Navigation

Appenzell compensa a personas violentadas en su niñez

En rueda de prensa, los representantes de la comunidad religiosa recibieron el reconocimiento por el sufrimiento que padecieron de niños. Keystone

El Gobierno de Appenzell Rodas Interiores se ha disculpado formalmente y ha indemnizado a antiguos residentes del hogar para menores de Steig que fueron objeto de maltratos y abusos entre 1945 y 1984.

Este contenido fue publicado el 03 julio 2017 - 18:08
swissinfo.ch and agencies

El Gobierno cantonal publicó el lunes (03.07) un informe que detalla la historia de la institución, dirigida en esa época por monjas, y proporciona testimonios de primera mano acerca de los abusos perpetrados.

“El informe nos dejó sin palabras”, comentó a la prensa el senador por Appenzell, Daniel Fässler.

Según sus autores, Mirjam Janett y Urs Hafner, durante el período en cuestión, el hogar infantil Steig, en el noreste de Suiza, funcionaba como orfanato y como hogar para los hijos de padres solteros o separados. Algunos niños fueron colocados allí contra la voluntad de sus progenitores. Los historiadores advierten que, en ausencia de fuentes de información escritas, el informe se complementó sobre la base de consultas a testigos y exresidentes. Precisan que algunos testimonios son contradictorios.

La institución carecía de suficiente personal, anotaron los investigadores. Había cuatro o seis monjas para atender a unos 70 niños a la vez. Los testimonios recogidos dan cuenta de la aplicación de castigos corporales y de los sentimientos de soledad y miedo de los menores.

“Éramos castigados con fuertes golpizas”, indicó un exresidente a la prensa el lunes. Otro recordó que “el hambre era un castigo, un castigo absoluto”. Las monjas también solían mantener bajo el agua las cabezas de los niños que se orinaban en la cama.

El informe atribuye parte de la culpa de esa situación al Gobierno cantonal de la época: “Fracasó principalmente en lo moral”.

Al reconocer la injusticia y el sufrimiento documentados en el informe, el cantón expresó su pesar y anunció la donación de 200 000 francos suizos (208 000 dólares) a un fondo federal destinado a compensar a las víctimas de tales abusos. El gobierno de Appenzell Rodas Interiores también contempla la instalación de un monumento a las víctimas.

No es un caso único

Desafortunadamente, casos como estos no son únicos en Suiza. A pesar de su reputación como nación rica, en la segunda mitad del siglo XX, los niños de familias suizas pobres eran a menudo “desplazados” por las autoridades locales: enviados a vivir en instituciones o con familias de agricultores, Se trataba de una práctica ampliamente aceptada, que a menudo resultaba en maltratos, abusos y explotación contra los menores.

El estudio de Appenzell forma parte de un programa nacional de investigación sobre colocaciones abusivas en Suiza.

El pasado mes de septiembre, el Parlamento aprobó un marco jurídico para la creación de un fondo de 300 millones de francos para ayudar a las víctimas de estas colocaciones forzadas. Los involucrados tienen hasta finales de marzo de 2018 para presentar sus reclamos.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.