Navigation

Suiza, más vulnerable en 2009

Hans-Rudolf Merz debió afrontar a la prensa ante las tensiones con Libia. Keystone

Concesiones sobre el secreto bancario, lista gris, crisis con Libia, votaciones sobre alminares, caso Polanski: el 2009 fue un año particularmente difícil par Suiza y para su imagen en el exterior. En el centro de las críticas ha estado el gobierno y el presidente Hans-Rudolf Merz.

Este contenido fue publicado el 31 diciembre 2009 - 21:20

Un “annus horriblis”, dicen algunos de este año del que Suiza se despide.

“Me tocó mi annus horriblis”, admitió recientemente Hans-Rudolf Merz en declaraciones al diario ‘SonntagsZeitung’ que han clasificado al presidente entre los grandes “perdedores” del 2009.

El también encargado de la cartera de Finanzas debió gestionar, afrontar y recibir las críticas de un año de crisis, caracterizado por ataques duros a nivel internacional contra la plaza financiera helvética y contra su secreto bancario, uno de los pilares institucionales de Suiza.

Sin dramatizar, el país ha vivido el golpe más duro en 2009 tras el ocurrido en 2001 con el fin de Swissair, la compañía aérea suiza, uno de los emblemas de prestigio nacional. Este hecho convirtió a Suiza en un país un poco más normal, en donde no todo funciona necesariamente a la perfección, opinan los observadores.

Este año, en cambio, afloró la imagen de una nación más vulnerable. Par el diario francés ‘Le Monde’, el modelo helvético ha mostrado este año diversas “grietas”. “Votaciones antialminares, caso Polanski, supresión parcial del secreto bancario: el país considerado un paraíso si encuentra acosado y con dudas”, se leía en diciembre en las páginas del cotidiano.

La primera grieta del modelo suizo y en particular del secreto bancario surgió en febrero, cuando el gobierno suizo se vio obligado a aprobar un acuerdo extrajudicial concluido entre el banco UBS y las autoridades estadounidenses. La banca helvética, acusada de haber ayudado activamente a miles de de ciudadanos estadounidenses a defraudar el fisco en EE.UU., aceptó revelar datos de 250 clientes.

Brecha abierta

El ataque de la justicia estadounidense abrió una brecha histórica, en la cuál se enfilaron de inmediato diversos países europeos vecinos y socios económicos destacados de Suiza. En primer lugar, Alemania, seguido de Francia e Italia.

“En menos de un mes, amordazada por Alemania, Francia, Gran Bretaña y los Estados Unidos, la Confederación ha decidido ceder a las presiones”, escribe ‘La Repubblica’ el 13 de marzo, día en el que Merz anuncia el gobierno suizo acepta los estándares impuestos por la OSCE, en el intento de abandonar la lista gris de paraísos fiscales.

Dura prueba

“El 2009, en política exterior, ha puesto a nuestros nervios en una dura prueba”, reconoció hace pocos días la ministra de Asuntos Exteriores Micheline Calmy-Rey. “Debimos jugar continuamente a los bomberos. Fue un año verdaderamente difícil.”.

Una de las pruebas fue el largo pleito con Libia que detuvo a dos ciudadanos suizos como represalia de la detención de un hijo del líder libio, Moamar Geddafi en Ginebra en 2008. Fue el presidente Merz el que se jugó en varias ocasiones su credibilidad y estuvo durante meses bajo enormes presiones internas.

Suiza ha estado al centro de pesadas criticas también por el arresto del cineasta Roman Polanski, buscado por la justicia estadounidense, y por la decisión en las urnas de prohibir la construcción de nuevos alminares en el país, ocurrida en noviembre pasado. Un voto que “viola la libertad de culto”, indicó el semanal alemán ‘Der Spiegel’, y que “debe provocar vergüenza a Suiza y preocupar a Europa”, añadió ‘The Guardian’.

Capacidad de resistencia

“En el 2009, Suiza se encontró así a la defensiva”, indicó el periódico zuriqués ‘Neue Zürcher Zeitung.

No obstante, “El modelo helvético ha mostrado su capacidad de resistir incluso en tiempos de crisis”, afirma por su parte el ‘Weltwoche’, recordando los puntos fuertes de Suiza: “En todos los ámbitos más importantes se posiciona aún mejor hoy que otros vecinos europeos. El desempleo es más bajo, el endeudamiento ha sido contenido y la baja coyuntura han sido confrontadas bastante bien”.

Armando Mombelli, swissinfo.ch

Cronología

10 de febrero: pérdidas históricas de casi 20 mil millones de francos en el 2008 para el UBS.

18 de febrero: UBS paga una multa de 900 millones de francos y dirige informaciones de 250 clientes a la justicia estadounidense.

13 de marzo: El gobierno suizo anuncia concesiones sobre el secreto bancario y acepta adecuarse a los estándares de la OSCE sobre asistencia administrativa en materia fiscal.

2 de abril: el G20 coloca a Suiza en la lista gris de paraísos fiscales.

31 de julio: para evitar un proceso judicial, UBS acepta entregar datos de 4.450 clientes estadounidenses a las autoridades fiscales de ese país.

20 de agosto: el presidente de la Confederación Helvética, Hans-Rudolf Merz se disculpa ante Libia por el arresto de Hannibal Gaddafi, hijo del líder libio Moamar Gaddafi.

26 de septiembre: buscado por la justicia estadounidense desde hace ya 30 años, el cineasta Roman Polanski es arrestado en Zúrich.

29 de noviembre: la iniciativa popular para prohibir la construcción de nuevos alminares en Suiza es aceptada por el 57% de la ciudadanía en votaciones federales.

1 de diciembre: los dos ciudadanos suizos retenidos por Libia son condenados a 16 meses de detención por un tribunal de Trípoli. Un segundo proceso está programado para principios de enero.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.