Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza se atiene a las Convenciones de Ginebra

Estados Unidos sigue negando el estatuto de prisioneros de guerra a los detenidos en Guantánamo

(Keystone Archive)

Los principios del derecho humanitario internacional no deben ser cuestionados. Eso no enfada a los campeones de la lucha antiterrorista.

Guardián de las Convenciones de Ginebra, Suiza lanza una reflexión sobre el asunto.

"Reafirmar los principios no significa reformarlos", recalca con énfasis Peter Maurer, jefe de la División Política IV del Ministerio de Relaciones Exteriores de Suiza.

Un titular publicado el mes pasado por el diario 'Washington Post' atribuía a Berna la intención de "reconsiderar" las Convenciones de Ginebra.

"Esa formulación nos ha disgustado", confirma Peter Maurer. Actuando en consecuencia, el embajador corrigió las cosas este lunes (07.10), en el que presentó las grandes líneas de lo que desde ahora se denomina, Programa de Harvard.

Comienza en enero del 2003

A iniciativa del Ministerio de Exteriores de Suiza, la Universidad de Harvard -invitado del Programa de política humanitaria e investigación de conflictos (HPCR en su sigla inglesa)-, acogerá en enero próximo una primera reunión de expertos y diplomáticos.

La finalidad del encuentro será sentar las bases de una vasta reflexión sobre el derecho de la guerra, el estatuto de los prisioneros y la protección de las poblaciones.

Las Convenciones de Ginebra - de las que Suiza es depositaria -, reglamentan en principio esos aspectos. Sin embargo, los textos parecen, algo obsoletos con respecto a la realidad actual en el terreno.

Los horrores de la guerra moderna

Sea en la antigua Yugoslavia, durante los atentados del 11 de septiembre o en la campaña en Afganistán, el viejo sistema de la guerra declarada entre Estados está debilitado.

Los beligerantes ya no son ejércitos regulares, sino grupos que reclaman pertenencia a una etnia, una ideología o una religión.

La guerra civil ha dado paso a las pequeñas guerras, cuyo corolario son los actos de salvajismo y los terribles sufrimientos infligidos a las poblaciones civiles.

Esta evolución es la que ha llevado al Ministerio de Relaciones Exteriores helvético a lanzar el Programa de Harvard.

Una consulta inicial

"Los puntos de la agenda no han sido aún determinados, y no corresponde a Suiza hacerlo sola", precisa Claude Bruderlein, director del HPCR.

Diecisiete Estados participan en el proceso. Se les ha pedido determinar primero sus propias prioridades, ya que del resultado de esta consulta dependerá la continuidad del Programa.

¿Cuáles son esos diecisiete países? Los diplomáticos suizos prefieren guardar silencio, por el momento. Sólo se sabe que debido a su ubicación geográfica en los cinco continentes tienen bastante representatividad.

No es difícil suponer que las grandes naciones - Estados Unidos a la cabeza -, forman parte obligatoria de dicho grupo.

No se trata de volver al pasado

El Programa de Harvard se encuentra en su fase preparatoria y nadie se atrevería a decir cuánto tiempo durarán las discusiones.

Prever el contenido sería un ejercicio más arriesgado todavía. Según los diplomáticos suizos, no se trata de poner en duda el fondo de las Convenciones de Ginebra.

Tanto Peter Maurer como Claude Bruderlein insisten en que el objetivo no es volver al pasado, sino asegurar la aplicación más actual y lo mejor posible de los textos existentes.

Ese es un punto de vista compartido por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), encargado de aplicar las Convenciones de Ginebra en el terreno.

"Queremos lograr el fortalecimiento y no la disolución del derecho humanitario internacional", confirma Kim Gordon-Bates, uno de los portavoces del CICR.

El desconocido estadounidense

Resta saber qué posición defenderá Estados Unidos, nuevo gendarme del planeta. Después del 11 de septiembre se ha escuchado a menudo decir a los estadounidenses que este derecho es caduco ante la nueva forma de guerra.

Ahora bien, sabiendo que se niega a reconocer el estatuto de prisioneros de guerra a los miembros de Al Qaida, ¿intentará Washington una revisión que pretenda reducir las normas de protección garantizadas por las Convenciones de Ginebra?

A esta pregunta, el Ministerio de Relaciones Exteriores aporta por ahora una respuesta con sello muy diplomático.

"Algunos indicios provenientes de la administración Bush parecen mostrar una voluntad de reforzar la protección humanitaria de los prisioneros de guerra. Mientras que otros parecerían señalar una voluntad de redefinir ciertas categorías", admite Claude Bruderlein.

El derecho y su aplicación

Kim Gordon-Bates afirma que la organización humanitaria del CICR no ha sufrido presiones estadounidenses.

A juicio del portavoz, el derecho humanitario no es puesto en tela de juicio en este asunto, sino la forma de su aplicación.

Kim Gordon-Bates concluye con una ilustración: "Si todo el mundo se pone a robar sabiendo que la ley prohíbe robar en todas partes, no quiere decir que la interdicción sea caduca".

swissinfo/Marc-André Miserez


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×