Turquía deportó este lunes a un estadounidense miembro del grupo Estado Islámico (EI) y prevé expulsar a otros 24 yihadistas extranjeros, entre ellos 11 franceses y 10 alemanes en los próximos días, tal y como anunció su gobierno la semana pasada.

"Un terrorista extranjero, estadounidense, fue deportado desde Turquía", dijo un portavoz del ministerio de Interior, Ismail Catakli, sin precisar hacia que país.

Según él, otros dos yihadistas, un alemán y y danés, deben también ser deportados el lunes a sus países.

Otros siete "terroristas extranjeros, de origen alemán, serán deportados el jueves", agregó el portavoz, en declaraciones publicadas por la agencia de prensa pública Anadolu.

Están en curso también los trámites para la salida de otros 11 yihadistas franceses, dos alemanes y dos irlandeses, según la misma fuente.

Los 11 franceses son "en su mayoría mujeres", indicó a la AFP una fuente cercana al caso, quien añadió que serán interpeladas y presentadas ante un juez a su llegada a Francia.

En Paris, la cancillería recordó que los yihadistas y sus familias son regularmente devueltos a Francia desde Turquía y detenidos al bajar de su avión, en virtud de un acuerdo de 2014.

"La mayoría de las veces, en secreto, la información no sale o mucho más tarde", subrayó el ministerio.

En Berlín, el gobierno alemán confirmó que Turquía deportó este lunes a un alemán, otros siete serán enviados el jueves y dos el viernes. Se trata de 3 hombres, 5 mujeres y dos niños.

El ministro alemán de Relaciones Exteriores indicó que "aún no está confirmado que se trata de combatientes del EI".

- "Son suyos, hagan lo que quieran" -

El viernes, el ministro turco del Interior, Süleyman Soylu había anunciado el inicio de estas deportaciones de yihadistas extranjeros.

"Les digo que los vamos a enviar. Empezaremos a partir del lunes", dijo Soylu.

"No hay necesidad de correr de un lado a otro, vamos a enviarles a los miembros del Estado Islámico. Son suyos, hagan lo que quieran", agregó el ministro.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan dijo la semana pasada que más de 1.150 miembros del EI estaban actualmente en cárceles turcas y que sus tropas habían capturado a 287 yihadistas que se habían escapado de los centros de detención turcos aprovechando el caos provocado por la ofensiva militar turca en el norte de Siria en octubre.

Turquía lanzó el mes pasado una ofensiva en el nordeste de Siria contra una milicia kurda que califica de "terrorista", pero que ha apoyado a los países occidentales en su lucha contra el EI.

La ofensiva se detuvo tras la firma de acuerdos con Estados Unidos y Rusia.

Turquía pide regularmente a los países europeos que se hagan cargo de sus ciudadanos que se unieron al EI y están presos en Siria o en Turquía, pero chocan frente a la reticencia, sobre todo europea, argumentando razones de seguridad.

No vamos a tenerlos en el país "hasta el fin de los tiempos (...) Los mantendremos bajo nuestra custodia por un tiempo. Luego los enviaremos de vuelta a sus países", avisó Soylu hace algunos días.

"No somos un hotel de los miembros de Daesh" (acrónimo en árabe para designar al Estado Islámico), insistió.

Además, el ministro turco acusó a varios países europeos, como los Países Bajos y el Reino Unido, de privar a algunos de sus ciudadanos de la nacionalidad para impedir que Ankara los expulse.

"Encontraron una solución fácil (...) Ellos dicen: 'Les quitamos su nacionalidad, no es nuestro problema'. Esto es inaceptable desde nuestro punto de vista. Es totalmente irresponsable", explicó Soylu.

burs-bl/zm/mis/mb

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes