Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza empeñada en combatir mejor el rapto infantil

La perspectiva de los niños debe primar en caso de rapto.

(Keystone)

Suiza se propone dar mayor importancia al deseo de los niños secuestrados por alguno de sus progenitores separados.

Los menores deben contar con una protección jurídica adecuada y, sobre todo, recibir asistencia especializada, imparcial y pertinente. El gobierno ha dispuesto los pasos a seguir.

Enero 2005: la Corte Departamental de Justicia de Zúrich ordena el retorno a Australia de Melissa (9 años) y Jamie Wood (7), quienes en junio de 2001 habían vuelto a Suiza raptados por su madre Maya, divorciada del australiano Jamie Woods.

Apoyándose en la Convención de La Haya sobre el secuestro internacional de niños, el padre acudió a los estrados judiciales para reclamar el retorno de sus hijos a Australia, donde vivirían luego en hogares de acogida.

Maya impidió un primer intento de retorno de los niños amparándose en la clandestinidad. Pero la segunda vez no pudo hacerlo porque la Justicia de Zúrich recogió a los menores y los mantuvo alejados de la madre antes de enviarlos a Australia.

Acción imperiosa

Muchos psicólogos de niños y políticos se opusieron al retorno forzoso de Melissa y Jamie Woods, porque consideraban que el caso merecía una decisión distinta, una que anteponga el bienestar de los niños.

Tras la indignación pública causada por el caso Wood y en atención a un postulado de la diputada nacional Ruth-Gaby Vermot-Mangold, el ministro de Justicia Christoph Blocher encargó a una comisión el examen del asunto.

Nuevas reglas

El Gobierno suizo aprobó el informe de la comisión, cuyo contenido propone una serie de mejoras que, a su juicio, deben ser inscritas en una ley federal congruente con las normas internacionales sobre raptos de menores.

Según el presidente de la comisión, Andreas Bucher, profesor de Derecho Privado en la Universidad de Ginebra, son tres las recomendaciones esenciales:

"El niño debe tener una protección sistemática", declara Bucher a swissinfo al añadir que ese no es el caso en la actualidad. "Siendo ellos los directamente afectados, deben ser más escuchados en los procedimientos futuros y contar con un abogado que les represente".

Además, esos casos no atañen únicamente a los juristas. "Hace falta una red de especialistas: psicólogos y terapeutas a los que se pueda consultar. Ellos (los especialistas) tienen una visión más clara de la situación del niño". Así se reforzaría la posibilidad de que los padres lleguen a soluciones amistosas del conflicto.

Adecuaciones internacionales

Por otra parte hay que interpretar la Convención de La Haya sobre el secuestro internacional de niños más en función del bienestar del menor, adaptar la jurisprudencia para establecer que el interés del niño esté suficientemente garantizado en caso de rapto, señala Bucher.

Suiza preparará, junto con el proyecto de ley, una propuesta para adecuarse a la Convención de La Haya.

Agilizar los trámites

A juicio del psicólogo Heinrich Nufer, del Instituto para el niño y sus familiares Marie-Meiernhof y miembro de la comisión de expertos, "los procesos largos son muy problemáticos para los niños. Hay que agilizarlos".

Los procedimientos duran en la actualidad una media de diez meses. Con las sugerencias de los expertos se reduciría a seis meses. Las solicitudes para la devolución de niños raptados serían juzgados por una sola instancia y el veredicto podría, como hasta ahora, ser apelado ante el Tribunal Federal.

Experiencia traumática

"Los niños que en circunstancias parecidas a las del caso Wood son llevados sin siquiera poder despedirse del progenitor que queda, sufren una carga spicológica durante su vida", señala Nufer a swissinfo.

"Esos niños tienen cuadros dramáticos, imaginaciones. No solo quedaron sin su madre sino que tampoco tienen al padre y viven con gente extraña". Para los pequeños es determinante que uno de los progenitores se encargue de su bienestar. "Pueden ser el padre o la madre, o incluso los abuelos quienes cuiden del niño durante años", precisa Nufer.

swissinfo, Jean-Michel Berthoud

Contexto

En la devolución de hijos raptados por uno de sus progenitores, las autoridades deben hacer que los niños sean más escuchados y agilizar los trámites.

El Gobierno suizo aprobó el informe de la Comisión de expertos sobre la situación de niños secuestrados por uno de sus padres y ha encomendado al Ministerio de Justicia preparar hasta fines de 2006 un proyecto de ley que será sometido a consulta para mejorar los procedimientos en la materia.

Las recomendaciones de los expertos deben estar contenidas en un proyecto de ley con sujeción a las normas internacionales sobre rapto de menores, particularmente a los cánones de la Convención de La Haya sobre el secuestro internacional de niños.

Fin del recuadro

×