Navigation

Skiplink navigation

Suiza financia microempresas peruanas

Las microempresas son un pilar de la economía peruana. Keystone

Incentivar la productividad de las pequeñas células productivas y con ello la competitividad nacional, es el objetivo de Swisscontact.

Este contenido fue publicado el 28 marzo 2007 - 16:17

En Perú, más de 90% de las empresas obtienen ingresos que superan apenas el sueldo anual de un empleado helvético, pese a lo cual son el corazón de la economía.

Perú, país sudamericano enclavado entre Ecuador, Colombia, Brasil, Bolivia, Chile y el Océano Pacífico es, como el resto de Latinoamérica, tierra de contrastes.

Su riqueza multiétnica, natural e histórica se confronta con niveles de pobreza que laceran a 60% de la población, casi 16 millones de habitantes que resuelven el día a día con menos de 3 dólares diarios.

Esto ha convertido a Perú en uno de los destinos más interesantes para las organizaciones no gubernamentales helvéticas dedicadas a promover el desarrollo.

Y las microempresas, en particular, son uno de los blancos más atractivos, ya que 99 de cada 100 empresas en Perú se inscriben en esta categoría y poseen menos de 20 empleados.

Microempresariado

En Perú, las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes) son la principal fuente de alivio a la pobreza.

De acuerdo con el sociólogo peruano Néstor Valdivia, los microempresarios son casi siempre migrantes –muchas veces de origen andino- que se afincaron en la periferia de las zonas urbanas entre los años 60 y 70.

Empresarios 'emergentes' cuyo capital de partida es producto de la liquidación que recibieron de un empleo anterior o la suma de los ahorros familiares. En el campo educativo, cuentan con formación media básica, que compensan con una desarrollada ética del trabajo y una sólida red de ayuda mutua.

Vistas desde la perspectiva de los ingresos, cada una de estas microempresas peruanas factura al año unos 76.000 francos suizos, casi lo mismo que cobra un trabajador suizo promedio durante año, según las cifras de la Secretaría de Estado de Economía (Seco).

Pero como sucede en cualquier economía desarrollada, incluida Suiza, las Pymes son generadoras del 72% del empleo nacional y contribuyen con el 40% de la riqueza del país cada año. Razones que han acicateado el trabajo de la fundación helvética Swisscontact en esta zona.

Nuevo proyecto Swisscontact

Esta semana (26.03) entró en vigor el 'Sistema para la Mejora de la Productividad y las Condiciones de Trabajo para las MYPES, destinado a micro y pequeños empresarios de las regiones de Lima, La Libertad e Ica.

El programa es un proyecto cofinanciado por la Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo (Swisscontact), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Centro de Estudios para el Desarrollo y la Participación (CEDEP).

Swisscontact está integrada por expertos suizos y peruanos, que operan programas financiados con capital privado. Esta vez, su objetivo es canalizar recursos y asesoría a un total de 500 microempresarios peruanos y beneficiar a 1.500 trabajadores.

Este proyecto, en particular, se enfocará en un frente poco atendido normalmente: la salud ocupacional, la prevención de accidentes de trabajo y la optimización del clima laboral.

Todos ellos, aspectos poco considerados pero claves para elevar la productividad del país y, como consecuencia, su nivel de competitividad general, ámbito en el que Perú acusa un intenso rezago.

De acuerdo con el Índice de Competitividad del WEF (World Economic Forum) 2006-2007, Perú se ubica en el lugar número 74 del mundo, muy lejos de la cabeza de región que es Chile, que ocupa el sitio 27.

Más productividad

De acuerdo con Elizabeth Minaya, coordinadora nacional del 'Sistema para la Mejora de la Productividad...', este programa está destinado a microempresarios urbanos y rurales.

Y tiene un énfasis particular en aquellos emprendedores que elaboran productos para la exportación directa, o cuyas materias primas son vendidas a empresas medianas y grandes que las transformarán para su venta en el exterior. Por ejemplo, productores de espárragos o cooperativas pesqueras.

Suiza tiene como principio de trabajo involucrar a los países a los que apoya. Prueba de ello es la política de desendeudamiento creativo que aplica desde 1991 en las economías emergentes más pobres, a las que otorga apoyos que permiten crear los llamados 'fondos de contrapartida', que se convierten en fideicomisos en moneda local destinados a financiar proyectos de desarrollo.

Esta vez, Swisscontact trabajará con seis gobiernos locales peruanos y otorgará asesoría técnica a las microempresas para promover un ambiente laboral sano.

"Cuando el ambiente de trabajo es positivo, se produce más y mejor. Pero es un compromiso que exige que participan empleadores, empleados y asesores", refirió Minaya.

Una red de programas

Cabe destacar que Swisscontac, a cargo de Jon Bickel en Perú, opera diversos programas además del 'Sistema para la Mejora de la Productividad...'.

Y en sus propias palabras, dos de los más destacados son el de la "Promoción del turismo y generación de empleo sostenible", también especializado en microempresarios, que se ocupa de integrar familias en condición de pobreza al flujo económico que genera la actividad turística en Perú.

Este proyecto es aplicado por el Ministerio del Trabajo peruano y por Swisscontact y tiene vigencia hasta mayo del 2008.

Y el de "Bono Propoli", que utiliza bonos de cofinanciamiento para que empresarios de bajos recursos de las periferias de Lima accedan a capacitación o asesoría técnica, proyecto que involucra nuevamente al Ministerio del Trabajo, a la Unión Europea (UE) y a Swisscontact, y que concluirá en julio próximo.

swissinfo, Andrea Ornelas

Datos clave

La economía del Perú es la sexta más grande de América Latina, después de México, Brasil, Argentina, Colombia y Chile.

Perú es la primera productora mundial de harina de pescado, espárragos y páprika (pimentón).

El PIB per cápita suizo es de 33.820 dólares, casi seis veces más que el peruano (6.185 dólares).

End of insertion

Contexto

La Fundación Suiza de Cooperación para el Desarrollo Técnico (Swisscontact) fue fundada en 1959 por académicos y empresarios helvéticos comprometidos en la instrumentación de proyectos de desarrollo en países emergentes.

En Perú, Swisscontact trabaja desde 1966 en el fomento a la micro y pequeña empresa. Y tiene presencia regional en Bolivia, Ecuador, Perú, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica.

La economía peruana registra un potencial singular en América Latina, ya que los yacimientos de petróleo descubiertos en su tierra durante los últimos años le permitirán exportar crudo a partir del año 2010.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo