Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Solidaridad suiza para niños con cáncer en México

La Casa de la Amistad en la Ciudad de México. 

(pjbuffe)

Para luchar contra la segunda causa de muerte infantil en México, la Casa de la Amistad brinda apoyo a pequeños sin recursos.

La institución cumple sus metas gracias a la generosidad de donantes, como empresarios suizos en México, un grupo de voluntarios de la Suiza de expresión italiana y hasta la esposa de Joseph Deiss.

Al lado del elevador que permite a los niños enfermos de cáncer subir a los pisos superiores de la Casa de la Amistad, donde se encuentran 50 cuartos, una placa recordatoria llama la atención: Este ascensor fue donado el 12 de enero de 1996 por el 'Grupo Voluntarios Della Svizzera Italiana’.

Este elevador es una huella tangible del gesto de solidaridad suiza. Pero la ayuda de los suizos de habla italiana no se quedó ahí, tal como lo recalca Tessie Picazo, patrona vocal vitalicia y presidenta de la institución hasta fines del 2004.

"Desde hace diez años, han venido cada año a México para hacer un donativo y sostener el programa de tratamiento de muchos niños que han sido apoyados por esta comunidad suiza italiana", indica Picazo.

El grupo de donantes helvéticos es encabezado por el ingeniero Federico Mari.

Apoyo integral

Desde su fundación en 1990, la Casa de la Amistad ha apoyado a más de 3.600 niños de escasos recursos. Actualmente, 500 jóvenes enfermos acuden regularmente a esta casa ubicada en el sur de la ciudad de México.

Ahí reciben un apoyo integral, que define de esta manera Tessie Picazo: "A través del programa de albergue y de banco de medicamentos, les ofrecemos a los niños absolutamente todo lo que necesitan para curarse". Esta institución no sólo les da alojamiento, pero toma también a su cargo todos los gastos médicos.

Aporte suizo

Desde un principio, la Casa de la Amistad contó con la solidaridad de la población. Sus donativos permitieron, primero, construir el albergue y, después, asegurar su funcionamiento. También cuenta con el apoyo de personas que optan por ser el "ángel guardián" de un niño o apadrinar una habitación.

Entre los donantes se encuentran grandes compañías suizas que regalaron productos, como cemento o alimentos; otras ofrecieron descuentos en medicamentos. También empresarios suizos en México aportaron su contribución en el correr de estos 15 años. Y algunos siguen haciéndolo.

Es el caso del dueño del Bosque de los Árboles de Navidad, Ernesto Maurer, quien pertenece además al patronato de la Casa. Es también el caso de la empresa Schindler, que ofrece el mantenimiento del ascensor que le vendió al Grupo de voluntarios de la Suiza Italiana.

Visita de la señora Deiss

En noviembre pasado, esta institución tuvo la grata sorpresa de recibir a una personalidad helvética: la esposa del entonces presidente de Suiza, Joseph Deiss, durante su visita oficial a México.

Tal como lo explica Catalina Laguette, una voluntaria de esta institución, "después de haber visitado la Casa de la Amistad, el embajador de Suiza en México quedó muy impresionado, y cuando supo que venía el presidente de la Confederación acompañado de su señora, nos pidió que le mostráramos a la primera dama el albergue".

Ahí, la señora Deiss descubrió el trabajo muy valioso que se hace en beneficio de los niños mexicanos con cáncer.

Al visitar esta institución, "estuvo muy interesada en conocer como funciona la Casa de la Amistad; le enseñamos todo, vio a los niños y quedo tan contenta de ver que teníamos una obra tan fabulosa, que nos mandó un donativo", recuerda Catalina Laguette, quien trabajó durante 30 años en la Embajada de Suiza en México.

Aval y garantía

Además de su aporte, la presencia de la primera dama de Suiza ha sido también, a juicio de Tessie Picazo, "la garantía más grande de la transparencia y de la eficacia de esta obra". Considera que fue un aval para que "cualquier persona del extranjero, especialmente de Suiza, quiera donar a la Casa de la Amistad".

Apoyo integral a los niños con cáncerEnlace externo en MÁS SOBRE EL TEMA

swissinfo, Patrick John Buffe desde la Ciudad de México

Datos clave

Fundada en 1990, la Casa de la Amistad para Niños con Cáncer brinda apoyo integral a niños de escasos recursos que padecen cáncer en México.

En este país, un alto índice de población no cuenta con seguro médico o con los recursos para pagar un tratamiento largo y costoso como el del cáncer.

Fin del recuadro

Contexto

- La esposa del ministro suizo de Economía, Joseph Deiss, visitó la Casa de la Amistad en noviembre de 2004, durante la visita oficial de Deiss en 2004 a México, en calidad de presidente de la Confederación Helvética.

- El Gruppo Volontari della Svizzera Italiana (GVSI) nació en el mayo de 1975. Es una asociación de adultos y jóvenes procedentes de la Suiza de lengua italiana que desarrolla actividades sociales, como por ejemplo, el trabajo de los voluntarios en situaciones de emergencia.

- En México, este grupo apoyó a la víctimas del terremoto que sacudió la capital en 1985; un centro para la infancia y la salud; en 1996 ofreció un ascensor a la Casa de la Amistad para Niños con Cáncer y actualmente da apoyo a 20 niños enfermos de cáncer.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Teaser Longform The citizens' meeting

«ALZATE LE MANI PER IL MIO COMUNE!»

The citizens' meeting

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes