Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza ya convive con el euro

El reencuentro con la vida cotidiana en Suiza, tras las fiestas de fin de año, acoge al huésped especial. Bancos y negocios encaran esta realidad con calma.

No fue recibido con tantas celebraciones como en los 12 países de Eurolandia, pero Suiza no quedó al margen de su llegada. A semejanza de los más de 300 millones de consumidores que cuentan desde el 1 de enero con una sola moneda, muchos suizos también comienzan a familiarizarse con ella.

Suiza, sin ser miembro de la Unión Europea ni del nuevo sistema monetario, se adapta a las exigencias que supondrá el trato con los visitantes y a las relaciones comerciales con sus vecinos de la zona euro.

Por supuesto que su moneda de curso legal sigue siendo el franco suizo, divisa considerada como una de las más fuertes en el mercado internacional.

Curiosidad y previsión

Apenas nacido el euro, el 1 de enero festivo, varios suizos se agolparon a las ventanillas de las estaciones de ferrocarril para adquirir los primeros billetes o monedas euro. Más de un millón de euros fueron cambiados el día de Año Nuevo.

Ahora pueden hacerlo también en los bancos y otras instituciones financieras. El interés no parece haber bajado.

Esta reacción obedece a dos razones: a la mayoría mueve sin duda la curiosidad de ver y palpar la nueva moneda comunitaria, y a muchos otros la previsión y el cálculo. Estos últimos se encuentran sobre todo en ciudades fronterizas con alguno de los 12 países de Eurolandia.

Cabe recordar que Ginebra hace frontera con Francia, Basilea con Alemania y Francia, el Tesino con Italia y Zúrich - la capital financiera de Suiza - no está lejos de Alemania.

Numerosos negocios de ventas al por al por menor, entre ellos la cadena comercial Migros, han decidido aceptar el euro como moneda de curso legal, pero dan el cambio en francos suizos.

Perspectivas del euro

La primera reacción a la introducción del euro fue saldada con un alza en la Bolsa de Valores, cotizándose en 1,4860 con respecto al franco suizo y en 90 centavos de dólar.

Considerando el auspicioso comienzo de la moneda comunitaria, muchos analistas coinciden en que seguirá ganando terreno en los próximos meses. Esta posibilidad la podría convertir, a largo plazo, en moneda paralela al dólar.

La introducción sin problemas, exceptuando pequeños inconvenientes iniciales con los cajeros automáticos, el euro ha entrado a la vida diaria de más de 300 millones de consumidores en los 12 países que integran el sistema monetario.

Esta constatación actualizará seguramente el debate sobre el tema en Gran Bretaña, Dinamarca y Suecia, únicos países ausentes, de los 15, en el arranque histórico del euro, la moneda con mayor vigencia en Europa desde el Imperio Romano.

swissinfo y agencias

×