Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Día Internacional de la Mujer: las suizas, en cifras

Las mujeres fundan cuatro de cada diez empresas en Suiza, una tasa superior a la media mundial.

Las mujeres fundan cuatro de cada diez empresas en Suiza, una tasa superior a la media mundial.

Representan el 51% de la población, aspiran a vivir 84,5 años, cinco más que sus cónyuges. Y aunque durante su vida productiva poseen un empleo en 8 de cada 10 casos, sus salarios siguen ‘castigados’ en el siglo XXI.

Llegaron tarde a la política, pero hoy concentran el 57% del Poder Ejecutivo helvético. Sin embargo, aún enfrentan lastres como la inequidad y la violencia intrafamiliar.

Las mujeres suizas en 2011 viven más, se casan menos, lo piensan detenidamente antes de ser madres y no tienen prejuicios para divorciarse.

Sus avances en el terreno de la política son irrefutables y en el ámbito económico, sus pasos son modestos pero constantes.

Larga vida y soltería

Las mujeres suizas gozan de una de las esperanzas de vida más altas de Europa: 84,5 años. Son cinco años más que los varones.

Y el matrimonio, a la luz de las cifras, ya no figura entre sus prioridades. En 2011, se celebrarán alrededor de 42.120 bodas; pero también unos 21.300 divorcios.

Esto es, una de cada dos uniones terminará en separación después de una media de 14 años de vida común. Las suizas se divorcian, pues, dos veces más que hace tres décadas, según confirma la Oficina Federal de Estadística (OFE).

Y son más proclives a la separación en el cantón de Neuchâtel (63% de los matrimonios concluyen en ruptura) que en el Jura (49%).

Con respecto a la maternidad, las suizas han decidido tomar las riendas y andar con tiento. Actualmente la tasa de natalidad es de 1,40 hijos por mujer, una de las más bajas de Europa.

La edad promedio a la que dan vida a su primer hijo son los 30,1 años (dos años más tarde que hace una década). Según la propia OFE esto se explica en que Suiza, a diferencia de países como Francia o España, carece de estructuras que faciliten a las madres trabajadoras compaginar el cuidado de los hijos con un trabajo remunerado.

Hay escasez de guarderías y sus costes son elevados, lo que impulsa a muchas mujeres a optar por no ser madre.

Avances laborales

La participación de las mujeres en la vida política y económica de Suiza es cada vez más activa. De hecho, de la totalidad de mujeres que se encuentran en edad productiva, el 78% tiene trabajo, aunque en uno de cada dos casos sus jornadas laborales sean parciales.

En el Gobierno, el 2011 quedará escrito como un año histórico. Por primera vez, el 57% de los integrantes del Ejecutivo pertenecen al sexo femenino: Doris Leuthard, Micheline Calmy-Rey, Eveline Widmer-Schlumpf y Simonetta Sommaruga. Un avance significativo con respecto al 42% de 2008 o el 28% que se mantuvo como constante entre 2000 y 2006.

Paradójicamente, aunque Suiza es una de las democracias más antiguas del mundo, fue también el último país de Europa en otorgar el derecho de voto a la mujer (1971), lo que frenó el avance del sexo femenino en este ámbito.

En el Parlamento, sólo el 38% de los legisladores son mujeres. Y en el terreno empresarial, según cifras de la Universidad de San Gall, cuatro de cada 10 empresas son fundadas por mujeres en Suiza, una tasa superior a la media mundial (3 de cada 10).

No obstante, una de cada dos de estas células productivas está condenada a desaparecer durante sus primeros tres años de operación, nuevamente, debido a que las mujeres emprendedoras con frecuencia carecen de estructuras que les permitan conciliar su vida profesional con la familiar.

Brecha salarial

En materia de salarios el trabajo pendiente es intenso.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) afirma que en 2011, en las economías industrializadas del mundo, las mujeres ganarán 18% menos que los hombres.

La OFE coincide en el diagnóstico y afirma que “la actividad profesional femenina se distingue de la masculina porque la tasa de ocupación es inferior para las mujeres, y los tiempos de trabajo efectivos son menores, porque enfrentan el problema de conciliar vida profesional y familiar”.

Pero es el ‘World Economic Forum’ (WEF) en su más reciente estudio sobre equidad de género, publicado en el invierno de 2010, quien pone el acento en las diferencias concretas que existen en Suiza.

La brecha salarial entre hombres y mujeres alcanza en ocasiones hasta un 60%, según el tipo de actividad. Y Suiza se encuentra en la posición número 40, dentro de un universo analizado de 128 naciones, en materia de igualdad entre hombres y mujeres.

“En el sector privado”, cita el WEF, “una mujer gana en promedio 4.875 francos suizos mensuales, contra los 6.000 francos que opera como media entre los trabajadores del sexo masculino”.

En el sector público, añade, la diferencia es menos marcada: las mujeres ganan 6.090 francos suizos en promedio frente a 6.700 francos de sus colegas masculinos.

Violencia doméstica

Y posiblemente uno de los temas en los que más rezago existe en materia de equidad de géneros es la eliminación de la violencia ejercida contra las mujeres.

Consultada por swisssinfo.ch, la Oficina Federal de Igualdad entre Hombres y Mujeres reconoce que cada año unas 250 mujeres son víctimas de homicidio o tentativa de homicidio a manos de su pareja o ex pareja, una tasa de agresión cinco veces superior a la que experimentan los varones.

En 2010, los centros de ayuda a víctimas atendieron 32.500 casos, de los cuales el 50% correspondía a mujeres agredidas por su cónyuge o algún familiar cercano.

Un dato más ofrecido por la Oficina Federal de Igualdad entre Hombres y Mujeres, cada año, dos tercios de las consultas –por violencia- están a cargo de una mujer.

Y según los expertos de dicha instancia, en Suiza, en el siglo XXI, una de cada cinco mujeres será víctima en algún momento de su vida de violencia física o psicológica por parte de su pareja.

El Día Internacional de la Mujeres es pues, en Suiza, la ocasión de celebrar los avances y no olvidar los rezagos en materia de equidad.

Mujeres célebres del siglo XXI

Además de las cuatro ministras Doris Leuthard (Medioambiente), Micheline Calmy-Rey (Asuntos Exteriores), Eveline Widmer-Schlumpf (Finanzas) y Simonetta Sommaruga (Justicia), algunas de las mujeres más influyentes de Suiza son:

Beatrice Weder di Mauro: mujer clave en Grupo Roche, investigadora y ex miembro del FMI y el Banco Mundial.

Heidi Diggelmann: investigadora y profesora honoraria en la Universidad de Lausana.

Rajna Gibson: fundadora del Instituto de Investigación Financiera de la Universidad de Ginebra.

Gabrielle Kaufmann-Kohler: una de las primeras mujeres en formar parte del consejo de administración del UBS (del que ya se retiró).

Carolina Müller-Möhl: presidenta del grupo que lleva su nombre, una sociedad de inversión que mantuvo rendimientos positivos durante la crisis. Antes fue miembro del consejo de administración de empresas como Nestlé.

Myret Zaki: periodista del diario ginebrino ‘Le Temps’ y autora del libro UBS, los entretelones de un escándalo.

Fin del recuadro

Datos clave

La ONU reconoce el Día Internacional de la Mujer, que se celebra el 8 de marzo, como parte del trabajo continuo para lograr una mayor equidad entre los dos géneros en el ámbito político, económico, social y familiar.

Hoy, las mujeres suizas se preocupan más por su salud presente y futura.

Con 5.200 nuevos casos cada año, y 1.300 decesos también anuales, el cáncer de seno es el tipo de cáncer que más vidas cobra entre las mujeres helvéticas.

El 10% de los casos corresponden a causas hereditarias.

Cinco años después del diagnóstico, el 80% de las mujeres siguen vivas.

En el 80% de los casos diagnosticados se trata de mujeres mayores de 50 años.

Suiza registra la tasa de interrupción de embarazos más baja de Europa con 6,5 casos de cada 1.000 entre mujeres de entre 15 y 44 años de edad.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×