Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Un pequeño país ante las fuerzas de la naturaleza

La alerta en Suiza resuena gracias a 7.750 sirenas distribuidas en todo el territorio.

(swissinfo.ch)

Suiza está habituada a las catástrofes naturales, y ese hecho le da aptitud para reaccionar en caso de golpe duro. Su actual preocupación es la de prevenir los riesgos.

El Día Internacional de la Prevención de Catástrofes Naturales (12.10) permite trazar un cuadro.

¿Está Suiza preparada para afrontar grandes catástrofes naturales?

En opinión de los observadores ese es el caso. "Suiza reaccionó con rapidez en las inundaciones de agosto, los progresos son reales en comparación con los de 1999", indica el portavoz de la reaseguradora Swiss Re. "Suiza está bien preparada, aunque siempre se puede hacerlo mejor".

Las aptitudes de Suiza en materia de prevención son reconocidas a nivel internacional (2.500 millones de francos erogados por año a este fin), como se ha demostrado en la conferencia realizada a comienzos de este año en Kobe, Japón.

No obstante quedan lagunas, PLANAT (Plataforma nacional "Peligros Naturales") ha establecido un plan de acción trienal aprobado por el gobierno, en mayo pasado. Ese ambicioso programa será puesto en práctica por el Ministerio de Medioambiente, Transportes, Energía y Comunicación (DETEC en su sigla francesa).

Es necesario, por ejemplo, que los mapas de los peligros (fijando las zonas inadecuadas para la construcción) sean establecidos en los cantones", señala Florian Widmer, secretario de PLANAT. "Es una de las prioridades para 2010-2011".

Es una vieja promesa, pero esa cartografía de riesgos naturales avanza de manera desigual, según el cantón del cual se trate. Las presiones de ciertos medios (económicos y turísticos) persiguen a veces fines contrarios.

"Es urgente terminar esos mapas para tomar decisiones que se impongan en el plan de ordenamiento territorial (piedra angular de la prevención), recalca Martin Kamber, subdirector de la Unión intercantonal de reaseguros (UIR).

Además de la protección, desarrollo de la formación o la promoción del manejo integral de los riesgos, la Confederación Helvética tratará de desarrollar en todos los niveles de decisión una cultura sobre los alcances del riesgo natural.

Ante el principal riesgo de impacto natural en Suiza -un temblor de tierra, subestimado hasta ahora-, se ha dictado en 2003 nuevas normas de construcción para los arquitectos. Es un avance enorme cuya aplicación plena en todos los edificos llevará todavía algunos años.

"Hay que reforzar también la información para preparar al público en caso de catástrofe. La población está lejos de tener una cultura del riesgo como la dominada por los japoneses", precisa Florian Widmer.

¿Cuáles son los mayores riesgos de grandes catástrofes naturales en Suiza?

En términos de impacto, el terremoto sería el primero (temblores con magnitudes de 5 a 6 grados en la escala de Richter son previsibles en el Valais y en Basilea).

Un seismo como el ocurrido en Basilea en 1356 porvocaría daños calculados en 60.000 millones de francos, notablemente superior a los 2.000 millones ocasionados por las inundaciones de agosto.

En esta relación de grandes peligros (estudio Katarisk, 2003) están después las inundaciones, las olas de frío, la sequía y las olas de calor. Luego se sitúan las tempestades, las tormentas (de granizo), y los aludes.

La clasificación se modifica de acuerdo a la frecuencia de esos fenómenos en el país: los aludes preceden a las tormentas y las inundaciones, y el seismo está en último lugar.

"La paradoja es que los acontecimientos más extraños son ciertamente los más peligrosos", anota Florian Widmer.

Dado que la memoria de la población con respecto a las catástrofes no va más de los siete años y de cuatro entre los políticos, la dificultad de tragar la píldora de la prevención tiene sentido...

¿Es el federalismo un obstáculo para la prevención y la gestión de las crisis?

Al contrario, se trata de una ventaja según el subdirector de UIR. Los municipios y los cantones son responsables de esos ámbitos. Ellos conocen el terreno y, por ende, ganan en eficacia. El matiz de la competencia intercantonal puede, a su juicio, impulsar la acción.

Florian Widmer es dubitativo en materia de prevención, sobre todo, porque si bien la Confederación puede emitir recomendaciones y directivas, los cantones no tienen la obligación de aplicarlas.

De ahí, por ejemplo, la lentitud en la cartografía de los riesgos. Un proyecto de enmienda constitucional para corregir esa situación ha terminado recientemente en las gavetas.

¿Qué se hará en caso de una catástrofe natural grave?

Todo depende del hecho, pero en principio corresponde al municipio o al cantón afectado afrontar la situación. Para ello intervienen bomberos, policía, servicios sanitarios y protección civil y se suele movilizar un órgano mixto de conducción.

Si las necesidades en el terreno lo exigen, ese órgano de conducción puede ser movilizado a nivel nacional. En caso de hechos de mucha magnitud (por ejemplo las inundaciones de agosto), se pone el ejército a disposición.

Para la eventualidad de catástrofes naturales en Suiza existen sistemas de reacción esenciales, indica Pascal Aebischer, jefe adjunto de la comunicación en la Oficina federal para la protección de la población.

A juicio de Florian Widmer, aún queda por resolver quién es el interlocutor encargado de dar la alarma, y clarificar las competencias.

swissinfo, Pierre-François Besson
Traducción: Juan Espinoza

Datos clave

De acuerdo con el federalismo, la Confederación actúa de manera subsidiaria en catástrofe natural.
Su Oficina federal para la protección de la población (OFPP) está a cargo de todo lo referente a las intervenciones en el terreno.
La Oficina federal de Aguas y Geología (OFAG)es responsable de la prevención. La OFAG alberga el Secretariado de la comisión extra-parlamentaria PLANAT.
Estratega de la prevención, PLANAT está formada por coletividades públicas, investigadores, aseguradoras, etc.

Fin del recuadro

Contexto

- En caso de intemperies o de seismos graves, la Central nacional de alarma (CENAL) difunde las alertas de MétéoSuisse o del Servicio de Sismología de Suiza (SSS) a los cantones afectados, ejército, Oficina federal de la policía, etc.

- La alerta a la población es difundida gracias a 7750 sirenas colocadas en todo el país y que suelen ser activadas por las policías cantonales.

- La población es llamada a escuchar las radios de la SRG SSR idee suisse para escuchar las instrucciones (transmitidas gracias al dispositivo ICARO).

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×