Suiza siguió la enérgica huelga de un sector laboral

Empleados postales de Haerliken organizaron piquetes de huelga. Keystone

Tras 10 días de inactividad, los empleados de Swissmetal Boillat, situada en Reconvillier -región del Jura bernés-, retornaron este jueves al trabajo.

Este contenido fue publicado el 25 noviembre 2004 - 15:08

Un acuerdo obrero-patronal pone fin a una protesta apoyada por la solidaridad de una región, y reabre la vía para otros movimientos, como el de los funcionarios del Correo.

La empresa especializada en productos derivados del cobre fue fundada en 1855 en la comuna de Reconvilier, y ocupa actualmente a 400 obreros que recurrieron a la huelga para protestar contra el despido de un director de la empresa.

La decisión había sido tomada por el nuevo gerente general contratado, según los sindicalistas, "para aplicar métodos neoliberales".

Solidaridad regional

El conflicto fue seguido no solamente por los obreros y el personal administrativo de la empresa, sino que contó con el respaldo del sindicato de la rama, UNIA, y la población local.

Tras la primera semana de huelga, toda la región del Jura bernés se movilizó a favor de los huelguistas, algo nunca visto en el pasado en este tipo de conflictos en Suiza.

Además, por primera vez en varios años, la paz del trabajo, una especie de institución vigente en Suiza desde 1937, era rota. La principal reivindicación de los huelguistas no fue esencialmente salarial, aun cuando los empleados se quejan de que no se les aumenta los sueldos desde hace cinco años.

Los 400 empleados fueron a la huelga para pedir la renuncia del administrador general, Martin Helleweg, un gerente alemán que comenzó a imponer una serie de restructuraciones en la empresa con metódos drásticos, como despidos arbitrarios.

La huelga consiguió el apoyo de las autoridades locales, comerciantes y otras empresas de esta comuna de 2.300 habitantes, temerosos de que continúe el proceso de deslocalización de industrias, principal fuente de trabajo en esta región afectada por el desempleo y el exódo de jóvenes.

Mediación de Berna

Tras la ocupación de algunas depedencias por parte de los huelguistas y las fallidas negociaciones iniciales con y el presidente y director general de la empresa François Carrard, se temió que la fuerza pública pudiera proceder a un desaolojo. Un hecho casi acostumbrado en este tipo de situaciones.

Tal cosa no ocurrió y las partes invlucradas en el conflicto: Dirección, representantes del personal y sindicalistas aceptaron la mediación de la ministro de economía del cantón de Berna, Elisabeth Zölch.

Su mediación permitió un acuerdo, cuyo espíritu establece que el contestado director compartirá sus funciones operacionales en la empresa y seguirá siendo parte del Consejo de Administración. No habrá represalias contra los huelguistas.

El conflicto del Correo

Apenas terminaba este conflicto, se desataba otro que afecta al consorcio postal más importante del país “La Poste”. Los funcionarios del Correo bloquearon durante algunas horas de este jueves los principales centros de distribución de Suiza.

Contrariamente al caso de Swissmetal, que era un conflicto regional, el del Correo es de alcance nacional. Convocado por el Sindicato de la Comunicación lanzó operaciones de bloqueo (piquetes) para protestar contra el incumplimiento de la convención colectiva.

“El gigante amarillo”, como se conoce al Correo, está dirigido por Ulrich Gygi, un ex alto dirigente del Partido Socialista que aplica políticas dictadas por la economía de mercado, en la cual se encuentra inmersa la empresa semiestatal.

El director del Correo es partidario de una “convención colectiva flexible, de acuerdo a las exigencias de la competencia”, señaló en rueda de prensa.

A su vez, Christian Levrat, presidente del Sindicato de la Comunicación, advirtió que en caso de que la dirección se niegue a negociar, “se lanzarán nuevas acciones de este tipo, sin excluir la huelga”.

La advertencia surge en vísperas de Navidad, época en la que se intensifica el tráfico postal, y que, por otra parte, revela los síntomas de la deterioración del clima laboral en Suiza.

Cabe destacar que después de varios años de pasividad frente a las reestructuraciones empresariales, el movimiento sindical suizo eleva la voz y da señales de firmeza en sus actitudes.

Antes del conflicto de Swissmetal y La Poste, los trabajadores de la función pública de los cantones de Vaud y Ginebra protagonizaron movimientos de protesta callejera. En este último cantón, el sindicato de policía, es uno de los primeros que desenterró el hacha de combate.

swissinfo, Alberto Dufey

Datos clave

Primera huelga que desató la solidaridad de toda una región (Jura Bernés), amenazada con la deslocalización de empresas.

End of insertion

Contexto

Los funcionarios de la administración pública de los cantones de Vaud y Ginebra iniciaron los primeros movimientos de protesta el pasado mes de octubre.
Los obreros de Swissmetal estuvieron en huelga durante 10 días, algo inusual en Suiza.
Los funcionarios postales amenazan con extender el conflicto a todo el país.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo