Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza rechaza asistencia judicial en el caso Yukos

Pozos petroleros de Yukos en Siberia.

(Keystone)

Por el momento, Rusia no recibirá la ayuda judicial solicitada a Suiza en el caso del gigante petrolero Yukos.

En 2004, 6.200 millones de francos suizos fueron bloqueados a petición de Rusia. Gran parte de los fondos ya han sido devueltos.

El fallo del Tribunal Federal, la máxima instancia judicial helvética, emitido este lunes desde su sede en Lausana significa, ante todo, que la implicación de Suiza en el caso de la empresa petrolera rusa continuará en un terreno nada fácil.

Cabe recordar que este escándalo se centra principalmente en el interés del gobierno ruso de rehacerse del control del lucrativo consorcio petrolero ruso, que dirigía Mijaíl Jodorkovski, detenido y condenado a prisión en la Siberia luego de que este hombre, el más rico de Rusia, se postulara como un fuerte adversario político del actual presidente ruso, Vladimir Putin.

El magnate petrolero fue condenado a ocho años de prisión en un controvertido proceso en el que se le acusó, entre otros delitos, de fraude, evasión fiscal y malversación de fondos.

Jodorkovski apeló la sentencia en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, un expediente que aún está pendiente.

Suma inmensa

El caso del grupo petrolero Yukos comenzó en marzo de 2004 en Suiza con el bloqueo provisional de unos 6.200 millones de francos suizos, respondiendo a una solicitud de ayuda judicial por parte de Rusia. Se trataba del mayor monto bloqueado en los anales de la historia judicial helvética.

En junio de 2004, el Tribunal Federal aprobó algunos recursos presentados por los abogados de la empresa rusa con los que fueron liberados varios miles de millones de francos.

Actualmente sólo queda una mínima cantidad en las cuentas suizas. Según la sociedad matriz de Yukos, la GML (ex grupo Menatep), aún siguen congelados unos 125 millones de dólares, es decir, aproximadamente 160 millones de francos.

Solicitudes de ayuda sin fin

Las solicitudes de ayuda judicial continúan. Hasta ahora el Ministerio Público ruso ha completado su solicitud en veinte ocasiones.

El 14 de julio de 2005, el Ministerio Público de la Confederación ordenó la entrega de 80 carpetas de archivos sobre el caso a Rusia. Los documentos contenían informaciones sobre las compañías y los bancos relacionados en el caso.

Las firmas implicadas presentaron recurso ante el Tribunal Federal para evitar la entrega de estos papeles.

En tres fallos publicados este lunes, el Tribunal Federal admite parcialmente los reclamos presentados por las entidades concernidas y solicita al Ministerio Público de la Confederación que complete las investigaciones al respecto.

Las cuentas bancarias, que de acuerdo a la sentencia se cifran en 48 millones de dólares, permanecerán bloqueadas hasta que se tome una decisión definitiva.

Los jueces federales subrayan el contexto particular de este caso, en el que diversas deficiencias y la falta de información han prevalecido en las solicitudes de ayuda judicial rusa.

En este contexto, las autoridades suizas no pueden ignorar las reservas emitidas en el seno del Consejo de Europa ante las condenas de prisión para Jodorokovski y el ex director financiero de Yukos, Platón Lebedev, ambos actualmente en Siberia.

swissinfo y agencias

Datos clave

El Tribunal Federal representa la máxima instancia judicial helvética.

Sus decisiones caen normalmente cuando se presentan recursos contra algún fallo de los tribunales cantonales.

También funge como instancia de control sobre decisiones federales y cantonales.

Fin del recuadro

Contexto

Suiza bloqueó en marzo de 2004 un total de 6.200 millones de francos depositados en cuentas suizas provenientes de dirigentes del consorcio petrolero ruso Yukos.

La mayor parte de este dinero ya fue devuelto a Rusia en junio de 2004, en el marco de una solicitud de ayuda judicial.

Este lunes, el Tribunal Federal, desde Lausana, rechazó una nueva solicitud de ayuda judicial.

En ella se solicitaba la devolución del resto del dinero congelado en los bancos suizos.

Fin del recuadro


Enlaces

×