Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza: la prostitución de menores todavía es legal

También en Suiza: la edad para ejercer la prostitución debe elevarse de 16 a 18 años para proteger a las jóvenes. (

El jefe del gobierno italiano Silvio Berlusconi debe responder en un procedimiento sumario ante el tribunal por los cargos de abuso de autoridad y encubrimiento de la prostitución de menores de edad. ¿Cuál es la situación en Suiza respecto a la prostitución juvenil? Opina una experta.

La jueza de instrucción en Milán admitió el pasado martes la acusación contra Berlusconi por prostitución con menores de edad y abuso de poder. Los representantes del Ministerio Público de la ciudad habían solicitado la semana anterior un procedimiento de urgencia contra Berlusconi. El proceso deberá empezar el próximo 6 de abril.

En concreto, en este caso se trata de la relación de Berlusconi con una marroquí apodada ‘Ruby’. Los medios italianos publicaron la semana pasada numerosos detalles mordaces sobre fiestas de sexo salvaje en diferentes residencias del primer ministro.

La fiscalía acusa a Berlusconi de haber pagado a ‘Ruby’, de 17 años, por sus servicios sexuales en una de las fiestas. Cuando esta fue detenida después por sospecha de robo, el político habría aprovechado sus influencias para sacarla de la custodia policial.

En Italia, el abuso de poder es castigado hasta con 12 años de prisión, y la prostitución con menores de edad con una pena máxima de tres años.

Suiza en retaguardia

A diferencia de Italia, en Suiza - salvo en el cantón de Ginebra -  hasta hoy no está prohibido prostituirse a partir de 16 años (la mayoría de edad es a los 18), tampoco utilizar los servicios de una prostituta de por lo menos 16 años.

Para la trabajadora social Martha Wigger, directora de la oficina de asesoría a mujeres en el comercio sexual, XENIA, hay una posible explicación a la pregunta de por qué Suiza es tan indulgente en comparación a otros países:

“Desde 1942, el trabajo sexual en Suiza es un comercio legal, a diferencia de Alemania, por ejemplo, donde es legal recién desde 2001. Por ello puedo partir de la premisa de que la prostitución también fue menos controlada”, dice a swissinfo.ch

Excusa floja: aludir a la jurisdicción de la Confederación

Mientras el cantón de Ginebra prohíbe la prostitución juvenil, y ahora también el gobierno de la ciudad de Zúrich a través de la licencia comercial, otros cantones o ciudades se remiten, reiteradamente, a la jurisdicción de la Confederación, que estaría adoptando medidas para elevar la edad de protección para ejercer la prostitución.

Para la directora de XENIA, esta es una excusa floja para justificar algunas inacciones. Por cierto, sería importante esclarecer el tema a escala nacional. “Pero ya estamos acostumbrados a que tales cuestiones a menudo sean reglamentadas primero en el ámbito cantonal”.

¿El camino equivocado?

Según una convención del Consejo Europeo firmada por el gobierno suizo en 2010, la Confederación está en camino de sancionar el requerimiento de servicios sexuales de menores de edad y con ello recordar a los clientes sus obligaciones.

Para la experta Martha Wigger, este es un camino obviamente equivocado. “Y no porque pensemos que el cliente no debe asumir ninguna responsabilidad. Pero con sanciones no se puede solucionar el problema”.

Se debería considerar la situación de manera práctica y cercana a la
realidad, según Wigger:  “Un cliente va a un salón, hay poca luz y debe controlar los documentos de identidad de la trabajadora sexual, en verdad ello no es factible. Y tampoco sabe si realmente es la documentación de esta trabajadora sexual o de una de sus colegas”.

"Consideramos que una joven de 18 años o menos debe ser protegida de todos modos. El trabajo sexual es muy exigente y demanda, tanto experiencia de vida, como la facultad de ponerse límites, como en otras áreas de trabajo. Por ello tiene mucho sentido establecer una edad mínima. Pero para proteger a los menores de edad se necesita trabajo de prevención, es decir, trabajo de base de las organizaciones no gubernamentales”.

