Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

En Brasil, andanada contra movimientos sociales

Isabelle Plomb (E-CHANGER) y Janaina Stronkake (MST) en Berna.

En víspera de las elecciones presidenciales en Brasil, el Movimiento de Trabajadores sin Tierra sufre una ofensiva política y militar de los sectores de derecha, en particular de los terratenientes y sus milicias.

De visita en Suiza, Janaina Stronzake, de la coordinación nacional de esa entidad, denuncia asimismo que en el país sudamericano continúa la concentración del agro y la Reforma Agraria no ha sido implementada.

“Es muy importante recrear las redes de cooperación entre Suiza y el Sur, entre el Norte-Sur-Norte ”, precisa como tesis central Janaina Stronzake, joven dirigente de la Coordinación Nacional del Movimiento de Trabajadores sin Tierra de Brasil (MST).

Stronzake se desempeña en el sector educación de su organización campesina.
“Doy clases, participo en la formación, en la elaboración de proyectos”, subraya, al iniciar la entrevista con swissinfo.ch, durante una reciente visita a Suiza invitada por la ONG E-CHANGER (Intercambiar).

swissinfo.ch: ¿Cuál es su visión sobre la dinámica actual de Brasil a pocos meses de la futura elección presidencial?

Janaina Stronzake: Desde la perspectiva de los movimientos sociales transitamos un camino muy difícil. Es cada vez más activa la presencia de las grandes empresas trasnacionales, del agro-negocio imponiendo un proyecto ambicioso. Algunas constataciones: la criminalización de los movimientos sociales por parte de la justicia y del Congreso Nacional con su Comisión de Encuesta Parlamentaria que quiere forzar su argumento del “enriquecimiento ilícito” de nuestro movimiento. Una ofensiva política y militar de la derecha, de los sectores terratenientes y sus milicias armadas. Todo ello, de la mano de un aparato mediático muy potente que impone contenidos.

Se sigue concentrando las tierras. En los últimos 10 años aumentó ese fenómeno y no se implementó la Reforma Agraria ni la democratización de la tierra. Según diversas estadísticas de toda seriedad, Brasil sigue siendo el campeón mundial de la concentración...Y la distribución no avanza.

swissinfo.ch: Lo que implica retos de fondo para ustedes como movimiento sin tierra....

J.S.: En efecto. El MST nace en 1984 con la propuesta de luchar por la tierra, por la Reforma Agraria y por las transformaciones sociales. La lucha por la tierra implica pasos simples. Nos organizamos, identificamos un latifundio improductivo, nos dotamos de algunas pinzas y útiles, cortamos las alambradas y empezamos a producir.

La lucha por la reforma agraria es un paso más complicado. Y lo tercero, es decir, mejorar el nivel de vida de todos, en el campo y la ciudad, es todavía mucho más complicado. Un aspecto clave para asegurar este proceso es la educación.

swissinfo.ch: ¿Puede precisar?

J.S.: Tenemos que poder caminar con nuestras propias piernas. Para ello es necesario comprender bien, antes, el camino a recorrer. Y por eso organizamos escuelas en cada campamento. Y luchamos por una educación pública y universal.

Y mucho más aún, necesitamos contar cada vez más con “campesinos-investigadores”. Hace 10 mil años los campesinos cuidaban sus propias semillas, las producían, las conservaban. Ahora vienen trasnacionales como Monsanto y Syngenta y nos dicen que ellos son los únicos garantes de las semillas.

¡Increíble! Por eso necesitamos campesinos-investigadores, que no se dejen arrebatar la ciencia al servicio de su propia producción. Que sistematicen conocimientos históricos. Y eso es un reto común para todos los campesinos del planeta.

swissinfo.ch: En su análisis está muy presente la estrecha relación que le asigna a las dinámicas internas brasileras y a las internacionales...

J.S.: El capital se globalizó. Es una realidad. Y por lo tanto deben globalizarse nuestras redes, es decir, el intercambio solidario. Los problemas son esencialmente los mismos para los campesinos de Brasil, de Europa y África. Aunque a veces quieren hacernos entrar en contradicciones entre unos y otros.

La buena solución es aquélla que es correcta para todos los campesinos y trabajadores en el plano mundial. Y dado que el origen de los problemas son los mismos, debemos ser innovadores, creativos, para alcanzar soluciones que partan de lo local. Y en este sentido adquiere una importancia notoria el concepto de soberanía alimentaria. Con una acción local pero unidos y coordinados a nivel global. Una unidad de acción común.

En nuestro continente es vital la propuesta del ALBA (Alternativa Bolivariana para las Américas). Es esencial crear debates y buscar opciones entre Gobiernos y movimientos sociales, a partir de una construcción desde abajo. Es muy importante la existencia de Vía Campesina, así como el rol que juegan gobiernos progresistas. Pero con la convicción que los movimientos se construyen y consolidan desde la base.

swissinfo.ch: ¿Y cómo se expresa esa visión en el terreno de la cooperación internacional?

J.S.: Tenemos desafíos grandes en el sur, a nivel de MST. Y, por ejemplo, el apoyo de un organismo como E-CHANGER, es precioso. Reforzando nuestros desafíos en la producción y en la formación. Y consolidando una comunicación alternativa que rompa el bloqueo que sufrimos en ese terreno.

swissinfo.ch: ¿Un nuevo tipo de cooperación solidaria?

J.S.: En efecto, La visión del intercambio y no del que uno da y el otro recibe. Si debiera usar una imagen ilustrativa sería la de las manos entrelazadas, que se estrechan. Muy distinto a una mano que da y otra abierta para recibir.

Adicionalmente, fomentando solidaridad desde la base, como lo hace, por ejemplo E-CHANGER con los Grupos de Apoyo que promueve en todo Suiza y que acompañan de cerca el trabajo de los voluntarios helvéticos que trabajan en América Latina y África.

Esto constituye un ejercicio significativo y muy importante; una práctica esencial. ¿Por qué? Porque el principal y mejor patrimonio, siempre, sea donde sea, son las personas. Esos Grupos de Apoyo no son sólo un actor financiero. Tienen también su impacto cultural, político, ideológico. Y en cada Grupo de Apoyo se refuerza un tipo de compromiso.

Cada persona que es miembro responde a ese colectivo y se asume parte del mismo, lo que posibilita el involucramiento solidario de cada uno con la razón y con el corazón. Insisto: no hay mayor riqueza para un movimiento que el ser humano. Esos Grupos son un ejemplo, un gran esfuerzo para globalizar los ideales, la lucha común por la dignidad humana y sobre todo por la esperanza.

Sergio Ferrari, swissinfo.ch

Janaina Stronzake

Janaina Stronzake tiene 32 años y pertenece –desde muy joven- a una familia muy activa de los campesinos sin tierra.

Reside en el Estado de Rio Grande del Sur, donde realizó estudios universitarios.

Es historiadora de formación. En la actualidad habita temporalmente en Madrid, España, donde prepara su master en Historia Contemporánea.

Su trabajo de post-grado tratará la temática de la “Tierra y la crisis alimentaria” .

El Movimiento Sin Tierra asume con gran vehemencia el concepto de la “soberanía alimentaria”, considerado éste como el derecho de cada pueblo de asegurar la producción de sus alimentos esenciales sin dependencia alguna.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting