Susto en Schweizerhalle

Las autoridades locales tranquilizaron a la población recalcando que las materias incendiadas no son tóxicas. Keystone

A primera hora de este jueves se produjo una explosión en la fábrica de Ciba Especialidades Químicas en la localidad basilense de Schweizerhalle, que hace 15 años vivió la peor catástrofe ecológica de su historia. Veintiún bomberos resultaron levemente heridos cuando intentaban apagar el incendio. Según Ciba, las materias incendiadas no son tóxicas.

Este contenido fue publicado el 26 julio 2001 - 13:51

El incidente se produjo a las 05.05 horas de este jueves en el edificio 2047 en el momento de llenar un reactor. El ascenso de las temperaturas provocó una explosión que desembocó en incendio. En el edificio se preparan productos químicos destinados a la industria del plástico.

Veintiún bomberos con heridas leves

Veinte personas se encontraban en el edificio, de ellas dos delante de la máquina. Todas ellas pudieron huir a tiempo y dar la alarma.

Un total de veintiún bomberos sufre de lesiones provocadas por los ácidos y las soluciones alcalinas que escaparon de los tubos que se fundieron como consecuencia de las altas temperaturas. Los heridos resultaron afectados principalmente en el cuello y en las muñecas.

El incendio pudo ser controlado hacia las 07.00 horas. Según las primeras evaluaciones, el humo no ha afectado al entorno. Pero a la hora de despertarse, la población fue llamada a cerrar puertas y ventanas y a permanecer en sus casas hasta que finalizara la intervención.

Miedo a una nueva tragedia

Las autoridades locales, así como los responsables de Ciba, no han podido establecer todavía las causas exactas de la explosión y del incendio. Los productos incendiados no son tóxicos y, por tanto, no constituyen un peligro, según Ciba.

En febrero pasado, se produjo un incidente similar en una fábrica de Novartis en Schweizerhalle, sin registrarse heridos. Pero el incendio este jueves en la fábrica de Ciba desencadenó los temores de una nueva catástrofe.

En la memoria de todos está todavía el recuerdo de aquella jornada negra de noviembre de 1986, el incendio en Sandoz (hoy fusionada en Novartis): enormes cantidades de insecticidas y pesticidas fueron vertidas al río Rin con el agua utilizada por los bomberos para combatir las llamas.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo