Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ulrich Schmid “Difícil control de hinchas patriotas”

Estadio Luzhniki en Moscú.

El Estadio Luzhniki en Moscú, listo para la XXI Copa Mundial de Futbol que se celebrará en Rusia del 14 de junio al 15 de julio.

(Keystone)

Ulrich Schmid, profesor de cultura y sociedad rusas en la Universidad de San Gall, opina sobre la gente y las costumbres en Rusia ante el inminente arranque del mundial de fútbol.

swissinfo.ch: Ulrich Schmid, usted es profesor de cultura y sociedad rusas en la Universidad de San Gall. ¿Sigue existiendo la proverbial alma rusa?

Ulrich Schmid: El alma rusa es un invento de Occidente. Siempre existió esa pasión por Rusia y el carácter espiritualizado de su gente, en cuyas almas se reflejaban en cierto modo los dilatados paisajes de este país. Sin embargo, Rusia es una antigua nación cultural europea que contribuyó decisivamente a la conformación de épocas artísticas como el vanguardismo y el modernismo. En la tensa situación política actual existe, por supuesto, una estrategia discrepante que encumbra una autoimagen nacionalista. El Kremlin sostiene que Rusia posee una civilización única que no solamente cuenta con intereses, sino también con valores propios.

swissinfo.ch: ¿Qué es importante hoy para la juventud rusa?

U.S.: La juventud rusa está estrechamente enlazada con la cultura popular occidental a través de los medios sociales, el cine y las series de televisión. Las personas jóvenes en Rusia y en Europa occidental comparten sueños e ideales parecidos. Todos ellos forman parte de la generación que quiere vivir en una sociedad justa, en cuya conformación quiere participar activamente.

swissinfo.ch: ¿Cuál es la principal preocupación de la sociedad rusa en la actualidad?

U.S.: El principal problema consiste en que el Kremlin ha colocado a la sociedad rusa en un escenario de asedio mental constante. Los medios de comunicación caldean el ambiente. Se hace creer a la ciudadanía que los países occidentales son hostiles a Rusia y que quieren impedir que el país defienda una posición fuerte en la política internacional.

swissinfo.ch: ¿En qué medida afectan las sanciones actuales al país y a la gente, incluidas las de la UE?

U.S.: Las sanciones surten efecto, sobre todo las que fueron impuestas recientemente por Estados Unidos. Con ellas se ha complicado todavía más la situación económica del país, ya de por sí difícil. Rusia dispone, por otro lado, de un amplio mercado interior y ha superado crisis mucho peores en el pasado reciente. Pero también está claro que con sus sanciones Occidente no logrará influir en la política exterior del Kremlin.

swissinfo.ch: Cambiemos de tema y centrémonos en el deporte: ¿qué importancia social tiene el fútbol en Rusia?

U.S.: Según una encuesta publicada por el instituto independiente Levada en el año 2013, el 63 por ciento de los encuestados no muestra ningún interés por el fútbol. Por tanto, el fútbol no es un fenómeno de masas como en Alemania, Italia, Inglaterra o Brasil. Ello se debe, probablemente, también al hecho de que la selección nacional rusa hasta ahora nunca ha logrado clasificarse en los primeros puestos de los torneos mundialistas. Rusia es más bien una nación de hockey sobre hielo.

swissinfo.ch: Me atrevo a hacer un pronóstico: el mundial de fútbol será todo un éxito, sobre todo para Putin.

U.S.: Naturalmente, el mundial es para Putin un proyecto de prestigio personal. Pero en el fondo, cada país que organiza un campeonato mundial o europeo lo hace por razones simbólicas para promover su prestigio ante la comunidad internacional. En este sentido, Rusia no es una excepción.

swissinfo.ch: El racismo y los disturbios están al orden del día en los estadios rusos. ¿Se podrá mantener a los hooligans bajo control?

U.S.: Los hooligans son grupos problemáticos en todos los países. Hay hinchas que sienten auténtica afición al fútbol y luego existen grupúsculos violentos. En los últimos años se ha podido observar cómo el Kremlin ha identificado y apoyado a partidarios potenciales de su política patriótica en la sociedad, entre los que se incluye, por ejemplo, el club de moteros ‘lobos de la noche’. Inicialmente, estos moteros operaban en la clandestinidad, pero entretanto defienden abiertamente los ideales nacionalistas y religiosos del Kremlin. En la escena futbolística se puede observar algo parecido. Sin embargo, los hinchas patriotas son un grupo de difícil control. El Kremlin tiene que estar atento para que no se produzcan efectos contraproducentes. Por eso, se calcula que habrá una masiva presencia policial durante el mundial.

swissinfo.ch: La homosexualidad en el fútbol sigue siendo un tabú, especialmente en Rusia.

U.S.: De acuerdo con una ley de 2013, está prohibido en Rusia propagar públicamente la homosexualidad. Con ello se pretende proteger a los menores de las formas “no tradicionales” de la sexualidad. El mismo problema ya se vivió durante los Juegos Olímpicos de invierno en Sochi. Entonces, se acataba, de hecho, la viejo doctrina del Ejército estadounidense: “No preguntes, no digas”. La misma consigna se aplicará tácitamente también durante el mundial de fútbol. Se espera de los jugadores y visitantes occidentales que no tematicen la homosexualidad.

swissinfo.ch: ¿Cuáles son sus deseos de cara al mundial en Rusia?

U.S.: Mi deseo es que el país pueda vivir un torneo de ensueño y que el mundial contribuya a rebajar las tensiones. Mi esperanza es que, a través de los encuentros con numerosos visitantes venidos de fuera, los rusos se den cuenta de que los occidentales no son el enemigo y que Europa tiene buena predisposición hacia ellos. En el caso ideal, este mundial puede tener el mismo efecto que tuvo el Festival Moscovita de la Juventud en 1957. Entonces, las ideologías antagónicas no tuvieron ningún protagonismo, estableciéndose lazos profundos entre las personas en ambos lados del telón de acero.

swissinfo.ch: Díganos su pronóstico: ¿hasta dónde llegará la selección rusa y qué equipo ganará el campeonato?

U.S.: Si el combinado ruso logra superar la fase de grupos, probablemente tendría que enfrentarse a España o Portugal. Sería un partido difícil. Por lo demás, me limito a recalcar el viejo chiste del exfutbolista inglés Gary Lineker: “El fútbol es un juego sencillo: 22 hombres corren detrás de un balón durante 90 minutos y al final siempre ganan los alemanes.”


Traducido del alemán por Antonio suárez

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes