Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Suiza ya no está en el corazón de Europa

El 1 de mayo la UE contará con diez nuevos miembros, sin Suiza.

(swissinfo.ch)

La ampliación al este de la Unión Europea aumentará el aislamiento de Suiza, señala la ministra helvética de Asuntos Exteriores.

Según Micheline Calmy-Rey, esta evolución explica las actuales tensiones entre Suiza y sus vecinos, sobre todo con Alemania.

“Con la adhesión de diez nuevos miembros en mayo próximo, el centro de gravedad de la Unión Europea se va a desplazar hacia el este”, es decir, Suiza dejará de estar en el corazón de Europa.

Así lo declaró este lunes, en Ginebra, la jefa de la diplomacia helvética en el Club Suizo de la Prensa, que reúne a los corresponsales suizos y extranjeros acreditados ante la ONU.

“Los problemas que tenemos con nuestros vecinos han adquirido una relevancia de alcance nacional”, explicó Micheline Calmy-Rey. “En los países europeos, por el contrario, esos mismos problemas son de índole regional y, por lo tanto, no son prioritarios para los gobiernos”.

Las tensiones que caracterizan actualmente las relaciones entre la Confederación Helvética y Alemania se derivan, en gran medida, de esa diferencia, subrayó.

Consecuencias

“La mayoría de los contenciosos con Berlín conciernen al sur de Alemania, ya sea en lo referente al aeropuerto de Kloten (Zúrich) o a las explotaciones agrícolas alemanas que cultivan los agricultores suizos”, prosigue Micheline Calmy-Rey.

Berlín quiere penalizar a los agricultores helvéticos que adquieran tierras en Alemania a bajo precio para comercializar posteriormente los productos en Suiza, sin pagar impuestos al Estado germano.

“Suiza ha decidido no entrar en la Unión Europea y, en consecuencia, es tratada como tal”, puntualizó Micheline Calmy-Rey, en alusión a los controles reforzados en las fronteras que comparten los dos países.

En su opinión, esta posición acarreará aún más problemas y requerirá nuevas negociaciones.

“Por el momento, no tenemos más opción que evitar por todos los medios las consecuencias negativas de las decisiones europeas”, admitió la titular helvética.

Suiza va a intensificar sus relaciones con sus vecinos europeos para tratar de que las consecuencias negativas de las decisiones que se adoptan sin ella sean mínimas.

“Las negociaciones con Bruselas en curso no solucionan todos los problemas. Nuestra posición frente a una Unión Europea de 25 miembros será cada vez más débil”, insistió la jefa de la diplomacia suiza.

Un país indispensable

Pese a ello, Suiza dispone de argumentos sólidos que puede esgrimir a su favor frente a sus vecinos europeos.

El país alpino es, detrás de Estados Unidos, el segundo socio comercial de la Unión Europea y 800.000 ciudadanos comunitarios trabajan en Suiza.

En cuanto a los temas de seguridad como la lucha antiterrorista, “a la Unión Europea no le conviene dejar un hueco en su dispositivo”.

Además, desde ciertos puntos de vista, Suiza contribuye a la construcción europea. Micheline Calmy-Rey citó como ejemplo las nuevas líneas ferroviarias transalpinas.

Esos túneles, cuyo coste se eleva a más de 15.000 millones de francos, permitirán mejorar las conexiones entre el norte y el sur del Viejo Continente.

Asimismo la Confederación Helvética está muy volcada en programas de desarrollo destinados a países balcánicos que son candidatos a la UE.

Una agenda repleta

La ministra Calmy-Rey enumeró las prioridades de su Gobierno en materia de política europea.

En primer lugar, citó la conclusión de la segunda ronda de negociaciones bilaterales con Bruselas, que ya han entrado en su fase final y en las que siguen pendientes tres expedientes:

En el ámbito del fraude aduanero y la fiscalidad del ahorro Bruselas espera concesiones por parte de Suiza; y también en el espacio Schengen al que Suiza desea adherirse.

En el plano de la política interior, el Gobierno quiere presentar a los suizos el conjunto de las consecuencias – negativas y positivas – de una futura eventual adhesión a la UE, objetivo que Berna no parece dispuesta a dejar caer.

Con ese fin, el Consejo Federal (gobierno suizo) va a redactar un proyecto que presentará de aquí al 2007, año en el que está prevista la celebración de las próximas elecciones legislativas.

¿Se adherirá Suiza algún día a la UE? La respuesta de Micheline Calmy-Rey es evasiva: “Los suizos son gente pragmática”. Después de haber ponderado los pro y los contra, sabrán tomar una decisión “en pleno conocimiento de causa”, concluyó la ministra de Asuntos Exteriores.

swissinfo, Frédéric Burnand
(Traducción: Belén Couceiro)

Contexto

La segunda ronda de negociaciones bilaterales entre Berna y Bruselas se encuentra en su fase final, pero hay varios temas que siguen pendientes.

Uno de los asuntos más espinosos de las negociaciones son el de la fiscalidad del ahorro y el fraude aduanero.

Pendiente sigue también la adhesión de Suiza al Tratado de Schengen y a la Convención de Dublín, pactos que refuerzan la cooperación judicial y policial, así como en materia de asilo e inmigración.

Más allá de las negociaciones bilaterales en curso, existen otros problemas que requieren solución, como la imposición de un nuevo arancel sobre los productos europeos que Suiza reexporte al mercado comunitario.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes