Navigation

Suiza contempla prolongar y fortalecer restricciones

Los restaurantes podrían mantener sus puertas cerradas hasta marzo si el Gobierno decide prolongar las restricciones en vigor. Keystone/Urs Flüeler

El Gobierno de Suiza anunció este miércoles su intención de prolongar las restricciones en vigor (cierre de bares, restaurantes, centros deportivos, de ocio y deportivos) por cinco semanas más, e incluso fortalecerlas, dada la delicada situación epidemiológica. La decisión final será dada a conocer el 13 de enero.

Este contenido fue publicado el 06 enero 2021 - 16:44

Asimismo, las autoridades federales informaron que desde el 9 de enero quedan suprimidas las excepciones que habían sido acordadas a los cantones con una evolución positiva en la lucha contra la propagación del coronavirus. Es decir, desde el sábado, las restricciones rigen en todo el país.

La ampliación de los cierres anunciados el 18 de diciembre será sometido a consulta con las autoridades cantonales. Las medidas están en vigor hasta el 22 de enero, pero podrían prorrogarse hasta finales de febrero. En tal caso, se adoptarán nuevas medidas a fin de mitigar el impacto económico en los sectores afectados, indicó el Gobierno.

En conferencia de prensa, el ministro de Salud, Alain Berset, explicó que si bien las cifras actuales no reflejan adecuadamente la situación epidemiológica, el número de pruebas realizadas sigue siendo significativamente menor que antes de las vacaciones y no se puede descartar un aumento del número de casos.

Señaló igualmente que la aparición de nuevas variantes de la COVID-19, más contagiosas, aumenta la probabilidad de un rebrote y que la situación epidemiológica sigue siendo tensa: el número de infecciones, hospitalizaciones y fallecimientos, así como la carga de los trabajadores de la salud, sigue siendo muy elevada.

En un comunicadoEnlace externo, las autoridades precisaron que el anuncio de este miércoles tiene como objetivo apoyar la planificación de las empresas en cuestión y su personal.

Nuevas medidas

El Gobierno también consultará a los cantones sobre un posible endurecimiento de las restricciones para poder reaccionar rápidamente en caso de necesidad. Las medidas previstas se refieren a la obligación de trabajar desde el hogar, el cierre de comercios, límites adicionales en las reuniones y eventos privados, una mayor protección de las personas vulnerables y medidas más amplias en el lugar de trabajo.

Por su parte, los cantones examinarán las medidas que podrían adoptar en las escuelas de nivel obligatorio, aún abiertas, si fuera inevitable una mayor intervención.

Nivel nacional

El Gobierno también decidió que las mismas normas básicas se apliquen en toda Suiza. Por consiguiente, los cantones ya no podrán flexibilizar los cierres en caso de una situación epidemiológica favorable. De esta manera, las autoridades quieren evitar el turismo de compras y culinario entre los cantones y aumentar la aceptación de las medidas. Para ello, han adaptado la Ordenanza COVID-19 a la situación especial. Esta enmienda entrará en vigor el sábado 9 de enero.

Vacunas

Durante la conferencia de prensa de este miércoles, Berset se refirió igualmente a la campaña de vacunación que empezó en Suiza el 23 de diciembre. Manifestó su estupefacción ante las críticas de que Suiza había actuado con demora en la adquisición de las vacunas y recordó que, desde el pasado mes de marzo, el país se posicionó sobre el particular y reservó luego más de 15 millones de dosis.

Hasta el momento, señaló, han sido distribuidas 230 000 dosis y pese al desafío logístico la campaña de inoculación se desarrolla eficazmente. La aplicación de esas vacunas significará la protección de 2,7% de la población. Durante este mes de enero, Suiza recibirá medio millón de dosis, otro medio millón en febrero. El objetivo es haber inoculado a la población que lo desee, de aquí al verano.

Hasta el momento, Suiza ha pedido tres millones de dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech, autorizada justo antes de Navidad por Swissmedic, y ha reservado 7,5 millones de dosis de la vacuna Moderna, además de 5,4 millones de dosis de la firma AstraZeneca.

Berset insistió en que la situación epidemiológica es preocupante y exhortó a la población a mantener las medidas recomendadas para evitar los contagios (uso de mascarillas, distancia social, higiene) y, a someterse a una prueba de detección al menor síntoma de contagio.

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo