Navigation

Un mundo tan diferente del nuestro

Este contenido fue publicado el 27 mayo 2008 - 17:44

Sin que podamos darnos cuenta se forma bajo nuestra mirada, a nuestro lado, un mundo tan diferente del nuestro, del que creemos 'normal', que si penetráramos en él un instante nos daría la sensación de ser un extranjero entre compatriotas, más extranjero que un negro entre esquimales. Ese mundo en formación dispone de sus costumbres, sus dioses, su mitología completamente ignorada por los profanos. Es el mundo de los 'deportistas', que son centenas de millares en Francia y millones en la tierra entera. Lo que no es deporte deja completamente indiferente a la mayoría de esos hombres, que parece que habitan un planeta al que apenas se puede considerar como un satélite de nuestro globo. Basta con leer sus periódicos para darse cuenta de sus singulares preocupaciones. Pero incluso es difícil comprender su lengua, porque el idioma que emplean es tan especial que es lícito pretender que se publique lo antes posible un diccionario de la lengua deportiva.

Philippe Soupault (1987-1990), en 'La Revue de Paris'

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.