Navigation

Política exterior

Suiza se juega mucho en las relaciones con la UE

Se puede hablar de un ‘Swixit’: Suiza ha decidido no ratificar el acuerdo marco con la Unión Europea (UE). Un peligroso juego de malabarismo del que Suiza podría salir derrotada.

Este contenido fue publicado el 27 mayo 2021 - 12:58
Philip Schaufelberger (ilustración)

Suiza no quiere adherirse a la Unión Europea (UE). Y en 1992, sus ciudadanos y ciudadanas rechazaron el ingreso en el Espacio Económico Europeo (EEE) por un estrecho margen de votos. Desde entonces, el Gobierno ha apostado por la denominada vía bilateral, es decir, acuerdos bilaterales que garantizan a Suiza el acceso al mercado interior europeo.

Bruselas, sin embargo, estaba dispuesta a proseguir por la vía bilateral solamente si se esclarecían las cuestiones institucionales en un acuerdo marco. Tras siete años de negociaciones, el Gobierno suizo ha anunciado la ruptura de las negociaciones. La resistencia al acuerdo marco en Suiza es considerable tanto en la derecha como en la izquierda, aunque por motivos diferentes.

A primera vista, Suiza no pierde nada: si todo sigue igual, tendrá acceso al mercado interior de la UE y conservará su soberanía.

Ahora bien, visto más detenidamente está claro que Suiza se juega mucho. ¿Demasiado? La UE no está dispuesta a renovar los acuerdos bilaterales existentes ni tampoco a negociar otros nuevos. Así lo ha reiterado tras el fracaso de las negociaciones.

En algunos campos, como por ejemplo la investigación, Suiza necesita el acceso a Europa. Y la UE puede utilizarlo en su beneficio para presionar a Suiza.

El bloqueo de las relaciones con la UE es nefasto también para los sectores económicos orientados a la exportación, entre ellos el de la tecnología médica y farmacéutico o las empresas que quieren acceder al mercado de la electricidad europeo.

La comparación con otros países muestra que definir las relaciones con la UE sin ser miembro de ella es un acto de malabarismo. Y cuando uno camina por la cuerda corre el riesgo de caerse.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.