Navigation

Toxicomanía: Irán busca un modelo

Miembros de la ONG Persépolis en Teherán aportan ayuda en bicicleta. Bijan Nassirimanesh

La política suiza en materia de droga podría servir de modelo a Irán. Un médico iraní visitó Suiza para ver qué podía rescatar de la experiencia helvética.

Este contenido fue publicado el 10 julio 2006 - 19:34

Esta política reposa en cuatro pilares: prevención, terapia, reducción de riesgos y represión. Suiza es conocida también por sus programas de distribución controlada de heroína.

Bijan Nassirimanesh es el director de Persépolis, una organización no gubernamental volcada en la búsqueda de nuevas vías para combatir la toxicodependencia en Irán.

Respondiendo a la invitación de Ambros Uchtenhagen, jefe de la Fundación de Investigación sobre la Adicción y la Salud Pública de la Universidad de Zúrich, el médico iraní visitó varios proyectos en Berna y Zúrich y pudo ver cómo Suiza afronta los problemas derivados de la drogodependencia.

"En Irán, se inclina por la adopción de la estrategia de cuatro pilares", explica Bijan Nassirimanesh. "La toxicodependencia comienza a ser percibida como un problema de salud pública. También se prevé reforzar la legislación y se discuten tratamientos y medidas de prevención".

"El problema es enorme. Según cifras oficiales, hay dos millones de personas que consumen estupefacientes, sobre todo opiáceos", prosigue. "También tenemos que hacer frente a la propagación del virus del sida y afrontar problemas como la sobrepoblación carcelaria y la desintegración familiar".

Persépolis es la primera ONG que ha lanzado un programa de distribución de metadona en Irán. La organización ofrece a los toxicómanos – muchos de ellos sin techo – pruebas gratuitas de sida y jeringuillas limpias.

Según el médico iraní, el hecho de que este tipo de programa esté aceptado demuestra que Irán está tomando conciencia de la necesidad de modificar la política en materia de droga, una política hasta ahora basada únicamente en la represión y la exclusión de los toxicodependientes.

El año pasado, una delegación iraní de alto nivel visitó Suiza para estudiar sus programas. Esta visita constituye también una señal esperanzadora, opina el médico iraní.

Paso a paso

Bijan Nassirimanesh está convencido de que la estrategia de los cuatro pilares es el buen camino para Irán. Aún así, al igual que en Suiza hace veinte años, se trata de ganar la confianza de la gente e incrementar el nivel de aceptación de esta estrategia.

"Hemos adoptado algunas medidas. Es quizá muy prematuro disponer de locales donde se puedan inyectar droga en condiciones higiénicas o para lanzar programas de prescripción de heroína. Esperamos, no obstante, avanzar paso a paso, gracias a los resultados obtenidos".

Bijan Nassirimanesh cita, por ejemplo, cómo Suiza ha conseguido limpiar los parques públicos utilizados por los toxicodependientes, gracias a la apertura de salas de inyección legal de droga cerca de los parques o a actividades al aire libre para los jóvenes.

"Esta política ha abierto la vía a un trato decente y respetuoso que beneficia tanto a la sociedad, a los drogadictos y a su familia", señala el médico iraní.

Mediante la distribución controlada de heroína, Suiza pretende reducir la criminalidad derivada de la droga y evitar daños sanitarios ligados a la mala calidad de la heroína que se encuentra en la calle.

Un modelo para los otros

Consideradas demasiadas liberales, algunas medidas, como por ejemplo los tratamientos con heroína, han sido objeto de críticas. Pero esta política se reveló como un éxito, estima Ambros Uchtenhagen.

"Observamos un descenso constante de la mortalidad por sobredosis, del número de nuevos heroinómanos y de infecciones provocadas por las inyecciones intravenosas", declara el especialista.

Ambros Uchtenhagen señala que el modelo suizo servir de ayuda a otros países, incluso en aquellos que presentan grandes diferencias culturales y religiosas. "No se puede exportar sencillamente lo que hacemos, pero el concepto global es válido para todo el mundo", apunta.

"Podemos compartir nuestras experiencias para que ellos vean qué es lo que más les conviene. Y al compartir nuestra experiencia también podemos ayudarlos a evitar los errores que nosotros hemos cometidos", concluye Ambros Uchtenhagen.

swissinfo, Isabel Leybold-Johnson

Contexto

La Oficina Federal de Salud Pública define los cuatro elementos de la política suiza en materia de droga: prevención, terapia, reducción de riesgos y reforzamiento de la legislación.

Este concepto de cuatro pilares fue concebido al inicio de los años 90.

Estrenado a mediados de los años 80, la experiencia que consistía en permitir que los toxicómanos se congregaran en la plaza Platzsspitz de Zúrich, conocido como el 'Needle Park' (parque de la jeringuillas), fue abandonada una década después.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.