Navigation

Skiplink navigation

Un coronel suizo es director del COI

Urs Lacotte, nuevo N° 2 del Comité Olímpico Internacional. swissinfo.ch

Un alto oficial bernés del ejército suizo, Urs Lacotte, ocupa desde el 1° de noviembre el cargo de director del Comité Olímpico Internacional (COI).

Este contenido fue publicado el 17 noviembre 2003 - 09:04

Es experto en Administración y nuevo brazo derecho del presidente del COI: el belga Jacques Rogge.

Es billete de ida desde la callle Kassernenstrasse de Berna hasta château de Vidy en Lausana, sede principal del COI. Ese en síntesis el viaje que acaba de hacer Urs Lacotte.

El alto jefe militar del ejército suizo decidió dejar el Estado mayor general para ocupar el asiento de director en el COI, cargo dejado vacante por el abogado de Vaud, François Carrard, tras 14 años de actividad.

Administrador listo y diplomático refinado, el bernés de origen alsaciano es también un especialista en el campo deportivo. Esta es una entrevista con con nuevo brazo derecho del presidente belga del COI, Jacques Rogge:

swissinfo: Usted acaba de iniciar una nueva era en el COI porque es el primer director contratado a tiempo pleno. ¿Siente Usted alguna forma de presión?

Urs Lacotte: Más bien mucha humildad y un gran orgullo. El cambio no causa miedo porque sé lo que es. En varias ocasiones he reorientado mi carrera profesional, pasando sobre todo del sector público al sector privado, y viceversa.

Mi contratación a 100% como “chief executive officer” hay que relacionar con la evolución del COI en los últimos veinte años. El crecimiento es enorme.

En ese sentido, los auditajes hechos hace dos o tres años mostraron claramente la pertinencia de una gestión de tiempo entero en el nivel de la dirección general.

En Lausana, por ejemplo, el número de empleados ha pasado de una veintena a más de 250, y el presupuesto administrativo llega a 65 millones de dólares.

Y sólo se trata de un 8% del presupuesto global de la organización si tomamos en cuenta el dinero distribuido a las federaciones y comités de la organización.

swissinfo: el presidente Jacques Rogge le ha elegido para ser su brazo derecho, pero ¿cuáles serán sus tareas principales?

U.L.: Desde mi punto de vista hay muchos e importantes sectores. El primero es asegurar la consolidación del movimiento de crecimiento heredado del presidente Samaranch.

El segundo es asegurar la calidad de los Juegos Olímpicos. Esa cita es la imagen de marca y la razón de ser del COI. El gran desafío en la actualidad se llama Atenas 2004.

El tercero consistirá en dar continuidad a la excelente administración – corporate gouvernement-, aumentado a la vez la eficacia y la transparencia del sistema.

En fin, se tratará de poner todo en práctica para prevenir las amenazas de violencia, corrupción y dopaje.

swissinfo: Actualmente, el escándalo de dopaje en la THG – latetrahydrogestrinone-, sacude el mundo del deporte. ¿No está perdido de antemano el combate contra los deshonestos?

U.L.: El deporte es un fenómeno de la sociedad. No es más ni menos que nuestra sociedad. En cierta forma es su reflejo y sus problemas que, por tanto, son casi los mismos. Eso nos preocupa, y por eso debemos actuar.

En cuanto al dopaje, la alternativa sería liberalizarlo. En tal caso sería una capitulación, la renuncia a los valores más elementales en los que creemos.

swissinfo: Esos valores son claramente defendidos por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA). Pero algunos como la FIFA manifiestan reservas.

U.L.: El código mundial antidopaje – editado por la AMA y reconocido por las federaciones deportivas y los gobiernos-, es un instrumento de lucha muy interesante.

Posee un marco general, una unidad de doctrina. Aún si, por supuesto, el sistema deba dar a veces prueba de flexibilidad y adaptación a las particularidades de los diferentes deportes.

En ese sentido, comprendo la voluntad de los responsables del fútbol y del ciclismo internacional de querer ser tratados de manera particular. En función de las especificidades de sus respectivas disciplinas.

swissinfo: Diferentes acontecimientos (la ley Bossman o el caso del club de fútbol Sion) muestran que la sociedad civil se involucra cada vez más – mediante sus tribunales-, en el mundo del deporte. ¿Eso no le inquieta?

U.L.: No. El negocio, los intereses comerciales son cada vez más importantes. Las sociedades se desarrollan y eso ocurre también con el deporte. Hay que hallar soluciones, caminos practicables para resolver los problemas.

Será lo mismo cuando debamos enfrentar los cambios climáticos significativos, por ejemplo. Hay que adaptarse.

swissinfo: Muchos suizos ocupan sitios de dirección en instancias internacionales. ¿Tiene Usted una explicación para ello, aparte de que muchas sedes principales se encuentren en nuestro país?

U.L.: Los suizos son trabajadores. Eso no quiere decir necesariamente que sean mejores personas que las de otras naciones. Pero siendo suizo, uno se confronta muy pronto con una cultura diferente. Se transmite el respeto a los otros así como el arte del consenso y de la diplomacia.

Entrevista swissinfo, Mathias Froidevaux.
(Traducción : Juan Espinoza)

Datos clave

Urs Lacotte asumió el 1 de noviembre de 2003 sus funciones de nuevo N° 2 del COI.
El bernés, de 49 años es el primer director del COI a tiempo completo.
Sucede al abogado de Lausana, François Carrard.

End of insertion

Contexto

-Urs Lacotte cumplirá 50 años de edad el próximo 25 de diciembre.

-Es egresado de las unversidades de Berna y Beyreuth y de la MBA de San Gall.

-Es experto en administración, gestión del deporte y geografía.

-Entre 1982 y 1984 fue asistente de dirección en la Asociación suiza del deporte (actual Comité Olímpico Suizo).

-A principios de los años 90 (1990-1996), Urs Lacotte pasó al sector privado como jefe de proyecto en Electrowatt Engeneering, en el Sudeste asiático.

-A su regreso se incorporó en el Ministerio de Defensa, Protección a la población y del Deporte, con el cargo de oficial del alto rango en el Estado Mayor del ejército suizo.

-Durante varios años fue delegado técnico de Swiss Ski

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo