Navigation

Suiza en la Semana Verde de Berlín

Recinto suizo en la feria agraria de Berlín. www.gruenewoche.de

En medio de la crisis de las vacas locas que afecta a la Unión Europea, Suiza hace campaña para reconquistar la confianza de los consumidores ofreciendo en la popular feria agraria alemana sus carnes bovinas desecadas y curadas en regiones de alta montaña.

Este contenido fue publicado el 25 enero 2001 - 14:18

"Estamos en una situación completamente diferente", aunque, "por supuesto toda esta polémica hace presión sobre los mercados y nos afecta indirectamente", indicó en una entrevista con swissinfo Manfred Bötsch, director de la oficina federal de Agricultura helvética, quien asistió a la inauguración de la feria.

La Semana Verde, que será clausurada el domingo 29 de enero, no ha podido sustraerse a los efectos que ha tenido para la demanda la aparición de más de 15 casos de encefalopatía espongiforme bovina en Alemania. El consumo de carnes y embutidos ha experimentado un drástico descenso desde que se descubrió el primer caso en noviembre de 2000.

En Suiza "hemos adoptado medidas estrictas de control sobre la producción y la alimentación del ganado y ya podemos exhibir éxitos", agrega el funcionario gubernamental helvético, tras haber sido superada, aparentemente, en su país el impacto de los casos de vacas locas detectados tiempo atrás.

La evolución del agro en Suiza, después de la aprobación de la nueva ley de agricultura de 1998, encuentra algunos paralelismos en la nueva orientación que ha dispuesto ahora el Gobierno de Alemania para promover una producción más ecológica y proteger más al consumidor, señaló Bötsch.

"Las discusiones que tienen lugar estos meses en países vecinos son conocidas por nosotros... ya las hemos vivido entre 1992 y 1996, cuando preparábamos esta ley" afirmó.

Suiza presenta en la Semana Verde sus clásicos productos lácteos, vinos, carnes desecadas, sus célebres chocolates, especialidades en repostería tradicional helvética y está promoviendo el agroturismo entre los visitantes de la feria.

"Es evidente que, debido a nuestra situación natural, el énfasis continuará estando en el futuro en los productos lácteos", afirmó al respecto Bötsch.

Aunque las exportaciones de algunos productos lácteos crecieron entre 1990 y 1999, las de quesos se mantuvieron casi estables en dicho período, en torno a las 60.000 toneladas por lo que será necesario emprender nuevos esfuerzos de promoción.

También el sector vinícola se propone aumentar su participación en el comercio exterior. Las variedades de vinos tintos de Suiza han registrado un crecimiento de 143 por ciento en sus ventas al exterior en la última década. En cambio, los vinos blancos han visto reducidas sus ventas un 29 por ciento.

En tercer término los productores agrícolas helvéticos procuran incrementar las colocaciones en los mercados internacionales de algunas especialidades cárnicas, como la de los productos desecados y curados en alta montaña presentados en Berlín.

Más allá de estos sectores prioritarios los exportadores suizos se proponen también aumentar sus exportaciones de frutas secas y de productos de confitería fina, como las dulces "Meitschibei" (piernas de muchacha), la denominación en dialecto suizo-alemán de Berna de las tradicionales pastitas de avellanas que, según parece, no tardarán en conquistar los paladares más golosos del mundo.

Juan Carlos Tellechea, Berlín

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo