Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Tecnología suiza para meniscos

En Alemania se está desarrollando con tecnología de la empresa helvética Sulzer Orthopedics, con sede en Winterthur, un nuevo método para tratar lesiones de meniscos, ya sea en futbolistas, deportistas o personas que han sufrido accidentes en la rodilla.

El método, que utiliza un implante de colágeno que sirve de material matriz y es bioreabsorbente, fue presentado por primera vez mundialmente en marzo pasado, durante un Simposio Internacional de Medicina celebrado en la Clínica ATOS de la ciudad alemana de Heidelberg.

En la estructura de este implante crecen células cartilaginosas que restauran el tejido de los meniscos.

Hasta ahora, este es el único tratamiento alternativo a la extirpación parcial de estos importantes elementos de la articulación de la rodilla que adaptan las superficies óseas y facilitan su movimiento.

La importancia de los meniscos es incontrovertible. Facilitan el juego entre el muslo y la tibia, y transmiten gran fuerza de una superficie ósea a la otra. Además, permiten una distribución homogénea de la presión sobre las superficies cartilaginosas, estabilizan y lubrican la articulación de la rodilla, y amortiguan los golpes.

Las lesiones de meniscos se producen a menudo por contusiones y movimientos violentos en la práctica de deportes, pero también en la vida cotidiana pueden ocurrir accidentes que afecten la flexión y rotación de la rodilla.

En la mayoría de estas lesiones el desgarre no puede ser saturado y los meniscos deben ser extirpados total o parcialmente. Los pacientes superan generalmente de forma rápida y sin grandes dolores la intervención quirúrgica y recuperan la función de la rodilla, pero con el tiempo se produce una artrosis dolorosa e irreversible.

El implante de menisco (CMI) se produce con colágeno animal depurado y es suturado de forma artroscópica suplantando el tejido del menisco lesionado. La matriz porosa del implante sirve de estructura para la producción de células y posibilita la generación de un nuevo menisco.

Una de las ventajas esenciales de este implante es que el colágeno se reabsorbe totalmente con el tiempo y es sustituido por el tejido del propio organismo del paciente. Ocho semanas después de la intervención éste puede volver a la actividad normal y a la práctica deportiva.

Hasta ahora han sido implantados 200 de estos meniscos sintéticos. El primero fue ensayado clínicamente hace siete años en Suiza con total éxito.

Los análisis de tejidos realizados para comprobar eventuales reacciones inmunológicas y presuntas infecciones han mostrado una muy buena tolerancia en el organismo.

La Unión Europea (UE) ha extendido una autorización para la utilización de este producto de tecnología suiza, debido a que los estudios clínicos se han llevado a cabo en múltiples centros europeos. Concluida esta etapa, se están realizando ahora ensayos y estudios en Estados Unidos.

Juan Carlos Tellechea

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes