Navigation

Skiplink navigation

Un abril de récord dispara la sequía en Suiza

Aspecto que presentaba el lago de Constanza, en el municipio de Triboltingen, debido a la persistencia de la sequía que vive Suiza. Keystone

Las altas temperaturas y el ambiente seco y soleado seguían este martes reinando en toda la Confederación para acentuar algo más la persistente sequía que azota al país desde hace varias semanas.

Este contenido fue publicado el 26 abril 2011 - 18:48
Iván Turmo, swissinfo.ch

Esto mantiene la alarma ante el riesgo de incendios forestales en buena parte de Suiza. La Oficina Federal de Medio Ambiente está en alerta y muchos cantones prohíben hacer fuego.

“Desde el punto vista hidrológico, la situación todavía no es crítica”, explicó Silvia Morf, científica del Instituto de de Hidrología del Ministerio de Medio Ambiente, a swissinfo.ch.

Un masa de aire frío procedente del sur de Alemania con dirección a Francia va a originar un tiempo inestable y menos cálido desde mañana miércoles y hasta el próximo viernes. Esto propiciará la aparición de chaparrones, principalmente en las montañas. Para el fin de semana que viene, el tiempo se anuncia de nuevo estable, apuntó el servicio meteorológico suizo Meteosuisse.

Este año amenaza con vivirse “una de las más importantes sequías desde 1864”, el año en que comenzaron a realizarse mediciones en Suiza, dijo el experto de Meteosuisse, Olivier Duding, a la agencia AFP.

La sequía en algunas regiones desde principios de este año han hecho de 2011 uno los más secos de toda la historia. Una situación comparable a la vivida en 1884 y 1921, o en menor medida, a la de 1976, estima Meteosuisse -con solo un 30-40% de las precipitaciones habituales registradas a mediados de abril en la Suiza de lengua francesa y en el centro del Estado.

Vacas a dieta

El servicio meteorológico lanzó también una alerta debido a la sequía que afecta al país ante el elevado riesgo de incendio forestal. Incluso las vacas suizas que suelen pastar hierba fresca han debido cambiar su dieta de manera forzada y pasar a engullir suplementos dietéticos o de régimen.

Y eso a pesar de que la lluvia volvió a hacer su aparición el pasado fin de semana, en especial, en la parte francófona de Suiza. Sin embargo, las precipitaciones fueron insuficientes para aumentar los niveles de agua existentes y “para compensar el déficit acumulado desde el comienzo del año”, según comentó MeteoNews, el mayor proveedor privado de servicio meteorológico nacional.

“Las reservas de agua son especialmente bajas en la meseta suiza (Mitelland). En el resto de país los niveles se mantienen normales en esta época del año. Los lagos de Murten, Neuchâtel y Biel son los que presentan los niveles de agua más bajos”, indicó Silvia Morf a swissinfo.ch.

La sequía ha llevado a la mayoría de los cantones a emitir advertencias. Diez de ellos han prohibido hacer fuego en los bosques o en sus cercanías, mientras que Uri, el Tesino y Friburgo no permiten encender ningún tipo de hoguera al aire libre. Aún así, los incendios de matorrales aumentaron en el fin de semana de Semana Santa.

Incendios en Semana Santa

Cerca de dos hectáreas de bosque ardieron en el cantón de los Grisones, en una región de difícil acceso, cerca de un telecabina en la comuna de Celerina. El fuego comenzó al mediodía y no pudo ser extinguido hasta la noche, gracias a la movilización de cerca de 60 bomberos y tres helicópteros. El accidente pudo ser ocasionado por un cigarrillo lanzado desde el citado telecabina, señaló la agencia suiza ATS.

Además, otras tres hectáreas de bosque se quemaron el pasado domingo en la región de Maggia, cantón del Tesino. Con la ayuda de un helicóptero, bomberos de la zona y de Locarno se logró contener el fuego en dos horas.


Unos 80 metros cuadrados ardían el sábado por la tarde en Lenggenwil (San Gall) antes de que los bomberos pudieran acabar con el fuego.

Asimismo, una docena de incendios forestales sacudieron el cantón de Vaud desde el pasado lunes, dijo la policía cantonal en un comunicado. Las causas son las negligencias de los que practican las barbacoas y de los fumadores que tiran sus colillas en el bosque. El cantón prohibió desde mediados de abril hacer fuegos en el campo.

Un mes récord

Los meteorólogos hablan ya del “mes de abril del siglo”, porque la temperatura ha sido, de media, unos cuatro grados superior de lo normal. En lugar de los 152 litros de lluvia por metro cuadrado esperados en Lugano durante este mes, no ha llovido absolutamente nada.

La lluvia no cae, como de costumbre, desde el comienzo del año en Suiza. En el norte de los Alpes los meteorólogos anotan el mayor déficit de los últimos 10 años. Muy escasa ha sido la lluvia en los tres primeros meses del año en el país helvético. Los números indican que las precipitaciones son dos veces menores a lo normal.

El déficit de lluvia ha alcanzado el nivel de récord en Ginebra. Los expertos señalaron que solo han caído 81,3 milímetros entre enero y finales de marzo. Este valor es la tercera cantidad más baja registrada desde 1963, indicó Meteosuisse.

Lluvias insuficientes

Estos últimos días, las precipitaciones máximas se registraron en Moléson -10,5 milímetros de lluvia en 12 horas.

En la madrugada del domingo, se midió un milímetro en Neuchâtel, dos en Ginebra y Nyon y tres en Lausana, según los datos de MeteoNews, el mayor proveedor privado de servicio meteorológico nacional.

End of insertion

Condición frecuente

De acuerdo con un el informe del instituto Agroscope de 2010, Suiza iba a experimentar una escasez de lluvia. El pronóstico señalaba que la fuerte sequía que afectó al país en 2003 se convertiría en una condición frecuente en verano. 

El mismo informe precisaba que el 26% de las tierras agrícolas y el 41% de los terrenos potencialmente cultivables de Suiza están en riesgo debido al cambio climático.

En lugar de las 38.000 hectáreas de tierra que actualmente reciben irrigación regular, unas 400.000 hectáreas la necesitarán en 2050.

Las tierras de cultivo, repartidas a lo largo de los valles bajos del norte y los valles, han sido las más afectadas por la cada vez más frecuente sequía del verano, incluyendo el valle del río Rin.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo