Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Casas de vacaciones Silencio y enojo en la montaña



Lauchern: Este tranquilo paisaje del valle que recorre el río Lötsche se ha transformado en un asentamiento de chalés de vacaciones.

Lauchern: Este tranquilo paisaje del valle que recorre el río Lötsche se ha transformado en un asentamiento de chalés de vacaciones.

(swissinfo.ch)

Las consecuencias del ‘sí’ ciudadano en marzo de 2012 para frenar la construcción desmedida de casas de campo se hacen sentir en la zonas concernidas. Vistazo en la pradera del Lauchern, a 2.000 ms.n.m.

La iniciativa popular contra la desmesurada construcción de residencias secundarias ha provocado un gran agujero en las cuentas de los sectores de la construcción activos en las regiones turísticas. No obstante, también hay quienes no están de acuerdo con el modelo económico de las segundas residencias.

A Lauchern, en el cantón del Valais, solo se puede llegar en teleférico o a pie en invierno. La estrecha carretera de montaña está cerrada a los vehículos privados incluso en verano. Los turistas requieren un permiso de las autoridades municipales para conducir su automóvil hasta la casa donde pasarán su vacaciones.

En este soleado día laboral de finales de junio se observa poco movimiento en esta terraza alpina. Un camión abandona una construcción y desciende al valle, mientras dos electricistas abandonan su puesto de trabajo a paso ligero. Suben a su camioneta apresurados, sin responder a las preguntas de este reportero.

Todo se ve distinto a hace algunos años, cuando en la temprana época estival había unas cinco o seis grúas trabajando. Hoy solo una domina el paisaje.

Hace medio siglo, sobre la pradera había algunos establos y graneros para dar refugio y alimento al ganado; desde entonces han florecido unos 200 chalés, un conjunto de departamentos vacaciones, un hotel, dos o tres restaurantes y la estación del teleférico.

El reciente freno a la edificación en Lauchern preocupa a Beat Rieder, presidente del consejo del valle, un gremio que se ocupa de los temas relevantes de la vida en esta conocida zona turística del Valais: “En la construcción, la seguridad jurídica se perdió por completo. En su opinión, se trata de un asunto existencial”, dice Rieder.

“Para ciertas regiones valesanas esta iniciativa es un golpe fatal. En los próximos dos años se verá cuántos puestos de trabajo se pierden y si la economía local puede subsistir”. Para Rieder está claro que las residencias de vacaciones, junto con los remontes son el motor económico de la región.

Este valle vive del turismo invernal solo por algunas semanas. El 90% del suelo está protegido, “para beneficio de toda la población helvética, pero que no debe hacer el esfuerzo de sobrevivir aquí”, subraya.

“Los terrenos de edificación enLauchern no pertenecen ni a bancos, como el UBS o el Credit Suisse, ni tampoco a un multimillonario de Zug, Zúrich o Ginebra. Pertenecen casi todos a familias locales, que los tratan cuidadosamente”. Rieder sabe que algunas personas en el valle no solo están decepcionadas, sino furiosas.

Enorme infraestructura

Cabe recordar que en el Valle del Lötsche el 90% de los votantes rechazaron en marzo de 2012 la iniciativa para no construir más residencias secundarias. No obstante, el resultado nacional fue a favor (50,6%).

Karl Meyer, presidente de la comunidad de intereses local, propietario de una agencia inmobiliaria y dueño de un chalé, advierte que los visitantes también critican este resultado.

Los chalés ya construidos y que no pueden ser alquilados generan pocos ingresos. “Sus dueños comprarán, en el mejor de los casos, un pase invernal para los remontes y consumirán de vez en cuando productos frescos de la región. Latas y productos congelados del supermercado ya los traen consigo”, indica Meyer. “Algunos vienen solo una o dos semanas al año y justamente en la época de Navidad, es decir, en la temporada alta”.

Debido a esto existe una infraestructura que, fuera de los días de gran movimiento vacacional, resulta excesivo.