Solo pocas menores de edad en el trabajo sexual

Martha Wigger no cree que sea escandaloso que haya tenido que pasar tanto tiempo para que en Suiza se mueva algo en el tema de la prostitución juvenil. “Hemos comprobado repetidamente que hay solo muy pocas menores de edad en el trabajo sexual”.

Y habla no solamente de las mujeres “que nos visitan en nuestra oficina de XENIA, sino que hacemos trabajo social de búsqueda, estamos a menudo de paso en los burdeles y en contacto con las mujeres, por tanto sabemos con precisión que ello ocurre raramente”.

Una apreciación también compartida por el Departamento de Policía de la ciudad de Zúrich y por conocedores del entorno como el abogado Valentin Landmann, quien, según el diario zuriqués Neue Zürcher Zeitung NZZ, disuade a cada dueño de burdel de permitir la presencia de menores de edad.

Reglamento practicable y controles

A pesar de ello falta algo, enfatiza Martha Wigger. “En la ley sobre prostitución que actualmente se elabora en el cantón de Berna, los propietarios de burdeles estarán obligados a respetar que ninguna menor de edad sea empleada en el trabajo sexual. Y ello rige tanto para salones como para servicios de compañía, grandes establecimientos o negocios de sauna que emplean o dejan operar a trabajadoras del sexo en sus instalaciones".

La directora de XENIA espera que la ley también sea practicable. “Los controles también deben llevarse a cabo, de lo contrario no tiene sentido”.

El fenómeno de las consumidoras de drogas

En sus 15 años de trabajo en XENIA, Martha Wigger no ha podido comprobar un incremento de menores de edad en el trabajo sexual, es decir, ningún aumento de la prostitución juvenil. “Pero es una realidad que sobre todo menores de 18 años son consumidoras de drogas y se prostituyen para comprar la sustancia”.

Por el contario, estarían excluidas las menores de edad de los antiguos estados del Bloque Socialista. Según Wigger, “si estas mujeres quieren trabajar aquí,  necesitan un permiso de trabajo y de residencia, que de ninguna manera lo van a recibir mientras no cumplan 18 años”.

SUIZA QUIERE ACTUAR

La Ministra de Justicia Simonetta Sommaruga ha manifestado recientemente que la prohibición de la prostitución de menores de edad tiene prioridad.

El Gobierno suizo ha firmado el pasado verano una convención del Consejo de Europa que exige a los estados signatarios tal prohibición, además en el mismo tema se ha presentado toda una serie de avances.

Las propuestas de la Confederación todavía están pendientes. Se cuenta con que no se cambiará nada respecto a la mayoría de edad para el sexo, sin embargo la solicitación de servicios sexuales de menores de edad se sancionará y con ello los clientes asumirán su responsabilidad.

La puesta en vigor de la Convención del Consejo de Europa, el 1° de julio  pasado, quiere proteger ampliamente el desarrollo sexual normal de los niños y jóvenes. La adhesión de Suiza requerirá diferentes adaptaciones  en el código penal.

Fin del recuadro

CANTONES Y PROSTITUCIÓN JUVENIL

El cantón de Ginebra exige desde hace años un permiso para cada forma de prostitución y lo otorga solamente a mayores de edad; esta práctica

está consagrada en la nueva ley sobre prostitución ginebrina.

La ciudad de Zúrich resuelve la problemática recurriendo al derecho administrativo (y no al derecho penal). Quiere prohibir la prostitución de menores de edad a través de la obligación de poseer una licencia.

Por el contrario, en el cantón de San Gall, el gobierno ha rechazado una moción en este sentido argumentando que ello es competencia de la Confederación.


Y en el cantón de Berna, donde la consulta para una nueva ley sobre la prostitución llegó a su fin el pasado lunes, también se remite a la Confederación.

Fin del recuadro


Traducción, Rosa Amelia Fierro, swissinfo.ch


Enlaces

×