Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Mundial 2014 y dopaje "Todos los futbolistas se someterán a las pruebas"



En el Laboratorio de Análisis de Dopaje, en Lausana, que dirige Martial Saugy, trabajan más de 25 personas.

En el Laboratorio de Análisis de Dopaje, en Lausana, que dirige Martial Saugy, trabajan más de 25 personas.

(Keystone)

Desde el pasado 3 de marzo se realizan controles antidopaje a los jugadores que participarán en el Mundial de Brasil. El Laboratorio suizo de Análisis del Dopaje (LAD) analiza las pruebas de orina y sangre por encargo de la FIFA y la Agencia Mundial Antidopaje. swissinfo.ch entrevista al director del LAD, Martial Saugy.

El Laboratorio de Análisis del Dopaje (LAD) es el único de su género en Suiza. Está instalado en un modesto edificio de Epalinges, municipio suburbano de 800 habitantes en Lausana, cantón de Vaud.

El LAD ha sido seleccionado por la Federación Internacional de Fútbol Asociación (FIFA) y la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) para analizar todas las pruebas antidopaje en el Mundial de Brasil. La decisión fue tomada después de que la AMA retirara la acreditación correspondiente al Laboratorio Ladatec de Río de Janeiro por no cumplir los requisitos internacionales exigidos.

Martial Saugy, bioquímico, director del LAD y catedrático en la Facultad de Biología y Medicina en el Hospital Universitario de Lausana, es contundente al precisar: “Los 736 jugadores que participan en la primera fase del Mundial de Brasil pasarán por controles antidopaje, muchos de ellos aún antes de iniciarse el torneo”.

swissinfo.ch: El LAD trabaja desde 1998 con la FIFA. ¿Es cierto que el dopaje tiene poco protagonismo en el fútbol?

Martial Saugy: Hay disciplinas deportivas que tienen seguramente más problemas de dopaje,  porque el rendimiento físico tiene una importancia decisiva: por ejemplo el ciclismo o el atletismo.

En general podemos decir que el riesgo de dopaje es más alto en los deportes individuales que en los de grupo. Dado el flujo de comunicaciones es difícil que todo un equipo se dope, pero sí es posible que lo haga un futbolista.

Hecha esta consideración preliminar, veo que la FIFA toma muy en serio el problema del dopaje. Las federaciones nacionales de fútbol y las organizaciones continentales como la UEFA realizan varios controles. El fútbol ocupa incluso el primer lugar en las estadísticas del número de pruebas que registra la Agencia Mundial Antidopaje.

La FIFA está adecuando su estrategia. El propósito es llevar a cabo controles de largo alcance, introducir el denominado pasaporte biológico y tomar pruebas fuera del periodo de competiciones.

swissinfo.ch: En el fútbol se conocen pocos casos de dopaje. ¿Se debe acaso a que los controles son menos estrictos?

M.S.: Como dije, hay avances en la estrategia de control. Seguramente se hubiera podido hacer más y elaborar una estrategia más inteligente. Pero desde el Mundial de Sudáfrica, en 2010, la FIFA reitera a las federaciones nacionales su decisión de ampliar los controles a las fases de entrenamientos.

El fútbol, el deporte más controlado

En el año 2012, los más de 30 laboratorios acreditados por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) analizaron 267.645 pruebas (un 10% más que el año precedente).

En 4.732 se detectaron índices atípicos o incluso sustancias prohibidas, lo que no significa necesariamente una infracción de las reglas antidopaje.

En la mayoría de los casos (2.279) se trataba de anabólicos.

Con 28.008 pruebas tomadas, el fútbol ocupa el primer lugar, delante del atletismo (27.836) y el ciclismo (20.624).

En el balompié se detectaron 315 casos de índices atípicos o sustancias prohibidas. En atletismo fueron 451 y en el ciclismo, 502.

Fuente: Agencia Mundial Antidopaje

Fin del recuadro

swissinfo.ch: La FIFA ya encomendó al Laboratorio que usted dirige el análisis de las pruebas antidopaje durante la Copa de Confederaciones, en julio de 2103. ¿Hubo algún caso de dopaje?

M.S.: Ninguno. Y hubo controles desde antes del torneo. Los jugadores saben que participan en un gran acontecimiento deportivo donde el riesgo de control antidopaje existe. Y saben, ante todo, que el resultado positivo de un análisis provocaría un escándalo enorme.

Me parece que los jugadores son más conscientes de que no pueden jugar con fuego en un torneo de gran importancia. Los controles y las amenazas muestran un efecto disuasorio. Tal vez no sea agradable decirlo, pero es la verdad.

swissinfo.ch: En la fase inicial del Mundial tomarán parte 736 jugadores; es decir 23 futbolistas en cada una de las 32 selecciones nacionales. ¿Se controlará a todos?

M.S.: Serán incluso más de 736 jugadores, porque en ciertos casos hay equipos nacionales con más de 23 preseleccionados en sus nóminas previas. Algunos de esos análisis se harán en Europa, antes de que los futbolistas viajen a Brasil. En tal caso, la FIFA coopera con los expertos de la UEFA, exclusivamente médicos asignados para el control antidopaje.

