Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Twike - viajar sobre tres ruedas

El futurista triciclo es una alternativa al congestionado tráfico de la ciudad. (www.twike.ch)

Urbanistas, ecologistas, políticos y científicos pronostican el infarto vial en las grandes ciudades del planeta. La solución al caos del tráfico se llama Twike, un vehículo electrónico de fabricación suiza.

¿Un auto tiene cuatro ruedas? No necesariamente. En 1985 un grupo de estudiantes suizos de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (ETHZ) participó en un concurso de diseño innovador para vehículos y creó un medio de transporte original.

Un año más tarde, los estudiantes perfeccionaron sus ideas y presentaron un prototipo de vehículo de alta tecnología en la Exposición Mundial 86 en Vancouver (Canadá). Se trataba de un automóvil eléctrico ligero, sobre tres ruedas.

El invento despertó el interés y la expectativa de la comunidad automovilística y del diseño. El nuevo vehículo no era ni auto ni motocicleta, sino una máquina híbrida y silenciosa de entrenamiento y de transporte. La bautizaron Twike.

Este futurista medio de transporte cabe en los espacios más reducidos de estacionamiento y no necesita ningún permiso especial para la circulación.
Se puede impulsar como una bicicleta y al mismo tiempo tiene un motor eléctrico.

En 1991 los iniciadores del proyecto presentaron un nuevo prototipo del Twike más aerodinámico, con una carrocería de aluminio y una línea aún más vanguardista que el primer ejemplar.

Desde sus inicios hace 15 años, el Twike ha sido modificado y mejorado. Hoy es un aparato elegante, multifuncional e interactivo.

Pesa 246 kilogramos, tiene lugar para dos personas y puede alcanzar una velocidad de hasta 85 km/h. Con su motor eléctrico de entre 2 hasta 3,3 kilowatios recorre distancias entre 40 y 90 kilómetros sin necesidad de cargar la batería.

Se maneja con una sola mano, con ayuda de una palanca de mando conectada a un ordenador. El Twike consume la décima parte de energía de un miniauto tradicional y su precio oscila entre 26.000 y 40.000 francos suizos, según el equipamiento.

"El balance energético del Twike es favorable. Con el equivalente de 100 francos de energía se recorren 10.000 kilómetros", señala Patrik Fischer, jefe de marketing del Twike, para subrayar la diferencia con un vehículo tradicional.
Fischer y unos 80 colaboradores más creen en su producto y exploran el nicho de mercado para colocar el Twike en forma masiva en Suiza y en otros países.

Les beneficia el espíritu de época. Los medios de transporte compactos y ecológicamente favorables tienen mucho éxito en numerosas ciudades del mundo.

La empresa que fabrica el Twike, SwissLEM, está en pleno proceso de expansión. Los constructores del Twike acaban de instalarse en una amplia fábrica en la ciudad de Hochdorf (cantón Lucerna).

Según Patrik Fischer, en un futuro próximo se producirán 10.000 unidades del Twike, sin perder de vista el aspecto económico. "Con 5.000 Twikes vendidos hablamos de negocio", vaticina.

Por ahora los Twikes circulan en Suiza, en Alemania, Francia, Italia y en los Estados Unidos.

Erwin Dettling, Zúrich


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×