Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza se moviliza para defender su secreto bancario

(swissinfo.ch)

En el espacio de pocas semanas, los banqueros suizos, el ministro de Finanzas, Kaspar Villiger, y el embajador Jacques de Wateville han salido al frente para defender el secreto bancario. Berna ha decidido responder desde ahora a todos los ataques a su plaza financiera.

"La mejor forma de impedir las infracciones fiscales es aplicando una tasa tributaria moderada y haciendo uso eficaz de los medios estatales". Detrás del lenguaje diplomático empleado por el embajador Jacques de Wateville,
Jefe del Servicio Económico del ministerio de Relaciones Exteriores, se nota que Suiza no está dispuesta a permitir los golpes dirigidos contra su secreto bancario.

Señalada por la Unión Europea, que le reprocha falta de cooperación en materia de evasión fiscal, Berna replica que si los países europeos no aplicasen una fiscalización prohibitiva, sus ciudadanos acaudalados no buscarían refugio en Suiza.

El mensaje está dirigido especialmente a Francia e Italia que imponen cargas fiscales muy altas a las grandes fortunas. El embajador Wateville aprovechó su intervención en el seminario sobre el secreto bancario, organizado en Ginebra por la Academy & Finance, para lanzar también una piedra a la orilla de los bancos suizos.

Evocando el asunto del ex dictador nigeriano Sani Abacha, se dijo satisfecho y ponderó la retención de los fondos cuestionados, pero "hubiera sido preferible que los bancos no aceptaran ese dinero". "Si uno quiere tener credibilidad en la defensa del secreto bancario, es imprescindible que nuestros establecimientos sean más rigurosos en la aplicación de la reglas de vigilancia", añadió Jacques de Watenville.

Desde hace algunos meses, la plaza financiera suiza en general ya no se conforma con la simple defensa de sus posiciones, sino que pasa a la ofensiva. "No nos oponemos a las tentativas de atribuir todos los males al secreto bancario", declaraba el lunes el ministro de Finanzas, Kaspar Villiger, a tiempo de añadir que "el modelo fiscal suizo es, al menos, tan válido como el europeo".

Los bancos helvéticos, poco habituados en el pasado a dejar la silla vacía, dejan ahora su reserva y ocupan activamente el terreno. Los representantes de la Asociación Suiza de Banqueros fueron a las grandes capitales del mundo a explicar su posición. Y se lanzaron discretas operaciones de "lobbyng".

Hasta los banqueros ginebrinos - tradicionalmente muy discretos - optaron recientemente por una estrategia agresiva, en el buen sentido del término. "El sistema fiscal helvético es uno de los más eficaces del mundo; la prueba es que nuestra economía subterránea es considerablemente inferior que la de nuestros vecinos", precisó Jean Bonna de Lombard Odier.

La plaza financiera suiza parece haber sacado enseñanzas del asunto de los haberes no reclamados desde la Segunda Guerra Mundial, circunstancia en la que no supo prever la magnitud del problema.

Esta vez, Berna aborda las cosas con anticipación. La próxima semana comenzará a entablar conversaciones con la Unión Europea sobre la fiscalización del ahorro, y todo parece indicar que los diplomáticos suizos adoptaron el adagio de " la mejor defensa es el ataque".


Luigino Canal

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×