Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Testimonio visual de la historia contemporánea

László Moholy-Nagy (1895-1946) 'Sin Título' Fotogramma 1943

En la 'Villa Malpensata', a orillas del lago Ceresio, El Museo de Arte de Lugano presenta 'Maestros de la Fotografía del siglo XX, una muestra que guía al espectador por un viaje idílico a través del siglo pasado.

La exposición, de 300 fotografías, está dividida en ocho secciones: Abstracción, Paisaje, Retrato, Cuerpo, Arte y Artistas, Reportaje, Naturaleza Muerta y Moda.

Autores como Robert Capa, Richard Avedon, Robert Mapplethorpe, Edward Weston y otros, nos conducen de la mano por llanuras y vericuetos del siglo pasado.

En forma articulada y por temas, descubrimos no sólo los felices resultados del uso de la cámara fotográfica, sino la evolución misma de esos aparatos, desde los estorbosos armatostes modelo 1830 hasta las refinadas cámaras digitales de bolsillo, hijas de las modernas nanotecnologías.

Algunos de los aparatos fotográficos expuestos pertenecieron a grandes fotógrafos, como Ugo Mulas, Manuel Álvarez Bravo o Luigi Ghirri.

Respecto a la temática que históricamente la fotografía ha privilegiado, nos enteramos que al principio, y hasta el momento en que el arte no evolucionó suficientemente, la antigua técnica necesitó largos tiempos de exposición, por lo que el resultado era estático. Con la invención de la instantánea - una cámara Kodak -, se impulsaron nuevos temas y nuevos géneros, como por ejemplo el reportaje.

También la gente común pudo finalmente poseer una cámara fotográfica y con ésta detener en una imagen los momentos más importantes de la vida sin tener que recurrir a fotógrafos profesionales. Las personas establecieron de esta manera un lazo afectivo con la fotografía, razón por la cual este arte es el más popular que existe.

Civilización de la imagen

Como medio expresivo, la fotografía nace a mediados del siglo XIX y se convierte a lo largo del siguiente, en una importante protagonista, no sólo de las artes visuales, sino de toda la civilización de la imagen, así como en precioso testimonio de la trasformación cultural.

La fotografía ha sido una inestimable fuente de informaciones y un instrumento que nos ha abierto al significado profundo de las mutaciones en acto. Ha funcionado como una sonda lanzada en el mundo del arte que transmite señales para decodificar sentimientos y actitudes contemporáneas.

Se dirige a todos y cada uno de nosotros. En este sentido ha sido vanguardia respecto al resto de las artes. Su instinto democrático, sin embargo, le ha procurado críticas despectivas, el mismo Baudelaire la llamó "humilde sierva de las artes" no obstante que ya durante el siglo XIX la fotografía se relacionaba muy dignamente con el arte y los artistas de la época.

Además, la fotografía se ha distinguido siempre por haber tocado todo tipo de temas, y tan es verdad, que desde sus albores - cuando el francés Louis-Jacques Daguerre inventó la placa de cobre cubierta de velo de plata sensible a los vapores del yodo y del mercurio a fin de imprimir las imágenes de la realidad -, esta técnica se convirtió en la compañera inseparable de las vicisitudes humanas.

Walter Evans, por ejemplo, pasó 28 años captando en Nueva York personas comunes y corrientes, imágenes auténticas del hombre de la calle ajenas a toda pose, sirviéndose para ello en forma egregia del magnífico medio de la fotografía con el fin de fijar la vida cotidiana, respetando al mismo tiempo, como ningún otro arte, la objetividad de lo real.

La fotografía perteneciente a las bellas artes

La historia de la fotografía registra los tiempos del Bauhaus - años veinte y treinta -, movimiento artístico que tuvo el proyecto de crear un espacio vital y un mundo de objetos funcionales, armoniosos y a bajo precio para todos, en el estilo sintético y racional típico de la edad de la máquina.

Registra también, más tarde, durante la época post-bélica, los trabajos de Cartier Bresson y de Capa, quienes, conscientes del peligro de ser manipulados por los medios de comunicación de masa, fundaron la agencia Magnum y conservaron así un cierto control sobre la difusión de sus fotografías. Nos enteramos también de que Avedon y Penn han tratado siempre de alejarse de los estereotipos más descontados.

Sea que la fotografía se considere una técnica, un medio para comunicar, un pasatiempo o una más entre las bellas artes, su constante deberá ser la autenticidad, la calidad y la importancia de sus contenidos.

swissinfo, Lupita Avilés, Lugano

Datos clave

La muestra 'Maestros de la Fotografía del siglo XX' está abierta del 5 de octubre al 11 de enero de 2009 en el Museo de Arte de Lugano.

Fin del recuadro

La historia de un "clic"

A partir del daguerrotipo de 1827, y hasta la invención de la cámara oscura alrededor de1880, el aparato fotográfico no evolucionó mucho.

Poco tiempo después, gracias a la química y al descubrimiento de la gelatina de plata, que podía aplicarse a rollos de papel y, aún mejor, en 1888, a rollos de celulosa, la cámara - una Kodak -, pudo desplazarse ágilmente y los tiempos de exposición menguaron.

Entre 1912 y 1930 se inventó en Alemania la 'Voigländer Bergheil', una cámara con capota y lente de vidrio de Jena, que lograba una imagen nítida y mórbida a la vez. Se vendía también en versión de lujo, en piel verde. Un auténtico 'must' de la época.

En 1966 la Nikon F, en manos del actor David Henmings, hizo soñar a media humanidad en el film 'Blow up', de Michelangelo Antonioni. Esta pequeña cámara daba al actor una gran libertad de movimiento, y a cada "clic" éste parecía poder detener el tiempo, un instante de eternidad para la belleza de Veruschka, venerada modelo de los años setenta.

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×