebés podría llevar a algunas madres a abandonar a sus hijos sin que estos últimos reciban una atención médica adecuada: “Para evitarlo, el Consejo Federal opina que hay que estar preparado para aceptar los aspectos negativos de los buzones para bebés (violación del derecho a conocer el origen de uno y violación de la obligación de anunciar los nacimientos). Salvaguardar la vida de un niño pesa mucho más en la balanza que garantizar el derecho a conocer sus orígenes”.

¿Está realmente garantizado el anonimato de las madres?

End of insertion

Una mujer que coloca a su recién nacido en un buzón para bebés no es culpable de ningún delito y por lo tanto no será buscadaEnlace externo, dice la Ayuda Suiza para la Madre y el Niño. Los hospitales no instalan cámaras de vigilancia en esa área. No obstante, la asociación lanza un llamado en los medios de comunicación locales para animar a la madre a anunciarse. El Código CivilEnlace externo suizo especifica que, para una adopción, es posible renunciar al consentimiento de uno de los padres si es desconocido o sin residencia conocida.

Keystone / Cyril Zingaro

El abandono de un recién nacido es la única manera de mantener el anonimato en Suiza. Muchos hospitales ofrecen partos confidenciales, garantizando así a la madre un alto grado de discreción: sus datos solamente son transmitidos a las autoridades del estado civil y de protección de la infancia. No se notifica a los parientes o al padre y son los padres adoptivos los que son mencionados oficialmente. Sin embargo, una vez que el niño ha alcanzado la mayoría de edad, tiene derecho a obtener la identidad de su madre biológica.

El parto anónimo no está permitido en Suiza, ya que es contrario al derecho del niño a conocer sus orígenes y al derecho del Estado a ser informado de un nuevo nacimiento. En cambio, es legal en FranciaEnlace externo, Italia, Luxemburgo, Austria, Rusia y Eslovaquia.

Sin embargo, con los bancos internacionales de datos de ADN, parece cada vez más difícil para los padres permanecer en el anonimato a largo plazo. Merced a las pruebas genéticas que ofrecen algunas empresas, es posible encontrar personas que comparten los mismos genes: primo, abuelo, tío o media hermana. Y así es posible rastrear sus orígenes.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.