Pacífica protesta fuera de la vista de visitantes chinos

Más de 400 tibetanos residentes en Suiza y sus partidarios efectuaron una manifestación el domingo en Berna previa a la visita de Estado del presidente de China, Xi Jinping.

Este contenido fue publicado el 16 enero 2017 - 13:25

La policía dijo que fue una protesta pacífica, lejos de la vista de los funcionarios chinos.

Pero durante unas protestas posteriores en la llamada “zona de seguridad”, más de 30 personas fueron arrestadas y la policía debió intervenir para impedir que un manifestante pro Tíbet se inmolara.

En 1999, simpatizantes tibetanos desplegaron pancartas con la leyenda “Tíbet libre” frente a la plaza del Parlamento suizo, durante la visita del entonces presidente chino, Jiang Zemin. El mandatario declaró entonces que el Gobierno suizo había “perdido a un buen amigo”.

Suiza tiene la comunidad tibetana más grande de Europa, con más de 4 000 miembros. Muchos de ellos huyeron a Suiza tras la invasión (o liberación, según los chinos) de su país en 1950 por las tropas de Mao Tse-Tung, luego de la reunificación del país. La medida llevó al exilio al 14º Dalai Lama. El líder espiritual estableció un gobierno tibetano en el exilio en India y ha exigido la independencia del Tíbet de China.

La opinión del Gobierno suizo es que solamente hay una China -la República Popular China- y que el Tíbet es parte de ella. 

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo