Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza y EE UU ante el bioterrorismo

Pascal Couchepin (der), ministro de Economía de Suiza y Daniel Vasella (izq), alto máximo directivo de Novartis, en Nueva York.

(Keystone)

Al margen del Foro Económico Mundial, en Nueva York, altos representantes de Suiza y EE UU intercambian ideas sobre la forma de encarar la guerra contra las armas químicas y biológicas.

El bioterrosimo es un peligro cada vez más grave, es la opinión coincidente de Pascal Couchepin, ministro de Economía de Suiza, Tommy Thompson, titular de la cartera de Salud de EE UU y Daniel Vasella, máximo ejecutivo de Novartis, participantes principales en el panel dedicado al tema.

Según el ministro estadounidense de la Salud Pública, aún no ha desaparecido el peligro del ántrax, y no se descarta la aparición de nuevos casos similares a los que se registraron tras los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y Washington.

Thompson puso énfasis en la necesidad de reaccionar con más eficacia ante este problema en el futuro. Recordó que el presidente Bush ha pedido al Congreso más medios para adoptar medidas de prevención que faciliten tal cometido.

Presupuesto diez veces mayor

Estados Unidos ha elevado considerablemente el presupuesto asignado a la búsqueda de antídotos contra las armas del bioterrorismo. La suma es de 3.000 millones de dólares, es decir, diez veces más que la del año precedente.

El ministro suizo de Economía, Pascal Couchepin, intercedió a su vez por una cooperación más estrecha entre los gobiernos y las empresas farmacéuticas en la lucha contra el bioterrorismo. Sugirió la creación de alianzas y abogó, sobre todo, por un código de cooperación y de conducta en la industria farmacéutica.

Novartis con reservas

Daniel Vasella, alto ejecutivo de Novartis, declaró a swissinfo que respalda la idea de aplicar un código de conducta en la industria farmacéutica. Este sector preferiría, empero, el autocontrol a las normas estatales. "Pero si un Gobierno exige reglas de control más estrictas, es también comprensible", matizó.

Vasella sostuvo que Novartis muestra mayor tolerancia que muchas otras empresas farmacéuticas con respecto al Estado, considerando que éstas insisten en la aplicación del autocontrol.

El panel de discusión fue organizado por la Comisión Económica de Suiza y Estados Unidos, dando cumplimiento a una idea surgida hace dos años en el Foro Económico Mundial de Davos, evento que esta vez se realiza en Nueva York.

swissinfo y agencias


Enlaces

×