La FIFA también cuenta con especialistas propios, que se encargarán de tomar las pruebas en Brasil y de enviarnos todo el material. Nosotros nos ocuparemos de los análisis.

swissinfo.ch: Eso requiere, sin duda, una gran logística…

M.S.: Para nosotros es una labor rutinaria. Si el Laboratorio Ladatec de Río de Janeiro no hubiera perdido su acreditación, hubiésemos trabajado de manera conjunta. Ahora es un poco más complicado, porque todas las pruebas deberán ser enviadas a Lausana.

Las razones políticas habrían dificultado el envío de pruebas a otros laboratorios en Sudamérica, por ejemplo a Colombia, Cuba o México. La FIFA nos eligió, sobre todo, porque colaboramos desde hace mucho tiempo con ella. Esta situación implica, finalmente, un retraso de 12 horas, porque el material deberá ser remitido a Lausana por vía aérea.

swissinfo.ch: ¿Cuáles serán las sustancias que reclamen especial atención de su parte durante el Mundial?

M.S.: Buscaremos todo lo concerniente a la misión que nos ha encomendado la FIFA. Los esteroides son los más extendidos entre los deportistas que se dopan. Luego están la hormona de crecimiento, la EPO (eritropoyetina), y sustancias estimulantes como las anfetaminas.

Lo más importante es detectar productos nuevos que, según sabemos, pueden tener efecto durante todo el torneo. Nos referimos esencialmente a los esteroides que, como la testosterona, tienen la facultad específica de regenerar el rendimiento físico en una competición de casi cinco semanas.

swissinfo.ch: Supongamos que un jugador famoso da positivo en un control antidopaje. ¿Sería posible que haya presión de la FIFA, de una federación nacional u otras organizaciones para que el caso no trascienda a la opinión pública?

M.S.: Todas las pruebas que recibimos no llevan nombre, sino un número. Así se garantiza el anonimato, porque es una regla inflexible. Cuando detectamos una prueba positiva no la comunicamos únicamente a la FIFA, sino también a la Agencia Mundial Antidopaje. Si no informáramos a la AMA podríamos perder nuestra acreditación y quedar excluidos de los análisis de pruebas. Este procedimiento descarta cualquier intento de presión a nuestro laboratorio.

Además, nuestro laboratorio no puede cerrar los ojos y simular que todas las pruebas son negativas. La AMA puede en cualquier momento disponer que las pruebas positivas que enviamos sean analizadas otra vez para comprobar si nuestro laboratorio trabajó de manera fiable y eficaz. Dicho de otra manera: nuestro laboratorio es también vigilado para evitar conflictos de interés.

swissinfo.ch: Supongamos que la prueba de un jugador dio positivo. ¿Quién es responsable? ¿Solo el deportista o también el médico encargado de cuidar su salud?

M.S.: En primer lugar, el jugador, pero tiene derecho a una prueba antidopaje B. Si el resultado vuelve a dar positivo se descalifica al futbolista y la FIFA dicta la sanción. En el marco de las investigaciones, la FIFA concede al futbolista el derecho a manifestar su posición. Si llegara a comprobarse que la sustancia fue administrada por el médico, la FIFA y la Agencia Mundial Antidopaje toman medidas contra el doctor.

Pero el sancionado en primera instancia es siempre el jugador que, sin embargo, puede presentar recurso ante un tribunal arbitral. El médico que le trata puede también ser castigado si se comprueba su responsabilidad. Ese procedimiento cumple con lo establecido en el Código Antidopaje Mundial que  también aplica la FIFA.

swissinfo.ch: Los datos de los jugadores servirán por primera vez para la extensión del denominado pasaporte biológico. ¿Qué es lo que aporta este instrumento?

M.S.: Todos los jugadores se someterán a pruebas de orina y sangre antes del Mundial. Nosotros reunimos todo el material necesario para estructurar una base de datos de cada jugador.  El pasaporte biológico no se limita a datos, como el número de glóbulos rojos o el valor de hematocritos, sino que contiene también otras informaciones recogidas de la prueba de orina para seguir la pista de una especie de huella biológica del jugador. Si algunos parámetros muestran modificaciones drásticas, podría tratarse de un caso de dopaje.

Es la primera vez que el principio del pasaporte biológico es aplicado sistemáticamente en el fútbol. Pero estamos habituados a esta situación, porque el pasaporte biológico es desde hace mucho tiempo una actividad cotidiana en el ciclismo y el atletismo.

swissinfo.ch: ¿Quiere decir entonces que el fútbol cojea en los controles antidopaje con respecto a otras disciplinas deportivas?

M.S.: Así es. Nosotros sabemos que en el atletismo y en el ciclismo hubo y hay graves problemas de dopaje, sobre todo en lo concerniente a la EPO. La mejor manera de afrontar este problema ha sido estableciendo el pasaporte biológico. El riesgo de dopaje en el fútbol no es nulo, pero es considerablemente menor que en otros deportes.

Es también una cuestión de dimensión. En el ciclismo hay aproximadamente 800 deportistas, casi el mismo número que los futbolistas que participarán en el Mundial de Brasil. Para dotar de pasaporte biológico a la totalidad del fútbol, como se hace en el ciclismo y el atletismo, haría falta un mecanismo de organización gigantesco. Cabe recordar que otros deportes, como el hockey sobre hielo y el tenis, tampoco conocen el pasaporte biológico.

En resumen, dadas las dimensiones y los riesgos del fútbol, considero que la política antidopaje en este deporte es adecuada.


Traducción: Juan Espinoza, swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×