Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Sede de la Unión Europea, en Bruselas, el 25 de mayo de 2017

(afp_tickers)

La Unión Europea (UE) aportó 2,3 millones de euros a Colombia este viernes para financiar proyectos que refuercen la defensa de los derechos humanos y protejan a los activistas en el marco de la implementación del acuerdo de paz con las FARC.

Los proyectos "buscan reforzar los mecanismos de monitoreo y veeduría nacional e internacional de violaciones de derechos humanos y ampliar el respaldo sobre todo a líderes sociales y defensores de derechos humanos en zonas sensibles de Colombia", dijo la embajadora de la UE en el país, Ana Paula Zacarias, citada en un comunicado.

"En el actual momento histórico que vive Colombia, la UE combina un decidido apoyo (...) al proceso de paz con una preocupación por los derechos humanos", añadió Zacarias haciendo referencia al acuerdo firmado en noviembre pasado entre las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos para acabar con más de medio siglo de conflicto.

Un primer desembolso de 800.000 euros será para reforzar las acciones de la Defensoría del Pueblo, que vela por los derechos humanos en el país en doce departamentos "sensibles" de Colombia, e incluirá "iniciativas en comunidades víctimas de desplazamiento forzado retornadas y/o reubicadas".

Mientras que el segundo proyecto, con un financiamiento de 1,5 millones de euros, será gestionado por la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos y "tiene como objetivo el fortalecimiento de su trabajo de prevención y protección (...) a nivel local en zonas de alto riesgo para líderes sociales".

Esta última iniciativa estará focalizada en las regiones de Arauca, Chocó, Córdoba, Guaviare, Huila, Putumayo y Urabá, "zonas clave en el proceso de desmovilización y agrupamiento de las FARC", según el texto.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, marxistas) están concentradas en 26 puntos del país en cumplimiento del acuerdo de paz y adelantan un proceso de dejación de armas supervisado por Naciones Unidas.

Ante el asesinato de 156 activistas entre el 1 de enero de 2016 y el pasado 1 de marzo, según la Defensoría, las FARC han expresado su temor de que se repita un exterminio como el ocurrido años atrás contra militantes de la Unión Patriótica (UP).

Unos 3.000 miembros de la UP, un movimiento de tendencia comunista surgido de un proceso de paz, fueron asesinados por paramilitares en connivencia con fuerzas estatales en los años 1980 y 1990.

Colombia llora 260.000 muertos, 7,1 millones de desplazados y 60.000 desaparecidos por un conflicto armado que durante medio siglo ha enfrentado a guerrillas, paramilitares y agentes estatales.

AFP