Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Avance de mujeres empresarias, pese a las barreras

Creciente presencia femenina en el mundo de los negocios.

Alrededor del 40% de las nuevas empresas en Suiza son fundados por mujeres, aun cuando muchas de ellas enfrentan condiciones difíciles, revela un estudio.

Las mujeres construyen una diversa gama de firmas, como descubrieron las participantes en un reciente seminario sobre espíritu emprendedor en Zúrich. Los obstáculos que deben superar incluyen temas de vida laboral y estímulo a inversionistas.

Según una investigación de la Universidad de San Gall, la tasa de mujeres que inicia un negocio en Suiza es del 4,9% comparada con el 7,6% de los hombres.

Los autores señalaron que el porcentaje femenino supera el promedio de otros países, lo que es 'una paradoja' dadas las "muy malas condiciones" para mujeres en los lugares de trabajo.

Sin embargo, subrayaron que había ahora más estímulo y aceptación de las dirigentes empresariales femeninas, así como políticas familiares más favorables, incluida la creación de guarderías.

Brigitte Baumann, una experta en empresas que organizó el seminario Women@Venture en Zúrich a principios de semana, indicó que muchas mujeres veían al empresariado como una opción más flexible, a pesar de ser un trabajo duro.

"Buen número de mujeres lo ve realmente como el medio para lograr un equilibrio entre su vida familiar y laboral", dijo a swissinfo.

Muchas abandonan el mundo corporativo a los 40 años para hacer algo en lo que creen realmente, añadió.

Baumann se incluye en esa categoría. Encabeza su propia firma, 'Go Beyond', que promueve 'inversiones providenciales' (apoyo de particulares a una empresa durante un período limitado). Promueve en particular a las mujeres.

Trabajo y familia

En el seminario participó Ashoob Cook, creadora de un establecimiento para el cuidado, la educación y el entrenamiento de los niños. Su primer centro abrió las puertas en Gran Bretaña en 1990. El año pasado, cuando vendió el negocio, contaba ya con 18 filiales.

Ashoob Cook vive ahora en Ginebra y ofrece consultorías. Estableció el negocio porque ella misma buscaba un sitio para el cuidado de sus propios hijos.

"Fue realmente un nuevo concepto en aquel tiempo y tuvo también un ligero estigma. Pero también fue difícil encontrar financiamiento, porque los bancos nunca lo consideraron como un modelo de negocio", explicó.

El equilibrio entre familia y trabajo es un desafío que muchas mujeres empresarias enfrentan, dijo. Pero Cook, quien contempla la posibilidad de convertirse en inversionista providencial ('angel investor'), consideró que un negocio semejante era compatible con la familia y le resolvía también el problema del cuidado de los niños.

Para Maya Reinshagen, cuya firma Mayoris se encarga de la elaboración en diversos idiomas de boletines de noticias para el correo electrónico –entre sus clientes se encuentra la cadena suiza de supermercados Coop y la empresa de telecomunicaciones Sunrise-, el gusto por lo que se hace es clave para iniciar un negocio.

"Una empresa joven es como un bebé. Necesita cuidado y tiempo, y usted no puede tomar cinco semanas de vacaciones por año o trabajar 40 horas por semana y pensar que tendrá éxito", explicó a swissinfo.

¿Ninguna diferencia?

La de Reinshagen se convirtió en una de las 10 nuevas firmas - y la única creada por una mujer - que llegó a la final en un programa de competencia del rubro en la televisión suiza.

Pero ella no está convencida de que las mujeres afrontan desafíos diferentes a los de los hombres. "No importa si usted es un hombre o una mujer, los errores que comete y las dificultades que afronta son las mismas", dijo y subrayó la importancia de ser un líder y un modelo a imitar.

Empero, considera que algunas mujeres pueden ser contrarias al aspecto de riesgo del empresariado.

Cook financió su empresa con equidad y Reinshagen tiene inversionistas, pero muchas mujeres todavía afrontan la falta de fondos, subrayó.

Las mujeres a menudo prefieren empresas de servicio, mientras que los inversionistas tienden a buscar firmas de alta tecnología que crecen rápidamente, según Baumann.

"La habilidad para escalar" o el potencial para el crecimiento - es también importante y es necesario más entrenamiento para ayudar a las empresarias a convertir sus servicios en productos.

"Maya (Reinshagen) es un perfecto ejemplo. Al principio ofreció principalmente un servicio, pero poco a poco fue capaz de convertirlo en un producto y así creció de manera más rápida", concluyó Baumann.

swissinfo, Isobel Leybold-Johnson, Zúrich
(Tradución: Marcela Águila Rubín)

Estudio de la Universidad de San Gall

La investigación forma parte del Reporte 2007 del 'Global Entrepreneurship Monitor Swiss Executive'.

Según el estudio, alrededor de 300.000 suizos están en proceso de fundar o han fundado una empresa en los últimos tres años y medio.

Lo anterior sitúa a Suiza en un sitio intermedio de las clasificaciones internacionales. Estados Unidos, Israel, Islandia y Canadá ocupan los sitios más altos.

Según estadísticas del gobierno divulgadas en enero, sólo la mitad de las firmas que comienzan sobreviven más de cinco años y muchos fracasos son atribuibles a la falta de conocimiento de mercado o a expectativas poco realistas.

Fin del recuadro

WOMEN@VENTURE

El seminario tuvo lugar el 31 de marzo en el área de estudios empresariales de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich.

La idea fue reunir a empresarias e inversionistas para intercambiar experiencias y entablar contactos.

La organizadora, Brigitte Baumann, señaló que los objetivos fueron mostrar el lado humano del empresariado, ofrecer modelos ambiciosos a imitar y mostrar a las mujeres que no están solas en el intento de establecer un negocio.

Fin del recuadro


Enlaces

×