Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Universitarios españoles en Suiza La principal barrera es el idioma



La Facultad de Economía de San Gall es una de las más prestigiosas en Europa.

La Facultad de Economía de San Gall es una de las más prestigiosas en Europa.

(Keystone)

Los españoles lideran en Europa la clasificación de universitarios que salen al extranjero para proseguir su formación. Suiza, no obstante, es un destino poco solicitado.

Durante el año académico 2010-2011, España fue el país que más estudiantes (36.183) envió a otras universidades europeas a través de Erasmus, un programa faro de intercambio creado por la Unión Europea (UE) hace un cuarto de siglo.

Como parte de una reciprocidad espontánea, España fue también el país que más interés despertó entre los universitarios de otros miembros de la UE (recibió 37.432) durante el mismo periodo, según cifras de la Comisión Europea (CE).

Sin embargo, los rescates financieros y recortes presupuestarios que ha vivido la zona euro en los últimos años han comenzado a provocar estragos sobre el presupuesto dedicado a las becas universitarias. Erasmus, cuyo costo anual es de 450 millones de euros (540 millones de francos suizos), enfrentará problemas de financiamiento a partir de 2013.

Pese a ello, por inquietud personal o por las presiones que ha impuesto la crisis, los jóvenes españoles siguen motivados a trascender sus fronteras. Un estudio sobre la movilidad juvenil publicado por el  Eurobarómetro –sondeo auspiciado por el Parlamento Europeo- reveló que 7 de cada 10 jóvenes españoles de menos de 29 años manifestó interés en 2012 por abandonar España en busca de nuevas oportunidades académicas o laborales.

En el abanico de opciones disponibles, Suiza se mantiene como un destino poco explorado, entre otras razones por la barrera de la lengua. Y no es poco común que los estudios de los jóvenes universitarios españoles sean financiados en Suiza por sus propias familias.

Un sistema exigente

Mariana Carrillo Vázquez tiene 18 años. Nació y creció en Barcelona y a partir de 2012 se matriculó en la carrera de Economía en la Universidad de San Gall.

“Aquí el primer año es mucho más difícil que en España. En Suiza hay muchísima gente que no asiste a la universidad, ésta es solo para los más aplicados. En España, la mayoría de la población hace una carrera. Creo que no todo el mundo debería ir a la universidad”, dice a swissinfo.ch.

Carrillo Vázquez estudió en la Escuela Suiza de Barcelona, lo que le permitió un buen dominio del alemán. “Aun así, elegí una de las universidades más difíciles de Suiza y, tanto otros amigos españoles como yo, suspendimos. Se nos fue de las manos. Además, es una universidad en la que suspenden alrededor de 60% de los alumnos”, dice.

“En mi caso, otorgaría un 10 a la experiencia de vida que he adquirido, pero en lo académico, no es fácil aprobar en una universidad de alto nivel, cuando las materias no son impartidas en tu lengua matera”.

Mariana Carrillo no solicitó ninguna beca. Sus padres cubren gran parte de sus gastos actualmente y ella se ocupa de buscar pequeños trabajos para complementar sus ingresos. Su intención es seguir en Suiza, aunque en el presente se plantea la posibilidad de cambiar de universidad.

Falsas becas suizas

El Ministerio helvético de Economía, Formación e Investigación exhorta a los estudiantes extranjeros interesados en obtener una beca en Suiza que no se dejen engañar por las falsas convocatorias que circulan en la Internet.

La Comisión Federal de Becas para Estudiantes Extranjeros (CFBE) jamás da a conocer dichas convocatorias por e-mail, señala el Ministerio en su web. 

Las becas son manejadas de forma directa por las Embajadas de Suiza en los distintos países del mundo. Los estudiantes jamás deben contestar a estos e-mails, y menos aún, enviar de dinero.

Fin del recuadro

Las becas helvéticas

La Embajada de Suiza en Madrid confirma a swissinfo.ch que cada año publica una convocatoria destinada al otorgamiento de becas de excelencia para investigadores y artistas ibéricos. El plazo para presentar solicitudes para el ciclo 2013-2014 concluyó en diciembre pasado, y la convocatoria para el año 2014-2015 será presentada en julio.

Los estudios están previstos en universidades suizas, escuelas politécnicas federales y escuelas superiores especializadas.

“El Gobierno helvético concede tres o cuatro becas de investigación para doctorado o postdoctorado, y/o master en estudios artísticos (para alumnos españoles), y lo hace en función de las solicitudes que recibe y las cualidades del dossier”, explica a título institucional la legación helvética en Madrid.

“La Comisión Federal de Becas para Estudiantes Extranjeros dispone de un presupuesto de 10 millones de francos suizos anuales, que permiten conceder unas 500 becas a alumnos de 190 países”, precisa la embajada.

La crisis hace mella en la educación

En 2013, el Gobierno español redujo un 3,8% el presupuesto destinado a las becas de estudios superiores, con lo que esta partida de gasto quedó en 1.222 millones de euros.

Actualmente, las universidades españolas se encuentran entre las más caras de Europa. El alumnado debe pagar de su bolsillo el 20% del coste de sus estudios, según el Observatorio del Sistema Universitario de España. Solo Reino Unido, Irlanda, Italia, Holanda y Portugal cobran matrículas más caras, precisa.

En la República Checa los estudios son gratuitos. En Francia, un estudiante eroga anualmente alrededor de 300 francos suizos durante un ciclo académico (presupuesto independiente de sus gastos personales). En Bélgica, 550 francos. En Austria, 840 francos. Y en España, 1.000 francos.

Ante los recortes que podría experimentar el programa Erasmus a partir del curso 2013-2014, los universitarios españoles pueden solicitar una beca MAEC-AECID (Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo) para estudiar en países de todos los continentes. En 2012, ninguna tuvo a Suiza como destino.

Fin del recuadro

Nivel alto

Ornellas Vico Begara tiene 20 años y actualmente repite el primer año de la carrera de Relaciones Internacionales en la Universidad de Ginebra. “Lo mejor de la experiencia en Suiza ha sido la riqueza que me ha ofrecido convivir con otras culturas. Soy mucho más abierta de mente y me intereso por cosas diferentes”.

Entre los rasgos que más llaman su atención de las universidades suizas y sus estudiantes nativos destaca que “aquí la gente estudia algo por ambición –económica o vocacional-, y no simplemente por comodidad, por la posibilidad  de obtener un trabajo que te permitirá vivir cómodamente en el futuro”.

Vico Begara llegó a Ginebra hace tres años. La primera y más importante barrera que enfrentó también fue la lengua. “Había estudiado francés cinco años en el instituto, e hice un año preparatorio cuando llegué a Suiza. Pero una vez que empecé la carrera, a pesar de tener el nivel requerido, me resultó difícil. En ocasiones aún tengo la impresión de que estoy en desigualdad de condiciones con respecto a mis amigas suizas”, señala a swissinfo.ch.

Para Ornella, el sistema educativo suizo es mucho más estricto, “a veces demasiado cuadrado, e incluso injusto. Es un sistema que puede someterte a una gran presión, pero evidentemente, el nivel también es más alto”.

En su caso tampoco existió una beca de por medio. Fue su padre quien encontró una oportunidad laboral en Ginebra, cuando ella aún cursaba el bachillerato en Cataluña –como traductor de la ONU–, una oportunidad que representó cambios para toda la familia.

Pese a la carestía suiza, Ornella considera que ser universitario en Suiza no es tan costoso como en otros países. “Aquí no es muy cara la matrícula, unos 500 francos por semestre, más los libros y documentos de clase, pero siempre hay alternativas como plataformas en Facebook de antiguos estudiantes que venden sus libros a precios asequibles”.

Ambas estudiantes tienen claro y coinciden en que dados los tiempos que corren en España, especialmente complejos para los jóvenes, su futuro está en Suiza durante varios años más.

swissinfo.ch


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×