Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Central Sanitaria Suiza Entre solidaridad histórica y cooperación clásica

En espera de consulta en la Casa Materna de Matagalpa, Nicaragua.

Nacida al fragor de la Guerra Civil Española, la Central Sanitaria Suiza (CCS) cumplió este 2012 su LXXV Aniversario. Con presencia en Palestina, Eritrea y diversos países de América Latina, la entidad es una de las más antiguas organizaciones solidarias helvéticas.

Viviane Luisier, partera graduada en Ginebra, colaboró con el proyecto revolucionario sandinista en Nicaragua durante los años 80-90 y preside actualmente la CSS. En entrevista con swissinfo.ch, nos habla sobre los puntos claves de  la organización sanitaria.

swissinfo.ch: La Central Sanitaria Suiza (CSS) llegó en 2012 a los 75 años de existencia. ¿Cuál es hoy el concepto de cooperación y solidaridad que defiende como organización?

Viviane Luisier: Hablamos de una vida larga, pero con altibajos en su salud. Los inicios de la CSS han sido  muy claros políticamente. 75 años después confrontamos ciertas contradicciones que expresan la tensión entre historia y presente. Por una parte, heredamos la visión que nos legaron los primeros médicos, al origen mismo de la CSS,  que fueron a España en 1937 para sostener a la República Española. O, años después, hacia 1943-1944, los que se solidarizaron con la Yugoslavia resistente de Tito.

En ese sentido seguimos al lado de los pueblos que lucharon o están luchando por su soberanía. En eso, nuestro apoyo se puede definir como solidario. Pero por otro lado, tuvimos que recurrir al apoyo de organizaciones que trabajan en la línea más clásica de la cooperación al desarrollo. Sin esas fuentes de sostén no sería posible llevar a cabo ninguno de los proyectos que nos llegan desde el Sur. Y esta opción impone nuevos retos y desafíos.

swissinfo.ch: ¿Qué tipo de proyectos sostiene en la actualidad la CCS?

V.L.: Tenemos presencia sobre todo en América Latina: Bolivia, Guatemala, El Salvador y Nicaragua. La mayoría son proyectos de apoyo a las mujeres. Por ejemplo, en Nicaragua promovemos una iniciativa en una zona rural del norte del país de « Lucha contra la mortalidad materna» que incluye dos ejes principales: desarrollo de la planificación familiar y prevención del embarazo precoz, que es un fenómeno preocupante especialmente presente en ese país.

swissinfo.ch: ¿Cuáles han sido los mayores aportes de la CSS, tanto en el Sur como en la promoción de una visión abierta en Suiza?

V.L.: Pienso que una clave del análisis debe ser la humildad, la modestia. Los aportes, en el Sur y en Suiza han sido pequeños a pesar de las sistemáticas fuerzas solidarias de centenares de miembros y amigos de la CSS. Prefiero hablar con ejemplos. Existe un intercambio intenso entre parteras uruguayas y suizas en el marco de la elaboración de un proyecto de implementación, en el sector público, de una casa para nacimientos.  Las parteras suizas conocen lo que se refiere a la instalación de un espacio de esta naturaleza. Las parteras uruguayas cuestionan la visión helvética porque aquí casi nunca se habla de casas de nacimiento como parte del sector público.

Todo esto nutre un intercambio muy activo, interesante y rico para todas las actoras que participan del mismo. En cuanto al trabajo en Suiza, publicamos tres veces al año un boletín dirigido a nuestros miembros y distribuido también entre organismos médico-sanitarios suizos vinculados a nuestros proyectos. Por ejemplo, cuando hablamos de rehabilitación comunitaria en El Salvador, buscamos en Suiza organismos que puedan tener interés (fisioterapistas, asociaciones de discapacitados o de familiares de discapacitados), con el objetivo o la esperanza de crear vínculos de solidaridad entre ellos.

swissinfo.ch: ¿Y cuáles son sus principales desafíos?

V.L.: Actuando en una realidad local, que no siempre favorece la solidaridad, ni cercana ni lejana, tenemos perspectivas modestas pero claras: cumplir con los proyectos; profundizar la red con nuestros compañeros/as en el Sur; dar la oportunidad a jóvenes trabajadores/as sanitarios/as de Suiza para conocer de cerca los efectos de la injusticia en el terreno sanitario.

swissinfo.ch: ¿Cómo se ubica hoy la CSS en el ámbito de las ONG y asociaciones suizas que trabajan a favor de las poblaciones más marginalizadas del planeta?

V.L.: Buscamos oportunidades para intercambiar experiencias y coordinar esfuerzos con asociaciones hermanas, lo que ya se ha concretado, por ejemplo, con Médicos del Mundo. Sabemos que ni la gran maquinaria de la ayuda al desarrollo, ni el dinero y los meros recursos materiales van a salvar al mundo. La ayuda puntual es lo que se puede hacer cuando no se impulsan otras iniciativas que serían esenciales en la relación entre Suiza y el Sur. Queda pendiente un objetivo principal: que la ayuda solidaria acompañe la lucha colectiva de las organizaciones y movimientos del Sur, sea a nivel  local o regional, para promover un verdadero desarrollo integral de los pueblos.

El ejemplo de Nicaragua

La Central Sanitaria Suiza (en  la región francófona) promueve proyectos solidarios en Eritrea, Palestina así como en El Salvador,  Guatemala y Nicaragua.

En Nicaragua sostiene la Casa Materna, en la región norteña de Matagalpa, fundada hace 15 años.

En esa región, el 27% de las mujeres que mueren al momento de dar a luz, son menores de edad.

Para sus aniversario 75, la CSS, publicó el libro “Salud para todos y solidaridad internacional” en el que sintetiza los grandes dilemas entre prácticas dominantes y alternativas en el terreno de la salud.

La experiencia del trabajo de Nicaragua enriquece esta publicación.

Durante las festividades de los 75 años, que se expresaron en actividades públicas especialmente en los meses de octubre y noviembre, la CSS presentó el documental “Es mi vida”, sobre la maternidad precoz en Nicaragua. El film fue realizado por la directora belga Pauline Bombaert.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×