“En temporada alta, la comuna hace un gran esfuerzo solo para el abastecimiento , en una época en la que también se utiliza mucha agua para crear la nieve artificial cuando es necesario. Pero este es solo un ejemplo, sin mencionar las necesidades de construcción y mantenimiento de reservorios de agua limpia, conductos eléctricos, calles, caminos y estacionamientos”.

Proyecto de ley del gobierno

En su proyecto de ley para aplicar la iniciativa aprobada en las urnas, el Gobierno de Suiza propone varias excepciones para la construcción de segundas viviendas en comunas donde ya se alcanzó el límite de 20% de este tipo de casas.

El Ejecutivo helvético, para evitar el fin tajante del desarrollo turístico, acepta que se realicen proyectos de construcción de departamentos de vacaciones con camas que sí se ocuparán con regularidad, es decir, que se inscriban en el marco de alojamiento turístico estructurado u hotelero.

También el Gobierno de Suiza puede imaginarse la construcción de departamentos de vacaciones en un solo edifico, dirigidos a una clientela internacional.

Los residentes locales pueden tener la autorización de edificar una residencia secundaria, si ésta le genera ingresos para apoyar su presupuesto doméstico.

Fin del recuadro

Casas vacías

Pero el silencio actual en el pueblo no se debe solo al carente movimiento en el sector de la construcción, sino también a la falta de huéspedes. Muchos propietarios de los chalés no quieren rentarlos cuando no los ocupan. Justo esas camas vacías provocaron el malestar de la población suiza y jugaron un papel decisivo para aceptar la iniciativa contra nuevas edificaciones.

Entre los pocos veraneantes en Lauchern, nos encontramos con los Schneider, una pareja de jubilados de Zúrich. Su chalé se ubica junto al riachuelo que rodea el pueblo. Pasan aquí sus vacaciones desde hace 45 años:

“En verano venimos a veces hasta tres meses”. Ellos fueron de los primeros foráneos en comprar una casa de vacaciones allí.

La pareja aprecia las infraestructuras de la localidad que facilitan enormemente la vida de las personas mayores; y está de acuerdo con la política de urbanización y protección del paisaje en el municipio.

Más lejos, el propietario del chalé ‘Birchli’, procedente de la parte francófona helvética, llega para cortar el césped de su generosa residencia secundaria. No la renta. La ocupa, en promedio, una vez al mes por varios días.

“En realidad”, confiesa, hace un año dijo “no” a la iniciativa contra las viviendas secundarias: “No se puede tener una casita de vacaciones propia y votar a favor”.

Camas en el Valle del Lötsche

En los 11 hoteles, 175 departamentos de vacaciones, 15 casas de montaña o albergues para grupos en la zona hay en total 2.220 camas disponibles, es decir, que sí se ocupan durante un tiempo considerable. De ellas, 784 se encuentran en la pradera del Lauchern.

De los alrededor de 200 chalés del Lauchern, 75 están registrados como departamentos vacacionales.

Sobre el número de camas vacías la mayor tiempo del año, la comuna no precisa informaciones.

Fin del recuadro

“¡Ya basta!”

Su opinión no la comparten todos los dueños de chalés allí. La pareja Hafner, de la comuna bernesa de Münsingen, disfruta del sol desde su balcón frente  al ‘rey del Valais’, el pico Bietschhorn de 4.000 metros de altura, declarado patrimonio de la humanidad de la Unesco. Desde su terraza indican que votaron a favor de la iniciativa, pues “¡Ya basta!”.

La pareja ocupa su chalé junto con sus hijos y nietos de entre cuatro y seis meses al año. Cuando la familia compró esta casa de vacaciones, hace casi 30 años, “no había ni electricidad ni las calles estaban asfaltadas”. No tenían ni una docena de vecinos, indican los Hafner, con cierto tono de añoranza. Después surgieron chalés como hongos en tierra húmeda. “Hoy esto parece un pueblo muerto fuera de la época invernal”.


Traducción: Patricia Islas, swissinfo.ch


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×