Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza festeja cepa de 2.000 años

(swissinfo.ch)

En el mundo sólo el cantón del Valais cultiva la 'Vitis aminea', cepa que recuerda la ocupación romana en Suiza al comenzar la era cristiana. Vétroz, pueblo que celebra el segundo milenio de la raíz, posee 13 de las únicas 20 hectáreas sembradas con la 'Amigne'.

En 'Las Geórgicas', poema consagrado al campo, escrito 50 años antes de Cristo, el poeta latino Virgilio, menciona la 'Vitis aminea' una cepa que los romanos cultivaban cerca de Nápoles para fabricar algunos de sus más refinados vinos.

La cepa sólo se conserva en un rincón de Suiza donde, en estos días -cuando la parra comienza a florecer- se celebra el 2.000 aniversario de la raíz romana.

Vétroz, pueblo vitícola del cantón del Valais, sudeste de Suiza, cerca a las orillas del Ródano, tiene el privilegio de poseer 13 de las únicas 20 hectáreas de la 'Amigne' (denominación francesa) cultivadas en el mundo.

Desde hace 5 años el pequeño municipio dedica una fiesta a la cepa dos veces milenaria, cuya edad no ha podido ser genéticamente determinada, pero de la cual dan testimonio otros autores clásicos romanos.

"Como otras cepas locales, la Vitis Aminea fue transportada por los romanos a través de los Alpes y se conservó en Vétroz", explica a swissinfo Jean-René Germanier, uno de los 15 bodegueros que comparten el honor de producir vinos a partir de la 'Amigne'.

El cantón del Valais es la única región de Suiza que guarda estos recuerdos de la ocupación romana durante los comienzos de la era cristiana.

La 'Amigne' es una cepa blanca, vigorosa, de hojas bien recortadas, brillantes y lisas en la parte superior. Los racimos son largos, poco apretados y de granos pequeños que favorecen el aroma. En opinión de los degustadores, la vieja planta genera un vino de fuerza impresionante y de un perfume próximo al olor de la miel fresca y la cáscara de mandarina.

En todo el Valais, sobre todo en Vétroz, se producen cerca de 120.000 litros de vinos originados en la planta. Jean-René Germanier, uno de los más conocidos productores de la región, dice que es una cantidad insuficiente para responder a una creciente demanda, local e internacional.

"Los suelos de Vétroz, en capas de pizarra oscura, añaden a la cepa una peculiar expresión mineral. El leve contenido tanino de sus vinos -raro en los blancos- permite beberlos como acompañantes de platos orientales, de quesos o de foie gras", precisa con deleite Jean-René Germanier.

¿Cómo resistió la 'Vitis aminea' a las plagas que devastaron la viticultura europea a lo largo de los siglos? El tipo de suelos de Vétroz y los injertos protegieron a la 'Amigne' de la filoxera.

Fue la presencia de un santuario cristiano fundado en el Siglo III, consagrado a San Mauricio y sus compañeros mártires e inmerso en la historia del cantón del Valais, la que hizo posible los 2.000 años de la 'Amigne'

"El vino está ligado al cristianismo. La Abadía de San Mauricio que tuvo poderes sobre Vétroz, contribuyó probablemente a la conservación de la cepa", concluye Jean-René Germanier.

Jaime Ortega


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×