Navigation

Huéspedes ilustres, 22 suizos de visita en Bolivia

El grupo a su llegada a Bolivia. E-CHANGER

Concluyó el periplo de diez días de una delegación civil helvética que viajó al país sudamericano para conocer las labores de cooperación de varias organizaciones civiles respaldadas desde Suiza.

Este contenido fue publicado el 24 marzo 2008 - 15:07

El municipio de Achacachi, en las afueras de El Alto, nombró "huéspedes ilustres" a los visitantes.

Diez días duró el periplo, organizado por la ONG suiza E-CHANGER (Intercambiar), en el que participaron 22 representantes del mundo político, sindical y asociativo helvético.

Entre ellos, Bernard Borel, diputado del parlamento cantonal de Vaud y presidente del Comité del Centro Social Protestante (Lausana). la exparlamentaria federal Anne-Catherine Menétrey-Savary y Eric Decarro, exdirigente del Sindicato de Servicios Públicos (SSP) y Bernard Fragnière, miembro del secretariado de ese gremio y presidente de E-CH.

La delegación visitó Cochabamba – y la vecina región tropical del Chapare-, Tarija y La Paz.

En los diversos encuentros e intercambios, "pude constatar la inmensa esperanza de importantes sectores de la población –los más humildes- en este proceso de cambio", señala a swissinfo la ecologista Anne-Catherine Menétrey Savary.

Al mismo tiempo, "sentí una 'tensión' política; una cierta tendencia a caricaturar a todos en buenos o malos, tanto de parte de la oposición como de algunos miembros del poder. A estas alturas de mi vida política soy muy sensible a la complejidad. Y me cuesta cuando se cae en simplificaciones políticas, como en la ardua temática de las autonomías, hoy en discusión", explica Menétrey.

Para comprender la coyuntura boliviana

La política suiza se percató de la compleja situación, producto de la discusión sobre la nueva Constitución y los nuevos Estatutos de Autonomía de los departamentos de Pando, Beni, Santa Cruz y Tarija; aspectos que serán consultados próximamente en referendos y de cuyos resultados dependerá la mayor o menor estabilidad política futura.

Ménétrey-Savary subrayó "la gran importancia" del viaje de esta delegación "como un medio efectivo para comprender in situ la coyuntura boliviana".

Concepto compartido también por el diputado del cantón de Vaud, Bernard Borel, quien subraya "el aporte de esta experiencia en el proceso de sensibilización de la sociedad civil suiza".

En ese sentido, "es importante comprender el trabajo de organizaciones como E-CH, que no sólo están presentes en países del Sur, sino también facilitan la comprensión de esas realidades en el Norte, donde están los reales centros de poder y de decisión".

Cooperación acorde al momento histórico

En cuanto a los cooperantes suizos emplazados en ese país, Borel constata la "sólida implantación en la realidad boliviana y el aporte activo para reforzar a las contrapartes que trabajan con la población más humilde, que en algunos casos –como las mujeres sin tierra- es la más organizada".

El reto de la cooperación por el intercambio de personas – o envío de voluntarios- es el de "sostener la consolidación del Estado o de organizaciones de la sociedad civil que promueven una lógica distributiva diferente, estimulan la amplia participación ciudadana y dignifican a los grupos históricamente marginados, como las comunidades indígenas".

En procesos de cambios progresistas, como el boliviano, "esos desafíos deben ser constantemente readaptados para que la cooperación destinada a los principales actores sociales sea lo más efectiva posible".

En varios países de América Latina, entre ellos Bolivia, hoy día nuestras propias utopías se convierten en realidad en cuanto a la búsqueda de una sociedad más justa", concluye Borel.

Los visitantes se reunieron con dirigentes del Movimiento de Mujeres Bartolina Sisa; del centro indigenista Kawsay; del ITEI (Instituto de Terapia e Investigación a favor de las víctimas de la tortura y de la violencia del Estado); y de los centros escolares Creciendo (Tarija) y CERECO (Cochabamba).

Además, cuatro de los diputados nacionales que representan a Tarija en el parlamento nacional así como con la delegada presidencial para ese departamento se entrevistaron con los viajeros.

En La Paz, conversaron con Álvaro Gonzalvez, responsable de la Unidad de Participación Ciudadana de la Vicepresidencia de la Nación y con otros funcionarios de la cancillería y del Sistema Penitenciario Nacional.

En Villa Tunari, en el Chapare, el grupo fue recibido por las autoridades municipales y en Achacachi, en las afueras de El Alto, en el altiplano paceño, fueron distinguidos como "huéspedes ilustres", uno de los momentos más emotivos de este intercambio humano entre Suiza y Bolivia.

swissinfo, Sergio Ferrari desde Cochabamba, Bolivia

Contexto

A veintiséis meses de su victoria electoral de diciembre del 2005, Evo Morales y su Movimiento al Socialismo (MAS) viven uno de los momentos políticos más complejos de su mandato.

La creciente polarización político-social dibuja un laberinto con salidas complicadas, en el cual la dinámica de una Latinoamérica mayoritariamente solidaria se ha convertido en una de las principales fuentes de oxígeno para el presidente Morales.

Lo que caracteriza la actual realidad boliviana es la existencia de dos proyectos políticos confrontados que se disputan el poder político y económico:

Por una parte, Evo Morales y una serie de sectores populares y de la clase media que apoyan el actual proceso de cambio.

Por otro, la oposición política encabezada por los partidos PODEMOS y Unidad Nacional. Se trata de los sectores privilegiados –especialmente terratenientes- que históricamente han detentado el poder económico y del denominado movimiento cívico regional, que apuesta por la autonomía departamental y desafía cada vez más al gobierno de Morales.

End of insertion

Datos clave

La superficie de Bolivia es casi 25 veces mayor a la de Suiza. Tiene algo menos de 10 millones de habitantes.

Según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo Humano (PNUD), Bolivia ocupa el puesto 117 en el plano mundial en cuanto a desarrollo humano se refiere.

Un 55 % de su población es indígena, en tanto que sólo un 30 % es mestiza.

End of insertion

Intercambio

En Bolivia trabajan hoy una treintena de cooperantes suizos de varias ONG, que hacen parte de la plataforma UNITE, con una coordinación única (COVOSU) y que cuentan con el apoyo de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE). Entre ellos: Interteam, Interagire y E-CHANGER.

Diez cooperantes pertenecen a E-CHANGER. Trabajan en diversas áreas como la formación, la defensa de los derechos humanos; la prevención del sida o el reforzamiento institucional de organizaciones civiles y gobiernos municipales.

La socióloga ginebrina Marina Decarro, una de las responsables de la Marcha Mundial de Mujeres en Suiza, y el doctor Eric Bournier, durante muchos años delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), integraron también la comitiva, además del periodista Sergio Ferrari, activo en la organización E-CHANGER y colaborador externo de swissinfo.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.