Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un hogar estable para niños desamparados

Los niños de las aldeas SOS van al colegio con chicos de la vecindad.

(Keystone)

La sección suiza de Aldeas Infantiles SOS lanza una campaña nacional de recaudación de fondos para ayudar a los huérfanos y refugiados de guerra en el continente negro.

Con los donativos se construirán nuevos centros de acogida para estos niños africanos tan desprotegidos y necesitados.

Hogares destruidos, pueblos devastados, miles de desplazados y un sinfín de niños que crecen sin familia: es la realidad que se vive hoy en once países africanos, azotados por guerras o conflictos armados que cada día se cobran nuevas víctimas.

La campaña 'Niños y guerra' quiere recaudar fondos para apoyar a esos niños abandonados y necesitados "que han perdido a sus papás", explica a swissinfo Yvonne Alessandri, responsable de Comunicación de la Asociación 'Amigos Suizos de las Aldeas Infantiles SOS'.

Esos menores viven en un continente muy golpeado no sólo por la guerra, sino también "por la plaga del sida", puntualiza.

Durante dos semanas la organización apelará a la solidaridad de la población helvética con la divulgación de anuncios en la prensa y la televisión.

"También hemos enviado cartas a los hogares de los ciudadanos suizos en las que hablamos de los problemas en estos países", señala Yvonne Alessandri. Es fundamental informar porque "mucha gente no sabe que esas naciones están en guerra".

Un hogar y estabilidad

La primera aldea infantil se fundó en 1949 en la pequeña localidad austriaca de Imst para dar un techo a los niños que se quedaron huérfanos y sin patria tras finalizar la Segunda Guerra Mundial.

Hoy, esta organización humanitaria privada acoge a unos 60.000 niños y adolescentes en 132 países. La labor de Aldeas Infantiles SOS se centra en brindar un hogar permanente y un entorno social estable a niños que han perdido a sus padres o que no pueden vivir con ellos.

Estos menores están rodeados de profesionales que se ocupan de cuidarlos y educarlos. "Tienen una mamá SOS que está con ellos las 24 horas del día", explica Yvonne Alessandri.

La madre trata de establecer una relación de confianza con los pequeños que le han sido encomendados y transmitirles la seguridad y el amor de un hogar.

"Todos los niños tienen una mamá SOS y también hermanos y hermanas", de diferentes edades, "que pueden ser biológicos o no" y con los que crecen bajo el mismo techo.

La Aldea Infantil SOS se compone de diez a quince casas y constituye un marco multifamiliar en el que los menores adquieren una sensación de arraigo cultural y de pertenencia a un país o a una comunidad.

Estos son los cuatro pilares – madre, hermanos, casa y aldea – en los que se basa la labor pedagógica de las aldeas infantiles SOS.

Ocho proyectos

La Asociación 'Amigos Suizos de las Aldeas Infantiles' espera recaudar un millón de francos que se destinarán, sobre todo, a la construcción de nuevas aldeas en Etiopía, Angola, Suráfrica, Sierra Leona, Ruanda y Uganda.

"Aunque en el centro de nuestro trabajo está la aldea infantil, nuestra organización tiene otros proyectos: hogares juveniles, jardines de infancia, escuelas, centros de formación profesional, centros sociales, centros médicos y programas de emergencia".

En las regiones donde no está garantizado el derecho a la educación o la infraestructura escolar es deficiente, se construyen escuelas a las que asisten tanto los niños de las Aldeas Infantiles como los de la vecindad.

Otro componente importante son los centros de formación profesional que brindan a los jóvenes perspectivas de futuro y los preparan para asumir las riendas de su vida.

Los programas de emergencia, en cambio, son acciones humanitarias que se llevan a cabo para socorrer a poblaciones necesitadas en zonas de guerra, crisis o catástrofes.

Parte de los fondos que recaudará la campaña 'Niños y guerra' servirá para apoyar estos proyectos, concluye Yvonne Alessandri, quien califica al donante suizo de "generoso" y constante. "Cuando hace un donativo a nuestra organización, no suele hacerlo sólo un año, sino durante diez u once".

swissinfo, Belén Couceiro

Contexto

El sueño de Hermann Gmeiner, cuando fundó la primera aldea infantil en su Austria natal en 1949, era que un día todos los niños del mundo pudieran gozar de la seguridad de un hogar.

Hoy, Aldeas Infantiles SOS es una organización internacional privada, independiente y sin ánimo de lucro, que acoge a unos 60.000 niños y adolescentes en 132 países.

Su objetivo es ofrecer a los menores un hogar estable y una formación sólida para que puedan llevar una vida autónoma.

La campaña 'Niños y guerra' quiere recaudar fondos para construir nuevas aldeas infantiles SOS en África.

La sección suiza de la organización internacional también financia proyectos en Nicaragua, Guatemala, Perú y Bolivia.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×