Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza-ONU: comenzó la campaña del "no"

Los suizos dirán el 3 de marzo si quieren formar parte de Naciones Unidas

(swissinfo.ch)

Haciendo apología de la neutralidad y la soberanía, el político populista de derecha, Christoph Blocher, reiteró este lunes, en Berna, su oposición al ingreso de Suiza en la ONU.

El electorado helvético irá a las urnas el 3 de marzo para decidir, por segunda vez después de 1986, si ha llegado el momento de incorporarse a la comunidad internacional reunida en Naciones Unidas.

La situación no es similar a la de hace 16 años, pero quedan todavía ciudadanos que pretenden incitar al voto negativo. En el umbral de la importante consulta nacional, arrancó, este lunes, la campaña del Comité Suiza contra la Adhesión a la ONU.

"Suiza se convertirá en simple receptor de órdenes de los poderosos" argumentó el jefe del partido Unión Democrática de Centro, UDC, y presidente de la Asociación por una Suiza Independiente y Neutra, ASIN, en el lanzamiento de la campaña anti-ONU.

Recurriendo a su artillería verbal conocida, Blocher insistió en que "un eventual ingreso en la ONU conllevaría enormes daños", porque privaría al país de su neutralidad, derechos populares y libertad.

Tener que obedecer las sanciones y boicots decididos por el Consejo de Seguridad contra otros países, contradiría el espíritu de la neutralidad helvética, precisó.

Flanqueado por los ex parlamentarios Hans Letsch (del partido Radical) y Paul Eisenring (Partido Demócrata Cristiano), hoy copresidentes del comité anti-ONU, Blocher repitió además que "una adhesión a la ONU significa para el Consejo Federal una etapa previa a la entrada a la Unión Europea y a la OTAN".

Aumento de costos

Suiza, sede europea de la ONU en Ginebra, ya forma parte de principales organizaciones especializadas y gira anualmente, sin ser miembro pleno, 470 millones de francos. Pero la incorporación al núcleo político de la ONU- afirmó Blocher-, constaría de los 70 millones adicionales calculados por el Gobierno Federal.

Otro de los participantes en el lanzamiento de la campaña, el diputado liberal de Vaud, único parlamentario de la Suiza francófona en el comité, criticó la estructura política de la ONU.

"Los intereses económicos y estratégicos de los miembros permanentes paralizan la capacidad de la organización para concretar sus objetivos fundamentales", sostuvo.

Financiamiento de la campaña

El Comité Suizo Contra la Adhesión de Suiza a la ONU cuenta con dos millones de francos para financiar la operación de afiches en los que se ve un hacha cercenando la neutralidad y un funcionario ante un ciudadano de a pie que "gira millones de pérdida".

Este monto es bajo en comparación con los millones donados por los partidarios de la adhesión y financiados por los empresarios de "Economiesuisse", declaró el parlamentario zuriqués de la UDC y miembro de la Asociación por una Suiza Independiente y Neutra (ASIN), Hans Fehr.

Los partidarios del "sí" abren su campaña

Los consejeros federales (ministros) Joseph Deiss, Kaspar Villiger y Samuel Schmid, de Asuntos Exteriores, Finanzas y presidente de 2002, y de Defensa, respectivamente, iniciarán su campaña este martes, en Berna.

Respaldados por los indicadores favorables que arrojaron las últimas encuestas de opinión, los miembros del Gobierno Federal y un gran número de instituciones agrupadas en la operación informativa a los electores encaran su propósito con grandes posibilidades de éxito.

A diferencia de la situación mundial en 1986, marcada entonces por la Guerra Fría, el tablero político de hoy plantea nuevos retos que podrían incidir en la decisión de los suizos el próximo 3 de marzo.

swissinfo y agencias


Enlaces

×