Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

En Suiza, mexiquenses denuncian impunidad

2006: Habitantes de San Salvador Atenco y miembros de ONG exigen la liberación de personas detenidas durante represión policial.

2006: Habitantes de San Salvador Atenco y miembros de ONG exigen la liberación de personas detenidas durante represión policial.

(Keystone)

A cinco años de represión policial en Atenco, las víctimas ratifican en Suiza su reclamo de justicia. Denuncian “una impunidad total en el caso” en el que hubo dos muertes, 200 personas fueron objeto de detenciones arbitrarias y tortura, amén de ataques sexuales contra 24 mujeres.

Al reconocer que en México “tenemos aún retos importantes” en materia de derechos humanos, las autoridades esperan poner coto a la situación mediante una “histórica” modificación constitucional que otorga máxima jerarquía a la defensa de esas garantías.

“Como el de Atenco, hay muchos casos muy serios”, conviene el representante permanente de México ante los organismos internacionales, con sede en Ginebra, Juan José Gómez Camacho.

“Tenemos aún retos importantes en materia de derechos humanos y muchos tienen que ver con limitaciones en la legislación vigente” , añadió el diplomático en entrevista con swissinfo.ch.

El representante mexicano subraya que para poder garantizar el respeto a esos  derechos fundamentales, el Gobierno de su país emprendió una reforma constitucional calificada de “histórica” por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU y que, aprobada por el legislativo nacional, podría entrar en vigencia a finales de año tras su ratificación por parte de las legislaturas estatales.

Para nuestro interlocutor, las deficiencias de las regulaciones actuales radican en el hecho de que el sistema penal no toma suficientemente en cuenta los derechos humanos, además de que existe una inadecuada articulación entre la justicia federal y las de los estados.

Ambos factores habrían incidido en la demora para hacer justicia en el caso Atenco.

Acometida policial

“Los hechos datan de los días 3 y 4 de mayo del 2006, cuando más de 2.000 policías, tanto del Estado de México como federales (la autoridad central niega la participación de éstos últimos) incursionaron en las poblaciones de Texcoco y San Salvador Atenco y cometieron una serie de violaciones de los derechos humanos contra la población civil que se manifestaba en defensa de derechos legítimos”.

En entrevista con swssinfo.ch, Jacqueline Sáenz, del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Prodh), que acompaña a las víctimas, señala lo anterior y añade que 200 personas fueron detenidas, todas las cuales denunciaron torturas y 26 mujeres fueron violentadas sexualmente.

“Ya son cinco años en que se han intentado muchísimos remedios jurídicos, incluidas denuncias ante la Procuraduría General de la República –especialmente a través de su fiscalía especializada en investigación de delitos violentos contra las mujeres- pero hasta la fecha el balance es muy desfavorable y la impunidad ha prevalecido”.

En ese contexto, la representante de la ONG mexicana viajó a Suiza junto con una de las víctimas, Italia Méndez, para solicitar el concurso de organismos multilaterales  (el Comité Internacional contra la Tortura y la Comisión de Derechos Humanos) en la demanda de justicia y para dar a conocer al público local el estado de las cosas:

“No hay una sola condena contra los agresores. Por el contrario, los manifestantes si enfrentaron procesos penales injustos, acusados de distintos delitos como ataques a las vías de comunicación y “secuestro equiparado” y estuvieron presos. Los últimos salieron apenas en 2010”.

Testimonio del vía crucis

“En un primer momento tuvimos gran dificultad para presentar nuestras denuncias. Cuando llegamos al penal, pedimos tener acceso inmediato a una agencia del Ministerio Público especializada en delitos sexuales. Nos preocupaba mucho nuestra situación de salud. Había compañeras muy lastimadas, con desgarres vaginales”, narra Italia Méndez.

Solamente al cabo de varios días pudieron presentar denuncia. Asienta nuestra interlocutora que más tarde pudieron radicar por fin el caso en la Procuraduría General de la República, pero tampoco obtuvieron respuesta .

“La metodología del Estado ha sido ha sido el desgaste y la re victimización de las mujeres que nos presentábamos a los interrogatorios (…) como víctimas hemos pasado por un vía crucis para poder continuar con las denuncias, para mantener activo el caso”, refiere.

Por ello, de las 49 mujeres detenidas durante la represión, 24 de las cuales fueron agredidas sexualmente, solamente 11 siguen la lucha por denunciar su caso. Una lucha por una justicia escurridiza en un contexto de violencia sin límite:

Italia recuerda la consternación que le provocaron las palabras del comisionado para la Seguridad Pública del Estado de México, Wilfrido Robledo, hace cinco años, cuando denunciaron los hechos.

“Dijo que ninguna mujer que hubiera sufrido lo que decimos que había ocurrido, se atrevería a decirlo públicamente…”

Entonces, concluye, “la apuesta del Estado es a que guardemos silencio. Nosotros hemos querido mantener una posición digna y devolver la responsabilidad al Estado que es el que cometió esos hechos”.

Reforma Constitucional

Luego de que la Cámara de Diputados hiciera lo propio, el 8 de marzo de 2011, el Senado de la República aprobó en lo general y en lo particular el proyecto de reforma constitucional en materia de derechos humanos

La reforma modifica 11 artículos de la Constitución y, entre otros:

Incorpora el goce de los derechos humanos reconocidos en la Constitución y en todos los

tratados internacionales ratificados por México.

Prevé las obligaciones de prevenir, investigar,

sancionar y reparar las violaciones a los derechos

humanos por parte del Estado.

Asigna a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) la facultad de investigación, antes asumida por la Suprema Corte de Justicia

de la Nación

Fin del recuadro

Prodh

Desde su creación por la Compañía de Jesús, en 1988, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Prodh (Centro Prodh) se ha planteado defender, promover e incidir en la vigencia y el respeto de los derechos humanos en el país.

Como fruto de su compromiso, caracterizado fundamentalmente por la cercanía a las víctimas y la profesionalidad en la defensa y promoción de los derechos humanos.

Algunos logros relevantes del Prodh son:

Los procesos educativos que han reforzado la labor de grupos regionales

La presencia activa en diversas redes de organizaciones

La interlocución con instancias académicas y de investigación

La defensa de casos claves en los procesos de democratización y justicia en el país

Activismo, litigio y otras formas de participación exitosa ante instancias internacionales.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×