Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Gertrud Düby-Blom "Suiza de origen, ciudadana del mundo por vocación"

Desde el paraíso de su selva caribeña, Veronica Pfranger escuchaba Radio Suiza Internacional para informarse de lo que pasaba en su país.

(swissinfo.ch)

Entre la selva tropical centroamericana y la estación de trenes de Zúrich no hay puntos en común, aunque sí espacios de vida complementarios de una existencia que parece tener más de cuatro puntos cardinales.

“Aunque soy suiza alemana de nacimiento, me siento ya ciudadana del mundo por vocación”, desliza Verónica Pfranger como única carta de identidad, para ella esencial.

Y lo anterior, derivado de un sentimiento profundo, de una opción de vida, “luego de pasar 37 de mis 64 años de existencia en América Latina”, complementa.

Con una formación en pedagogía infantil, su desarrollo laboral transcurrió entre el deporte, la educación, el periodismo, la cooperación al desarrollo para desembocar en su rubro actual, el medio ambiente, tal como lo explica Verónica Pfranger.

“Mi trabajo empezó en Colombia donde vivimos 7 años en la década de los setenta. Y siguió en Nicaragua, donde nos establecimos en 1980 atraídos por la Revolución Sandinista y la ilusión de poder colaborar en la construcción de un Estado diferente, incluyente y solidario con los menos favorecidos”, subraya.

En los treinta años de la vida en Centroamérica, teniendo como eje de acción Managua, la capital nicaragüense, fue traductora en la revista ‘Envío’, publicación de referencia de los jesuitas de la región.

Más tarde pasó al Departamento de Relaciones Internacionales de la Agencia de noticias Nueva Nicaragua , que formaba parte del Pool de Agencias No-Alineadas y apostaba al derecho de cada nación a ofrecer una información propia, objetiva, independiente de cualquier monopolio mediático.

Se dedicó luego al asesoramiento en un programa educativo para pre-escolares en instituciones populares, que incluía la activa participación de madres y padres de familia.

El camino de la diversidad profesional no se detuvo allí. Por siete años, junto con una colega nacional, coordinó la UNITE para Centroamérica, una plataforma de ONG con voluntarios suizos.

Su incursión en el mundo de la cooperación concluyó con la responsabilidad, en esa misma región, de los proyectos de Brücke-Le pont, ONG ligada a los sindicatos cristianos helvéticos.

La Madre Tierra

Para Verónica Pfranger y su esposo Räto, en la etapa actual, la libertad exige aire; una casa abierta el día entero, sin trancas ni llaves, en medio de una región casi selvática de la Costa Atlántica nicaragüense.

“Ya retirada de la vida profesional ‘formal’, apoyo a mi marido en el trabajo que desde hace más de 15 años desarrollamos en Greenfields, una Reserva Silvestre -área protegida- de la zona Caribe, a 40 minutos en bote con motor fuera de borda, de la ciudad más cercana que es Bluefields”, explica.

En esta iniciativa, “invertimos mucha energía y fondos para la conservación de la biodiversidad y los eco-sistemas frágiles”. Convencidos de la importancia del respeto a la Madre Tierra y conscientes que la destrucción del planeta es ya más que una simple amenaza para nuestra civilización.

“No creemos mucho en reuniones y cumbres climáticas internacionales que no logran prácticamente resultado alguno. Estamos convencidos, en cambio, de lo que cada uno de nosotros puede hacer en su espacio, en su lugar, en su pequeño hábitat a favor de la preservación de la tierra y el clima”, enfatiza.

En Greenfields la familia Pfranger promueve el eco-turismo, los retiros creativos, el stress-terapia y la educación ambiental. Y construye, como lo define Verónica, “el albergue para la vejez donde pensamos poder aportar hasta el final algo útil mientras nos toca habitar este planeta”.

De Greenfields a Zürich...

“En la reserva vivimos todo el día al aire libre. Una forma de vida que forma parte de una sociedad más amplia, calurosa, abierta. Tal vez por eso, cuando venimos a Suiza, nos sentimos enclaustrados. Especialmente si llegamos en invierno temporada de puertas y ventanas cerradas en la que el suizo medio tiende a encuevarse”, reflexiona.

El aire que es libertad, es también paisaje abierto. “Cuando vengo de visita disfruto mucho el paisaje abierto de Suiza que, siempre lo digo, es un país de postales, de una enorme belleza escénica”.

Y, paradójicamente, también “encuentro libertad en la ciudad, descubriendo las caras multiformes del anonimato de gente en movimiento, por calles estrechas y casas viejas del centro histórico que hace parte de mi misma”, reflexiona.

Redescubriendo los pequeños-grandes rincones de la memoria infantil. “Con el rito inicial, el primer día de llegada a Zúrich, de la obligatoria ‘Bratwurst’ (salchicha típica) en el kiosko del ‘Vorderer Sternen’ de la plaza Bellevue”.

¿Algún enlace en particular acerca de sus vivencias del Caribe nicaragüense con las del pasado y presente helvéticos?, preguntamos.

“El recuerdo de los amigos que nos quedan –muchos de esas amistades construidas en torno a la etapa nicaragüense- ; de paisajes y lugares cargados de cierta nostalgia; el ‘Panorama Suiza’ que recibimos regularmente...

Y algunas emisiones de onda corta de radios como la Nederland, la de España o la de Moscú que nos informan sobre Europa y el mundo... Es una pena que no existe más la Radio Suiza Internacional, que era, para nosotros, en medio de la selva caribeña, casi como un cordón umbilical que nos unía con nuestros propio origen...”

Una esmeralda en el Caribe

La “Reserva Silvestre Greenfields” está ubicada en el Municipio de Kukra Hill, una zona devastada por el huracán Joan de 1988.

Hoy se encuentra en plena recuperación natural. Es un paraíso de 250 hectáreas de plantas y animales silvestres. La Reserva, organizada como Sociedad Anónima RESIGREESA, es oficialmente reconocida por MARENA (Ministerio de Medio Ambiente y los Recursos Naturales).

Forma parte de la Red Nicaragüense de Reservas Silvestres e integrante de la Red Mesoamericana de Reservas Naturales.
Sólo accesible por vía acuática, se caracteriza por su belleza escénica (diurna y nocturna), el silencio y la naturaleza viva.

Abarca humedales, manglares, lagunas, y bosque tropical húmedo de tierras bajas. Es un paraíso para orquídeas, hongos, mariposas, aves y da refugio a un gran número de animales oficialmente protegidos, como el jaguar, el tapir, monos araña, pizotes, nutrias etc.
La oferta turística de Greenfields se dirige a personas que buscan el contacto directo con la naturaleza, la vida sencilla y la aventura sana.

Se puede canaletear en canoa por caños selváticos o recorrer a pie los senderos que atraviesan siete eco-sistemas diferentes. Deambular en el Parque Botánico de Greenfields equivale a andar en el claustro de un convento: inspira.

Pero Greenfields es, también, “aula verde” aprovechada por las escuelas de la comunidad y la universidad local; un lugar, donde la clase de botánica y la discusión sobre los problemas más palpables del medio ambiente, dejan de ser puramente teóricos.

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting