Navegación

Enlaces para saltar navegación

Subsitios

Principales funcionalidades

Un herido por ataque de oso en Berna

Parte por la que el hombre pudo saltar la valla que delimita el parque.

(Keystone)

Un enfermo mental resultó herido tras el ataque de un animal en el recientemente inaugurado parque de los osos de la capital helvética.

Según los testigos, el hombre de 25 años de edad, saltó la valla del recinto en la tarde del sábado y fue atacado por el oso Finn.

La policía disparó e hirió al animal para tratar de salvar al hombre, que fue después hospitalizado y que presentaba lesiones en la cabeza y en las piernas, aunque su vida no corre peligro. El joven padece retraso mental.

Por el contrario, las lesiones que tiene el oso son críticas ya que fue alcanzado en el pecho.

"Nos quedamos horrorizados ante el ataque del oso y por el hecho de que alguien pudiera entrar en el recinto", explicó el director del zoo de Berna, Bern Schildger. Empero, "la reacción del oso fue muy normal".

Las cámaras de seguridad del parque grabaron toda la escena y actualmente están siendo analizadas por las autoridades.

Finn está bajo observación constante y no se sabe si sobrevivirá, indicó Schildger. Al vivir esta dramática situación, la decisión del policía de hacer uso de su arma fue acertada, según Schildger.

Respecto a las medidas de seguridad del parque, permanece abierta la posibilidad de una adaptación o cambio, como reconoció el responsable de seguridad de la ciudad de Berna, Reto Nause. Para ello debe concluirse la investigación policial en marcha.

Todavía se desconocen la razones que impulsaron al joven a colarse en el parque, a las 16:10 horas del pasado sábado, indicaron tanto la Oficina cantonal de los jueces de instrucción y la policía cantonal en un comunicado.

El oso herido es Finn. El animal nació en Helsinki, la capital de Finlandia en 2006. Desde su llegada a Berna en 2008 se entendió perfectamente con su compañera Björk. Ambos ejemplares viven en el parque de los osos desde hace menos de un mes, cuando fue estrenado oficialmente.

Sexto incidente en 140 años

El del fin de semana fue el sexto incidente de este tipo desde que Berna abrió la fosa de los osos hace 140 años. La última vez ocurrió en 1998 cuando un hombre en estado de embriaguez cayó en la fosa.

El cuidador de la instalación pudo distraer al oso y el hombre accidentado pudo escapar sin resultar herido. Otras cuatro personas que también protagonizaron un episodio similar no tuvieron tanta suerte. El alcohol fue el detonante en casos anteriores, al propiciar un falso sentimiento de valor.

En 1926, un ciclista que bajaba del monte que hay junto a la fosa sufrió la rotura de los frenos y cayó en el recinto de los osos. En su caída se llevó por delante a un niño. El menor murió en el hospital como consecuencia de las heridas sufridas.

Abierto hace menos de un mes

El nuevo parque de los osos de la capital suiza se abrió al público hace menos de un mes, el 25 de octubre, con una gran fiesta popular a la que acudieron unas 40.000 personas.

El oso es el símbolo de Berna y de su cantón. Ha vivido en la ciudad desde hace 500 años.

El 'Bärengraben', la antigua fosa creada en 1857 ha sido siempre el mayor atractivo turístico de la villa bernesa. La entidad de promoción turística, 'Berner Tourismus' anunció su voluntad de hacer una intensa promoción del parque.

Los primeros habitantes del lugar se llaman Björk y Finn. En mayo de 2009 murió Pedro, el último ejemplar que habitaba en la antigua fosa. Después de 28 años de vida, Pedro tuvo que ser sacrificado para acabar con sus padecimientos. Además de sufrir artritis, tenía también un tumor.

Esta moderna instalación y monumento histórico, de 6.000 m2, se ubica en las orillas del río Aar, junto a la fosa ya existente, y permite ver a los animales en libertad desde cerca. La parcela incluye arboles, cuevas y un estanque de 100 metros de longitud para el disfrute de los animales. En el espacio pueden trepar, pescar y jugar a sus anchas.

La antigua fosa sigue abierta al público y se podrá alquilar para realizar eventos especiales.

Coste disparado

Con un presupuesto inicial de 9,7 millones de francos, el coste del proyecto se vio incrementado en varias ocasiones, hasta los 14,5 millones y finalmente 24 millones debido a imprevistos geológicos. Precisamente para analizar este gran desembolso, la ciudad inició una investigación administrativa.

Iván Turmo, swissinfo.ch y agencias

Desde 1513 en la ciudad

La presencia de osos viviendo en Berna se remonta al siglo XVI, concretamente a 1513. Primero estuvieron en el casco antiguo de la ciudad hasta 1857, después fueron llevados a la fosa hasta la apertura de la nueva instalación.

A pesar de que a veces la fosa se vaciaba para realizar trabajos de renovación, los osos siempre han estado ligados a la identidad de Berna aunque no siempre han recibido un buen trato. En 1891, la fosa proporcionó un oso a las autoridades municipales en la fiesta del 600º aniversario de la fundación de Suiza.

En 1913, el número de osos alcanzó una cifra récord de 24 ejemplares. Al menos eliminaron y disecaron a ocho de ellos para crear un carrusel de osos como el del 'Zytglogge' (reloj) de Berna, para exhibirlos en la Expo de 1914.

Cuando los animales han faltado de la fosa siempre ha sido por razones históricamente dolorosas. Como ocurrió en 1798 cuando Francia, que había ocupado la urbe, aumentó la humillación de los berneses cuando se llevaron los animales a París.

A mediados del siglo XIX, la fosa de los osos (ubicada entonces en la actual estación ferroviaria) era muy poco saludable y murieron todos sus 'habitantes'.


Enlaces

×