Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Terremoto ONG suizas, codo a codo con guatemaltecos

La población guatemalteca de San Marcos, una de las más afectadas por el seísmo de 7.2 grados Richter que golpeó al país el pasado miércoles (07.11).

La población guatemalteca de San Marcos, una de las más afectadas por el seísmo de 7.2 grados Richter que golpeó al país el pasado miércoles (07.11).

(AFP)

Entidades civiles helvéticas laboran con población y autoridades guatemaltecas para coordinar las respuestas más urgentes y evaluar los daños que causó el reciente terremoto. Medio centenar de personas perdieron la vida y miles resultaron damnificadas.

La Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) se mantiene pendiente del desarrollo de los acontecimientos, indicó el Ministerio suizo de Exteriores. Sin embargo, y toda vez que no ha recibido solicitud oficial de ayuda, Suiza no enviará por lo pronto equipos de socorro al país centroamericano.

Un terremoto de magnitud 7.2 en la escala de Ritcher golpeó este miércoles (7.11) la región noroccidental de Guatemala aunque fue percibido en toda la superficie nacional. Sus ondas llegaron también al sur de México y a El Salvador, donde se registró otro movimiento telúrico, de 4 grados, un día más tarde.

Las primeras cifras oficiales en Guatemala dieron cuenta de medio centenar de muertos, centenares de heridos, miles de damnificados y daños en infraestructura en perjuicio de cientos de miles de personas. Las estadísticas aumentan con el paso del tiempo y la evaluación de los daños.

Pocas horas después del seísmo, el Ministerio de Asuntos Exteriores en Berna, informó que hasta ese momento el Gobierno guatemalteco no había comunicado un pedido de ayuda internacional en el marco de las Naciones Unidas, y que, por lo tanto, Suiza no enviaría equipos de socorro.

Los responsables tanto de COSUDE (Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación), como de las principales organizaciones no-gubernamentales con proyectos en Guatemala se mantienen pendientes del desarrollo de los acontecimientos, precisó la dependencia.

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, declaró el jueves el “Estado de Calamidad” por 30 días en las zonas más afectadas: San Marcos, Quetzaltenango, el sur del Quiché y Huehuetenango. Según fuentes oficiales, con esta medida se busca identificar y reconocer el daño; priorizar acciones de emergencia y cumplir con el protocolo necesario para recibir ayuda internacional.

Helvetas en acción

En el terreno de los hechos, de inmediato se estableció una coordinación entre la Embajada suiza en Guatemala, el sector de Ayuda Humanitaria de COSUDE y la organización no gubernamental Helvetas Swiss Cooperation, muy activa en la zona afectada por la tragedia.

En entrevista con swissinfo.ch, desde Guatemala, Georg Weber, responsable de dicha ONG en el país centroamericano, confirmó “que en la zona más afectada por el cataclismo se implementan tres proyectos de Helvetas Swiss Cooperation, en los cuales trabajan 20 colaboradores, y que incluyen relaciones estrechas con varias organizaciones locales”.

Weber confirmó que “no hubo que lamentar víctimas humanas entre los colaboradores de Helvetas y sus familias aunque varios perdieron sus casas”.

Un factor favorable, a pesar de la magnitud de la tragedia, “fue que se produjo en la mañana. Muchas personas no estaba en sus viviendas o pudieron reaccionar rápidamente y abandonarlas, lo que redujo costos humanos”, explica.

La respuesta de la organización suiza fue inmediata: “una hora después del seísmo nuestro personal estaba prestando apoyo de emergencia en su vecindad”.

Rápidamente, “con apoyo de nuestros ingenieros se inició la evaluación del estado de casas y edificios para analizar los riesgos”, explica Weber a swissinfo.ch. Subraya que el Gobierno guatemalteco mostró “bastante agilidad para reaccionar y coordinar, lo que facilita nuestro apoyo en forma efectiva”.

El coordinador de la ONG suiza informó también “que desde el jueves se fortaleció la coordinación entre las diversas organizaciones a través de las administraciones municipales, iniciativa que es muy importante”. Weber anticipa “daños significativos en la infraestructura…La evaluación de los daños indicará la gran necesidad de contribuir a reparar o reconstruir escuelas, centros de salud y dar apoyo a la reconstrucción de las viviendas familiares”.

ONG suizas activas en Guatemala

“Me he comunicado con mis colaboradores locales en Guatemala en las últimas horas y ellos me han confirmado la gravedad y el impacto del seísmo, especialmente en la zona de San Marcos, donde trabajamos con varias contrapartes locales”, señaló por su parte Karl Heuberger, responsable en la sede central de HEKS -organización de cooperación protestante- de los proyectos en ese país centroamericano.

Heuberger confirmó a swissinfo.ch el “rol importante que hajugado la Embajada suiza en Guatemala, promoviendo la coordinación y sinergias de las ONG que estamos presentes allí, principalmente Helvetas, HEKS, Acción Cuaresmal y Caritas”.

Enfatizó también la importancia de sostener activamente a la población de esa región afectada. “Trabajamos allí con la diócesis dirigida por el Obispo Alvaro Ramazzini; con organizaciones de base; de defensa jurídica y protección del medio ambiente; y con actores indígenas”, explicó.

“Es una población muy organizada y al mismo tiempo muy vulnerable”, analizó Heuberger, experto suizo en Centroamérica.

“No solo debemos responder con ayuda de emergencia en situaciones dramáticas como la actual, sino reforzar la cooperación de fondo, a largo plazo, para consolidar los grandes esfuerzos que realiza la población local en su combate contra la pobreza y a favor de su viabilidad social, humana, ecológica y ciudadana”, concluyó.

Buscan sobrevivientes

El número de muertos por el fuerte sismo que azotó Guatemala se elevó el jueves a 52 personas, mientras que socorristas seguían buscando sobrevivientes en el noroeste del país, la región más golpeada y donde miles de viviendas resultaron dañadas.

El epicentro del sismo, de magnitud 7.4 y el peor desde 1976 en el país centroamericano, fue en el mar, a 24 kilómetros al suroeste del pueblo portuario de Champerico.

Las muertes se debieron sobre todo al derrumbe de casas en distintos pueblos de los departamentos de San Marcos y Quetzaltenango, cerca de la frontera con México.

"Esperamos tristemente que este número vaya a seguir aumentando", dijo el presidente Otto Pérez Molina en conferencia de prensa.

También hubo muertos y heridos a consecuencia de deslaves sobre carreteras y caminos rodeados de montañas.

Pérez Molina detalló que 22 personas se encontraban aún desaparecidas y 2,263 viviendas tuvieron distintos niveles de daños.

El terremoto del miércoles se sintió también en el vecino El Salvador y hasta en la populosa capital de México, donde hubo evacuaciones de edificios pero no se registraron daños.

Fuente: Reuters

Fin del recuadro

swissinfo.ch


Enlaces

×