Navigation

El primer ministro tunecino pide desbloquear la remodelación de su Gobierno

Este contenido fue publicado el 08 abril 2021 - 21:48

Túnez, 8 abr (EFE).- El primer ministro tunecino, Hichem Mechichi, instó hoy al mandatario del país, Kais Said, a concluir la remodelación del gobierno, que incluye 16 carteras y que se encuentra bloqueada desde hace más de dos meses tras un pulso institucional entre las dos presidencias.

En declaraciones a la prensa local, Mechichi reveló haber enviado varias misivas al dignatario para pedirle que presida la ceremonia oficial de juramento, tal y como recoge la Constitución, con el fin de que los nuevos responsables asuman sus funciones "lo antes posible".

El Ejecutivo "es estable, cuenta con la confianza del Parlamento y actúa en colaboración positiva con diferentes organismos nacionales que son conscientes que la situación requiere cerrar filas y mirar todos en la misma dirección", aseguró el político.

El pasado 26 de enero el Ejecutivo obtuvo una amplia mayoría parlamentaria para proceder a cambiar once de sus 25 ministerios- entre los que se encuentran los de Interior, Justicia y Sanidad- con el objetivo de crear un gabinete más "efectivo". Un trámite que no exige la Constitución tunecina pero que decidió llevar a cabo para reafirmar su legitimidad.

Una remodelación rechazada por Said, que considera que no fue consultado previamente, pese a que sus prerrogativas sólo le permiten designar a los ministros de Exteriores y de Defensa en "concertación con el jefe de Gobierno", y debido a las sospechas de conflicto de intereses y corrupción que planean sobre algunos de sus miembros.

Semanas después, Mechichi cesó por sorpresa a otros cinco ministros- Justicia, Industria, Juventud y Deportes, Asuntos Territoriales y Agricultura- sin ofrecer detalles sobre los motivos.

Ante este bloqueo institucional, el gobernante recurrió ante el tribunal administrativo, que se declaró incompetente y recordó que sólo el Tribunal Constitucional- pendiente de creación desde 2014- podría resolver este conflicto.

La pasada semana, el Parlamento aprobó una serie de enmiendas a la ley para acelerar su puesta en marcha, sin embargo, Said rechazó una vez más firmar el nuevo texto.

"Túnez necesita una verdadera justicia y no aceptaremos un Tribunal de ajuste cuentas", aseguró el jefe de Estado, que defendió el respeto de la carta magna frente a las leyes "hechas a medida".

Asimismo recordó que el plazo constitucional expiró en 2015 y criticó "las divisiones y la hipocresía de aquellos que cuando sienten el peligro se acuerdan de la importancia del Tribunal Constitucional".

Varios aplazamientos y tentativas frustradas por falta de voluntad política han impedido la elección de sus cuatro miembros, que se unirán a las ocho vacantes restantes, seleccionadas por el Consejo Superior de la Magistratura y por el presidente de la República. Su creación se considera el paso definitivo para la consagración de la transición política que Túnez inició tras la caída en 2011 de la dictadura de Zine El Abidine Ben Ali. EFE

© EFE 2021. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.