Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza revoca la concesión UMTS a Telefónica

La tecnología UMTS sirve para la transmisión de imágenes de vídeo. (Foto: TSR)

La compañía española jamás instaló la infraestructura indispensable para ofrecer telefonía móvil de tercera generación a los usuarios helvéticos.

En la semana económica, contratiempos para Swisscom y la moneda de cinco centavos de franco tiene garantizada su supervivencia.

La Comisión Federal de Telecomunicaciones suiza (ComCom) decidió este jueves (13.04.) revocar la licencia UMTS que había otorgado en el año 2000 a la compañía española Telefónica.

La razón: Telefónica tenía hasta el 31 de diciembre del 2004 para instalar infraestructura que permitiera garantizar el servicio de telefonía de tercera generación UMTS al menos al 50% de la población helvética.

La operadora española no hizo nada al respecto, y ante la inutilización de la licencia, las autoridades helvéticas decidieron revocarla.

Telefónica no será indemnizada por el gobierno suizo, pero puede presentar un recurso frente a los tribunales suizos, derecho que ejercerá, según confirmó la compañía.

Otra posible salida para la empresa que preside César Alierta es revender la licencia para recuperar parcial o totalmente los 500 millones de francos suizos que destinó a la adquisición de la licencia hace casi seis años.

Este último camino, aunque técnicamente viable, es menos probable, pues Telefónica ya lo intentó en el pasado, cuando ofreció la concesión para operar en Suiza a empresas como Tele2 o Télésonique.

Swisscom, cuesta arriba

Los últimos seis meses han sido duros para Swisscom.
Desde que la Confederación Helvética anunció su intención de privatizar la compañía, un contratiempo ha sobrevenido a otro.
Esta semana, dos botones como muestra.

El lunes (10.04.), la Comisión de Telecomunicaciones del Consejo Nacional (cámara baja del Parlamento) rechazó la privatización de la compañía por "poner en riesgo la prestación del servicio universal de las telecomunicaciones a los suizos".

Al hablar de "servicio universal", los parlamentarios se refieren al derecho que tiene todo habitante suizo a disponer de una línea telefónica.

Inmediatamente, Swisscom emitió un comunicado de prensa en el que pidió que reconsideraran la decisión, ya que la telefónica requiere crecer dentro del país y también en el exterior.

En mayo, el tema será retomado por el Consejo Nacional (cámara baja) para pronunciarse definitivamente al respecto, y en junio, será el Consejo de los Estados (cámara alta) el que dé su fallo al respecto.

Sin embargo, Swisscom recibió otra noticia durante la presente semana (11.04).

La Comisión de la Competencia de Suiza le impondrá una multa de 489 millones de francos suizos por abuso de posición dominante en llamadas de telefonía móvil. Es decir, por encarecer injustificadamente a sus clientes el último tramo de sus llamadas celulares.

A juicio de Swisscom, la multa es inadmisible porque no detenta tal posición dominante, ni tampoco ningún abuso. De hecho, presentará pruebas y argumentos durante los próximos 40 días, para evitar que dicho castigo financiero impuesto por las autoridades de la competencia dañe sus resultados financieros del 2006.

Sí, a los cinco centavos

Las monedas de cinco centavos seguirán vivas en Suiza.
El Consejo Federal (gobierno helvético) anunció (12.04.), tras una larga consulta realizada por el Ministerio de Finanzas entre el 19 octubre y el 23 de diciembre del año pasado, que la citada moneda se mantenga en circulación debido a que la mayoría de los suizos, empresas, comerciantes al menudeo y consumidores, opinan que aún es de utilidad.

En contrapartida, el ejemplar de un centavo –que ya, de facto, está totalmente en desuso entre los suizos- desaparece formalmente a partir del 1 de enero del 2007.

De acuerdo con el Ministerio, esta moneda se utiliza poco y complica las transacciones cotidianas, no es fácil de conseguir y su producción es costosa.

Los principales opositores a la desaparición de la moneda de cinco centavos fueron las asociaciones de consumidores, los vendedores al detalle (pan, flores, legumbres o frutos), que se quejan de que la desaparición de monedas siempre entraña un obligado "redondeo" que afecta a los consumidores.

Con respecto a la moneda de un centavo, todos los consultados estuvieron de acuerdo en eliminarla; la única oposición vino por parte de la Sociedad Suiza de Numismática, que le confiere un valor simbólico relevante.

EL UBS, crece

Este martes (11.04.), el UBS, número uno de Suiza, anunció la adquisición de la red de clientes privados del administrador de fortunas de origen estadounidense, Piper Jaffray, por la cual pagará alrededor de 1.050 millones de francos suizos.

El objetivo de esta operación: fortalecer el área de banca de inversión que ofrece el UBS en Norteamérica.

La transacción se concretará en tres fases. Primero, un desembolso de 620 millones de dólares en efectivo; posteriormente –no se fijó una fecha exacta-, se liquidarán otros 130 millones de francos en función del cumplimiento de metas que se alcance durante los primeros meses de gestión.

Y tercero, el UBS absorberá una cartera de créditos que adeuda actualmente Piper Jaffray por el equivalente a 350 millones de francos suizos.

A cambio, la institución helvética se hará de una clientela que posee activos por un total de 67.000 millones de francos suizos, y tiene una red de más de 800 asesores, en 90 sucursales en todo el territorio de EEUU.

Desde la perspectiva del UBS, este negocio le traerá alta rentabilidad. Y la operación forma parte de toda una estrategia de adquisiciones corporativas de firmas de pequeña y mediana talla que ha aplicado el UBS durante los últimos ocho años. Por ejemplo, en el 2000, adquirió la correduría estadounidense Paine Webber.

Si todas las gestiones marchan de acuerdo al calendario previsto y las autoridades de la Competencia estadounidenses dan luz verde, la operación quedará cerrada a principios de septiembre.

swissinfo, Andrea Ornelas

Contexto

La Comisión Federal de Comunicaciones es una estructura extraparlamentaria suiza encargada de otorgar concesiones en materia de telecomunicaciones, así como de aprobar planes de frecuencias y numeración a escala nacional.

La Confederación Helvética es propietaria del 62,5% de las acciones de la telefónica Swisscom, y en noviembre del 2005 manifestó su interés por privatizar la operadora.

El UBS es el banco número uno de Suiza y el principal administrador de fortunas a escala internacional, con depósitos por 4,3 billones de francos.

La última vez que desapareció una moneda en Suiza fue hace 28 años, cuando dejó de circular el ejemplar de 2 centavos. A partir del 1 de enero del 2007, sucederá lo mismo con las monedas de un centavo, que ya han caído en desuso de forma natural.

Fin del recuadro

Datos clave

La compañía española Telefónica tiene su sede en Madrid y posee 101.802 empleados.

El UBS opera en los cinco continentes y tiene 69.520 empleados.

La privatización de Swisscom le reportaría al gobierno suizo alrededor de 14.000 millones de francos suizos.

Acuñar una moneda de un centavo de franco suizo cuesta en realidad 11 centavos; y 15 centavos una cuyo valor nominal es de cinco centavos.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×