Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza, país preferido por los emigrantes alemanes

Los alemanes, bien recibidos en el mercado laboral de Suiza.

(Keystone)

Suiza ha rebasado a EE UU en las preferencias de los emigrantes germanos. En Alemania el desempleo es alto, mientras que en Suiza hay salarios bien remunerados y la calidad de vida es superior.

En el árido mercado laboral suizo son muy bien recibidos los alemanes que gozan de buenas cualificaciones. No obstante, esta tendencia también presenta riesgos a plazo medio.

El año pasado 14.409 alemanes se domiciliaron en Suiza. Con ello, el pequeño vecino sureño superó a Estados Unidos en las preferencias de los alemanes expatriados.

En Suiza ya viven 160.000 germanos. Entre ellos se encuentran jefes de grandes compañías (como por ejemplo, Oswald Grübel en el Credit Suisse o Carsten Schloter en Swisscom), médicos en hospitales, maestros en universidades, personal especializado en laboratorios de investigación, intendentes de teatro o empleados del sector de la restauración o en la construcción.

En todas partes sus servicios son valorados. La razón se debe a que son diestros, bien formados profesionalmente y en su país, con frecuencia, no son requeridos. En julio, el desempleo en Alemania llegó al 12%.

Allá, un alto nivel de desempleo; aquí, carencia de especialistas

En Suiza la tasa de desempleo se situó en 3,1%. Mientras que el motor económico alemán traquea desde hace años, la curva de crecimiento de la economía suiza sigue ascendiendo, aunque con moderado dinamismo.

"Si la economía va bien aquí, las empresas en Suiza no encuentran más personal y deben reclutar gente del exterior", dice Charles Bélaz, director general de la agencia de empleo Manpower Suiza.

Esta tendencia se acentúa por razones demográficas, ya que en Suiza cada vez menos jóvenes ingresan al mercado laboral.

Buena vida

Lo que indica Bélaz sobre el sector químico farmacéutico, donde empresas de renombre resultan atractivas por su oferta laboral, tiene validez en todos los rubros de la economía: "El salario en Suiza es alto, pero también los gastos adicionales".

Ralf Bopp de la Cámara de Comercio Alemania-Suiza cita otros puntos positivos: gran poder adquisitivo y buenas condiciones de vida.

Suiza es un sitio solicitado no sólo por la gente sino también por las empresas germanas, gracias a la oferta de mejores condiciones fiscales, buena infraestructura y alta productividad.

Sin reflejo de rechazo

En la década de los años 60, cuando Suiza -en alta coyuntura-, trajo trabajadores de Italia para mantener el impulso, también se buscó mantener los valores suizos a través de varias iniciativas políticas.

Aquellos intentos de defensa en contra de los inmigrantes llegados del norte no son considerados actualmente. La Comisión Federal de Extranjeros indica que no hay problema alguno con la integración de los alemanes, porque ellos tienen las mismas condiciones de vida y hablan alemán, el principal idioma de Suiza (donde, en realidad, se hablan dialectos germanos).

Tampoco se conocen tensiones con respecto a los alemanes en el mercado laboral. En el sector salubridad, donde se encuentra la mayoría de los empleados germanos, no hay competición por las plazas de trabajo, según informan las organizaciones sindicales.

Aprovechar el potencial hasta ahora inutilizado

Suiza no puede ni debe confiarse mucho de la contribución de los germanos al Producto Interno Bruto de Suiza, consideran tanto Charles Bélaz, de Manpower, como Ralf Bopp, de la Cámara de Comercio Alemania-Suiza.

Debido a que la población en ambos países está envejeciendo a la par, dentro de cinco a diez años habrá una falta de fuerza laboral cualificada, advierte Bélaz.

Y para llenar estos vacíos, Suiza requerirá echar mano de tres soluciones potenciales: que la vida laboral se prolongue, que se establezcan mejores condiciones para que las mujeres puedan ingresar de nuevo al mundo del trabajo y que también se facilite el acceso al mercado de trabajo para las personas con algún grado de invalidez.

Ralf Bopp no cree que Suiza pueda dormirse en sus laureles por mucho tiempo como el país preferido por la emigración alemana. "La tendencia se enfila hacia la competencia intereuropea para obtener a los más talentosos", indica este alemán que desde hace 16 años vive en Suiza. Los jugadores con las mejores habilidades en ese mercado: Zúrich, Ginebra, Múnich, Stutgart, Francfort, Viena, Lyon, París y Londres.

swissinfo, Renat Künzi
(Traducido del alemán por Patricia Islas Züttel)

Datos clave

A finales de 2004 vivían en Suiza 1,6 millones de extranjeros, el 21,8% de la población total.

De este total, 820.000 se encuentran participando activamente en el mercado laboral suizo.

Fin del recuadro

Alemanes en Suiza

De los 144.815 alemanes que viven en Suiza, según los registros del 2005, 10% de ellos (14.409) llegaron el año pasado para residir dentro del territorio helvético.

A mediados de 2006 se encontraban registrados 162.000 alemanes en Suiza. El número de germanos en este país se ha duplicado desde 2002, tras la entrada en vigor del acuerdo de libre circulación de personas, concretado con la Unión Europea.

Los estudiantes germanos también se inclinan por Suiza al momento de decidir un destino fuera de Alemania para su formación. 7.000 jóvenes, es decir, el 10,3% del total de estudiantes alemanes en el extranjero se encuentran inscritos en universidades suizas.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×